Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Martes 7 de octubre de 2014

SUMEMOS FUERZAS PARA UNA CAMPAÑA NACIONAL.

CAMPAÑA NACIONAL: ¡Fuera los cuerpos represivos de las fábricas y luchas de los trabajadores!

LTS y Juventud Revolucionaria Anticapitalista BARRICADA


Cada vez viene siendo más común la utilización de cuerpos represivos para irrumpir en las fábricas o lugares de trabajo donde hay organización o luchas reivindicativas de trabajadores. Son métodos de coacción, basados en lo más vil del Estado burgués, como son sus cuerpos represivos, que buscan responder a los reclamos de los trabajadores vía intimidación y amedrentamiento, cuando no de represión directa y abierta, en un contexto de alza descontrolada del costo de la vida, que vuelve añicos el salario. Esto persigue intimidar y aplastar la resistencia de los trabajadores a una crisis económica que es descargada sobre nuestros hombros. Se busca impedir el ejercicio de derechos democráticos elementales de los trabajadores. No podemos dejar que esto se instale como método “normal” de responder a los reclamos obreros, debemos responder con la más amplia unidad posible.

El uso cada vez más común de la represión militar y los cuerpos de inteligencia para derrotar las luchas obreras

Hay una política sistemática del gobierno nacional de usar los cuerpos represivos y de “inteligencia” para amedrentar a trabajadores en lucha, tanto en empresas estatales o mixtas, como incluso en las privadas; es decir, no solo al servicio de la explotación patronal en las empresas públicas sino también en las de la burguesía a la que el gobierno dice “combatir”. En el periódico En clave obrera denunciamos hace meses esta situación, en la que se combinaba la intimidación de los cuerpos represivos con la práctica de las empresas de judicializar a los trabajadores en lucha, denunciándolos por “delitos” inventados, como manera de desarticular la organización de los trabajadores [1]. Dábamos entonces los ejemplos, solo en Aragua, de las empresas Multisabores Glup, Alimentos Plumrose, Inversiones Selva, Agropecuaria San Onofre, Centro Médico Cagua, Inversiones MCLV, FARPLASTIC. Ha habido casos en los que la empresa denuncia al dirigente sindical, la policía va directamente a la fábrica, por fuera de toda legalidad se lleva al trabajador a la comisaría a “interrogarlo” y “explicarle” que si sigue “jodiendo” en la empresa le imputaran tales y cuales delitos, o lo obligan a “declararse culpable” para allanar el camino a su despido, que al fin y al cabo es lo que quiere la empresa.

Dentro de Sidor se han desarrollado operativos militares para obligar a los trabajadores a cesar la huelga y para apresar a dirigentes de los obreros, incluyendo todo tipo de intimidaciones y vejaciones por parte de los militares, muchos de los cuales iban incluso con los rostros cubiertos con pasamontañas, además de, por supuesto, sus respectivos fusiles; los trabajadores de Café Fama de América (empresa estatal) denunciaron públicamente que sujetos identificados como “seguridad de Estado, enviados por el Presidente Maduro”, irrumpieron en las plantas de Valencia y La Yaguara amedrentando a los obreros porque, según, “ganan mucho”, convirtiendo la fábrica en un sitio de interrogatorios policiales, llamando a cada trabajador por separado para interrogarlo e intimidarlo, diciéndole al sindicato que tenían “potestad de sacar esposado a cualquier trabajador, sin necesidad de ningún procedimiento legal”, que ellos “por las buenas eran buenos, pero por la malas ni hablar”, logrando así la renuncia de diez trabajadores de Valencia, tres de los cuales eran parte del sindicato.

A eso habría que sumarle los casos de Petrocasa (Carabobo), Grupo Souto (plantas de Valencia, Yaracuy y Lara), la Central Azucarera Santa Clara (Yaracuy), la Misión Vivienda en la Base Aérea El Libertador (BAEL), en Palo Negro (Aragua), CIVETCHI (Carabobo), MONACA. En todos los casos, diversos tipos de intervención directa de cuerpos policiales o militares han sido lanzados contra los trabajadores en lucha. El caso de Civetchi es emblemático: ocho trabajadores están presos por haber puesto en pie un sindicato en la empresa de mixta, de mayoría de capital estatal, luego de haberles sido montada una trampa entre la gerencia y funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN, ex DISIP).

Aumentos de precios, despidos, congelamiento de las discusiones de contrato colectivo, criminalización de las luchas: las luchas de los trabajadores resisten el intento de los empresarios y el gobierno de descargar la crisis sobre nuestros hombros.

El gobierno ha venido aplicando duras medidas en acuerdo con importantes sectores empresariales a través de las llamadas mesas de “diálogo económico” que se instalaron este año luego de la tensa situación política de los meses de febrero y marzo. No es casualidad que al día siguiente de su cadena presidencial, a los primeros que Maduro se dirigiera fuera a los sectores empresariales, y anunciara la intensificación de las reuniones entre el Gobierno nacional y este sector del país, para lo cual dispuso inmediatamente la asignación de 500 millones de dólares que serán destinados al sector privado, además de otros 3.000 millones de bolívares para el apoyo financiero para los mismos (11,60 Bs/dólar). Y para más señales se vendría más liberación de precios, como ya estamos viendo en los rubros de alimentos, medicinas, productos de higiene personal y limpieza del hogar, etc.

Como consecuencia de esta agenda económica gubernamental, donde la lógica es descargar la crisis económica sobre los trabajadores, importantes sectores de los asalariados han salido a dar la pelea, defendiéndose de estos ataques sobre sus condiciones de vida. Lo podemos ver en la lucha de los obreros sidoristas en el estado Bolívar, cómo la clase trabajadora empieza a responder a la crisis económica con acciones de lucha que procuran recuperar el poder adquisitivo de los salarios, hacer valer los contratos colectivos, o luchar para que se discutan los vencidos, enfrentar despidos y tercerización laboral, y hasta luchas por sindicalización, como fue el caso en la empresa mixta Civetchi. Ejemplos actuales de esta situación, son, por ejemplo, los siguientes: en el sector automotor viene acumulándose bronca contra los despidos que las grandes firmas (como Chrysler y Toyota) han bajado a las Inspectorías, que no opusieron resistencia. La lucha de Sidor es emblema de la rabia obrera acumulada en las empresas básicas de Guayana, y su motivo es la discusión de un contrato colectivo que tiene cuatro años de vencido.

¿A quién le conviene la derrota de las luchas obreras?

La política del Gobierno Nacional de amedrentar las luchas obreras con el uso de las fuerzas militares y la inteligencia de Estado, sólo conlleva a debilitar las fuerzas de los trabajadores y fortalecer al conjunto de la clase capitalista, a todos los interesados en contener y reprimir la organización y la lucha de la clase trabajadora por sus salarios y puestos de trabajo. Tanto los empresarios de oposición como los que están con el gobierno, tanto los capitalistas nacionales como los imperialistas, se benefician de esta manera de intimidar y derrotar las luchas de los trabajadores.

Por otro lado, si bien es el gobierno nacional quien está al frente de la militarización de las luchas obreras, de otro lado la oposición solo defiende de manera demagógica las libertades democráticas de un movimiento estudiantil afín a su programa político, pero mira para otro lado cuando se trata de las luchas obreras contra el ajuste económico pro-empresarial que el Gobierno está llevando a cabo; es que al fin y al cabo, el programa económico de la oposición burguesa implica medidas anti obreras y antipopulares iguales o peores que las que vemos hoy, por lo que también se servirá de estos métodos represivos contra la resistencia que brinden los trabajadores.

Impulsemos una campaña nacional contra el uso de los cuerpos represivos que buscan derrotar las luchas de los trabajadores.

Es extremadamente peligroso que se instale como algo “común y corriente” el uso de la fuerza militar contra las luchas de la clase trabajadora. Hay que pronunciarse firmemente contra esta práctica nefasta y antidemocrática que sólo le conviene a la clase capitalista y sus políticos. Por eso llamamos a impulsar una campaña nacional que se proponga como objetivo la necesidad de expulsar a todos los cuerpos represivos y de inteligencia estatal de los conflictos y luchas obreros, de las fábricas y lugares de trabajo. Esta campaña debe sumar a todos aquellos(as) que estén por la defensa incondicional de las libertades democráticas del pueblo trabajador, de las cuales el derecho a organizarse y protestar por salarios, mejores condiciones laborales, etc, resulta extremadamente vital dado que si las fuerzas de la clase trabajadora empieza a ser debilitadas y desarticuladas por la represión del Estado, y los trabajadores se vieran intimidados y desmoralizados, será más fácil para los patrones, públicos y privados, nacionales y extranjeros, llevar a buen puerto sus planes de ajuste económico, que como ya vimos están basados en descargar la crisis económica sobre la clase trabajadora. Debemos plantear la más firme solidaridad de clase ante estos ataques represivos contra las luchas obreras, ya que los asalariados son la clase mayoritaria de esta sociedad, y así como hoy vemos que la lucha de Sidor es amedrentada con la fuerza de la GNB y el Sebin, mañana podrá ocurrir lo mismo con cualquier otro sector de la clase trabajadora que salga a defender sus derechos, políticos o económicos.

¡Detengamos la escalada de represión estatal a las luchas obreras!

¡Basta de criminalizar los conflictos de la clase trabajadora!

¡Fuera la GNB, el SEBIN, y el CICPC de las fábricas y conflictos obreros!

Liga de Trabajadores por el Socialismo y

Juventud Revolucionaria Anticapitalista BARRICADA



Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil