Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Universidad

Miércoles 12 de marzo de 2008

¡Por una universidad el servicio de los trabajadores, trabajadoras y el pueblo!

Campaña por el ingreso libre e irrestricto en las Universidades

Por: {La hoja zurda}, publicación en la UCV de la Juventud de Izquierda Revolucionaria (JIR)


INGRESO LIBRE E IRRESTRICTO A LAS UNIVERSIDADES

La cuestión del ingreso a las instituciones de educación superior está nuevamente en el centro del debate. Después de nueve años de gobierno y a casi uno de haber anunciado Chávez la eliminación de la Prueba de Aptitud Académica (PAA), el gobierno ha aprobado la creación de un sistema nacional único, lo que implica la eliminación también de las pruebas internas y demás mecanismos particulares aplicados por cada institución de educación superior para la “selección”. La respuesta de las autoridades universitarias de las principales universidades autónomas ha sido clara, claramente reaccionaria y desafiante. Después de un período en el que a ratos parecía haber acercamientos entre el gobierno y estas en esa materia, han decidido ratificar la realización de las pruebas internas de admisión y avanzar en una campaña política contra lo que consideran una medida “irresponsable” y “populista”.

Del lado del gobierno se trata de un limitado paso que no había dado en todos estos años, en los que se combinó un paralelismo educativo con intentos de forzar acuerdos con las autoridades universitarias tendientes a “democratizar” el cupo -según el momento político de que se tratase. Es que las iniciativas del gobierno (Misión Sucre, UBV, UNEFA, UNERS, etc.) no han resuelto la cuestión del cupo, como lo expresa el que en la actualidad hay aproximadamente 500 mil bachilleres sin cupo, así como que, según el mismo Chávez, para mediados del año pasado la mayoría de los egresados de la Misión Ribas aún no habían conseguido proseguir los estudios universitarios. La intención es que “al menos 73% de los estudiantes que ingresen a las universidades oficiales provengan de liceos públicos” , buscando así “que se democratice el cupo y se termine con todo ese proceso de exclusión”.

Para oponerse a esta política las autoridades de la UCV combinan toda serie de argumentos, desde académicos -la universidad no sólo es docencia, la equidad no puede sobreponerse a la calidad-, pasando por los financieros y de viabilidad -falta de presupuesto y capacidad instalada-, hasta los propiamente políticos -es una propuesta populista. En una supuesta “complejización” del asunto, cuyo fin no es más que oponerse a cualquier cambio trascendental, se preguntan: “¿Pueden y deben todos los aspirantes ingresar a las universidades? ¿A caso (sic) el desarrollo de una sociedad depende exclusivamente de los profesionales universitarios?” . Planteando incluso de manera muy reaccionaria que hay una supuesta “condición del venezolano” que aspira a un título universitario como vía de ascenso social, “dejando de lado cualquier otra vía de desarrollo vocacional”, siendo esta la causa de la gran demanda de cupos.

Como hemos venido insistiendo, la reivindicación fundamental en cuanto a este aspecto debe ser la del ingreso libre e irrestricto a las universidades de toda persona que haya alcanzado el nivel de bachiller y quiera seguir estudiando. Se trata de una cuestión democrática de primer orden, que además tiene gran connotación de clase, pues son precisamente la clase trabajadora y demás sectores empobrecidos los que padecen el carácter elitista del acceso a las universidades. La posibilidad de un verdadero cambio trascendental que permita a los hijos del pueblo trabajador, y sus padres incluso, acceder a las aulas universitarias, pasa por esta demanda. Lo que propone el gobierno no es esto, sino un mecanismo que amplíe los cupos y ayude en algo a “democratizar” el acceso, manteniendo criterios de selección-exclusión, como el de los percentiles de promedios, que además puede decantar en estudiantes de “primera” y de “segunda” entre los seleccionados, pues se maneja las modalidades “a distancia” y de Misión Sucre para los “no tan buenos”.

El acceso a las universidades en nuestro país, aún contando con pequeñas aperturas como la de los inicios de la democracia burguesa, ha estado siempre vedado para quienes llevan sobre sus hombros la producción de riquezas y hacen andar las ruedas de la economía nacional, la clase trabajadora del campo y la ciudad, así como para los excluidos del mercado de trabajo formal y los sectores más empobrecidos de los pequeños propietarios. La lucha por un ingreso libre de ninguna traba legal, administrativa ni económica, está a la orden del día.

LA EXCLUSIÓN DE CLASE

“La universidad siempre va a buscar calidad en el ingreso y la única manera en que puedes medir esa calidad en un estudiante es seleccionando... los aspirantes que reúnan las competencias necesarias para poder ingresar”. Así resume la Coordinadora de Admisión la idea que sostienen las autoridades para establecer su (falsa) dicotomía “equidad vs. calidad”. Es un argumento falaz, pues simplemente da como cierto e inevitable lo que sólo es una posibilidad entre tantas.

Más aún, eufemísticamente dicen que no se trata de “exclusión” sino de “selección”, pero ¡qué cosas que son las clases explotadas y pobres las que resultan “no-seleccionadas”! Se trata de una sistemática y calculada exclusión con carácter de clase: ¡contra el pueblo trabajador!

LA FCU: VERGÃœENZA ESTUDIANTIL

Como triste coro de quienes gobiernan la universidad, la plancha de la oposición de derecha “100% UCV”, que dirige la Federación de Centros, ha declarado su rechazo a la limitada reforma que plantea el gobierno y su respaldo a los mecanismos de ingreso actuales de la universidad. En boca de Ricardo Sánchez, presidente de la Federación, esta “apoya la medida de ratificar este sistema [prueba interna] como principal mecanismo de ingreso a la universidad” (Hora Universitaria, Nº 209). No podía esperarse menos de estos “luchadores por la libertad y la democracia”, ubicándose completamente en el campo del status quo, con la variante de una pretendida preocupación “más de fondo” sobre los sectores populares, que no es más que la repetición de lugares comunes con los que pretenden justificar su antipopular opción.

Incluso argumentan que la “autonomía universitaria” daría la prerrogativa de que sólo las autoridades pueden definir los mecanismos de ingreso. ¡Qué charlatanería la de esta gente que promueve la intervención sistemática y constante del capital privado en las universidades y convalida que estas cierren sus puertas al pueblo trabajador!

IMPULSEMOS UNA CAMPAÑA UNITARIA

Desde la Juventud de Izquierda Revolucionaria, creemos que este importante debate en desarrollo es una oportunidad para retomar la intervención de los sectores de izquierda en forma unitaria tras banderas de luchas comunes. Esta es una lucha de mucha importancia que implica, sobre todo, una fuerte batalla ideológica contra el “sentido común” enquistado por la ideología burguesa sobre la “necesidad” del carácter elitista de las universidades. Implica también mantener una clara posición a favor de los intereses obreros, populares y campesinos de nuestro país, en esta materia, sin que se vea entorpecido esto por estar o no de acuerdo con la política del gobierno. Se requiere independencia política para llevar hasta el final esta lucha.

Por eso hoy le hacemos un llamado público a los compañeros de los distintos colectivos de la izquierda y a los y las estudiantes sin agrupación, que coincidan con esta perspectiva, a poner en pie una mesa común de coordinación para lanzar una fuerte campaña de propaganda, agitación, y movilización si fuera posible, por el ingreso libre e irrestricto del pueblo trabajador a las universidades.

Nosotros/as proponemos cuatro puntos de acuerdo que pueden ser el punto de partida para esta campaña común:

1) ¡por el ingreso libre e irrestricto!

2) ¡dinero para la educación, no para la deuda!, ¡no al pago de la deuda externa!

3) ¡fuertes impuestos a las ganancias capitalistas para masificar la educación superior!

4) ¡por una administración democrática del presupuesto universitario!, ¡comités paritarios de estudiantes, trabajadores y docentes elegidos en asamblea para definir los criterios de la ejecución presupuestaria y fiscalizarla, con acceso a toda la información disponible!

Juventud de Izquierda Revolucionaria (JIR)





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Universidad
Frente a las elecciones estudiantiles UCV del 30-E
¡PARA ACABAR CON LA UNIVERSIDAD ELITISTA Y ANTIDEMOCRÁTICA!
Contundente triunfo democrático en Sociología
En las elecciones a las "autoridades universitarias" en la UCV: ABSTENCIÓN!!
EL GOBIERNO PACTÓ CON LAS AUTORIDADES UNIVERSITARIAS
Ingreso libre e irrestricto a las Universidades
Construyamos un movimiento estudiantil democrático, pro obrero y anticapitalista
Por una política independiente y revolucionaria para luchar por una universidad al servicio del pueblo trabajador




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil