Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Sábado 30 de mayo de 2015

INTERNACIONAL

Cinismo imperialista: EE.UU. retira a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo

Por Juan Andrés Gallardo


El presidente estadounidense, Barack Obama, había anunciado el 14 de abril que sacaría a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo. Un proceso de revisión de 45 días que concluyó este viernes, con un anuncio formal del Departamento de Estado.

El retiro de Cuba de la lista es una medida con significado simbólico más que práctico, porque muchos de los beneficios que podría obtener La Habana están limitados por otras sanciones producto del embargo económico vigente desde comienzos de la década de 1960. Según la agencia Reuters un funcionario estadounidense señaló que "rescindir (...) la designación de Cuba es un paso importante, pero en los asuntos prácticos la mayoría de las restricciones a las exportaciones y la ayuda extranjera seguirán en pie, debido al amplio embargo comercial y de armas".

Cuba había dicho que su inclusión en la lista de estados patrocinadores del terrorismo era un obstáculo para restablecer relaciones diplomáticas y para que las llamadas secciones de intereses en La Habana y Washington se transformen en embajadas. Es que desde el punto de vista práctico Cuba no podía abrir una cuenta bancaria en EE.UU. para el funcionamiento de su embajada en ese país, por lo que se espera que uno de los siguientes pasos sea avanzar en la reapertura de sedes diplomáticas en ambos países.

Washington había situado a Cuba en la lista de naciones patrocinadoras del terrorismo desde 1982, cuando dijo que La Habana apoyó a movimientos guerrilleros armados en América Latina. Esto no hace más que mostrar el enorme cinismo con que se maneja Estados Unidos para definir un concepto de terrorismo armado a su medida.

Cinismo imperialista

La idea de que EE.UU. tenga una lista de países patrocinadores del terrorismo no es más que la muestra de una hipocresía absoluta, ya que se trata del Estado que más ha financiado y apoyado acciones terroristas a los largo de su historia.

Para tomar solo las últimas décadas baste decir que Estados Unidos no solo apoyó a todas y cada una de las dictaduras latinoamericanas durante los años ‘70, sino que financió diversos grupos para desestabilizar gobiernos surgidos de procesos revolucionarios en todo el mundo. Armó y financió a la Contra en Nicaragua, hizo lo propio con el gobierno de Irak para iniciar una guerra contra Irán, tras la revolución del ‘79 y también lo hizo con los talibanes en Afganistán contra la URSS. Curiosamente de allí surgieron dos de los que serían sus “enemigos número 1” años después: Saddam Hussein en Irak y Al Qaeda en Afganistán.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, EE. UU. diseñó su propio esquema para determinar qué es terrorismo y qué antiterrorismo. En un discurso histórico George W. Bush “advirtió” al mundo “quien no está con nosotros está contra nosotros”. Tras este discurso se instalaron cientos de cárceles clandestinas en Europa, Medio Oriente y Asia en los que se torturó y vejó a miles de personas acusadas de terrorismo sin ningún tipo de control. Una de esas cárceles se encuentra en Guantánamo, dentro de la propia isla de Cuba, y a pesar de las promesas de Obama de cerrarla, aún sigue en funcionamiento.

Estados Unidos es el principal aliado del Estado terrorista de Israel, primer destinatario de ayuda militar, que utiliza métodos terroristas para asesinar y amedrentar a la población palestina en Gaza y Cisjordania. Otro de sus aliados, Arabia Saudita, estuvo a la cabeza de financiar el aplastamiento de la Primavera Árabe y apoyar a los grupos sunnitas iraquíes descontentos con el (des) orden tras el descalabro de las guerras de EE. UU. en Irak y Afganistán. Otra vez, paradójicamente, de una parte de esos descontentos surgió el actual Estado Islámico, nuevo enemigo número 1 de EE. UU.

La doctrina impuesta por EE. UU. tras los atentados del 11S fue aplicada dócilmente por muchos de los gobiernos de la región, incluido aquellos que se dicen progresistas, en forma de “leyes antiterroristas” que vulneran los derechos a la protesta social, agudizando las penas, y en algunos casos permiten una mayor injerencia de EE. UU., que incluyen bases militares, ejercicios conjuntos, espionaje, y la propia intervención militar estadounidense como en el caso de la llamada “lucha contra el narco”.

Como vemos, difícilmente pueda Estados Unidos tener algún tipo de autoridad para llevar algo que se parezca a una lista de países patrocinadores del terrorismo. Sin ir más lejos en el caso de Cuba la inclusión en esta lista, por parte del gobierno de Reagan en el año 1982, significó un mayor fortalecimiento del bloqueo económico que asfixió a Cuba durante años generándole pérdidas multimillonarias y enormes perjuicios para su población.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Internacional
Argentina / El Frente de Izquierda a una semana de la historia
Francisco en Cuba sella su alianza restauradora con el gobierno
Finalizó la Cumbre de Panamá: se abrió un nuevo “diálogo americano”
Una agresión del imperialismo británico
Grecia / La Troika impuso sus condiciones a Syriza
Con los trabajadores y el pueblo griego: Por la anulación de la deuda y contra los planes de austeridad
México: El Gobierno y los empresarios mexicanos cierran filas contra Ayotzinapa
Grecia/ Ante las elecciones del 25 de enero: con los trabajadores y el pueblo griego, contra los capitalistas y la Troika
Después de las masivas movilizaciones en París y toda Francia: UN FUERTE BALÓN DE OXÍGENO PARA HOLLANDE
Contra la locura reaccionaria y oscurantista; contra la unión sagrada e islamófoba




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil