Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 29 de marzo de 2012

Sobre la “toma” del edificio de la FACES del martes 27/03

¿Cómo luchar por una democratización radical del régimen político de la UCV (¡y de todas las demás universidades!)??

LTS


¡La casta profesoral, un verdadero gobierno aristocrático!

La UCV –como el resto de las universidades del país, bien que sean autónomas o que estén bajo control directo del gobierno nacional- mantiene un régimen de gobierno profundamente antidemocrático, donde una casta profesoral monopoliza el poder académico, administrativo y político, donde los trabajadores no son tomados en cuenta para nada, y el voto estudiantil vale mucho menos que el de los profesores con escalafones altos, que son los únicos que pueden decidir en una elección de autoridades universitarias. Así, para elegir a los organismos de gobierno y co-gobierno universitarios, un voto profesoral equivale a 33 votos estudiantiles. Esto de por sí desmiente de raíz la tan pregonada “defensa de la democracia” con que se llenan la boca las autoridades universitarias.

Por supuesto, si se oponen a la igualación plena del voto, donde valga lo mismo el voto de un profesor al de un estudiante y un trabajador (empleado administrativo u obrero), es lógico que también se opongan a la libre postulación de estudiantes, trabajadores y profesores para ejercer cargos de autoridad, bien sean de gobierno o co-gobierno. De hecho, en el caso de los trabajadores(as) la negación de sus derechos políticos es total, pues no pueden elegir ni ser elegidos a organismos de gobierno universitario.

En la UCV, más de 70 mil personas damos vida a la universidad, pero sólo de una minoría de aproximadamente 5 mil profesores con escalafón pueden ser los elegibles y los electores reales: ¡una verdadera casta que rige un sistema totalmente antidemocrático!

Por esta razón, la lucha por democratizar a fondo el gobierno de todas las universidades como la UCV y demás instituciones universitarias autónomas, experimentales o directamente del gobierno (como la UBV), se constituye en es una batalla plenamente justa y necesaria, no sólo como un fin “puertas adentro” sino para poner las universidades al servicio de los trabajadores y el pueblo pobre.

Exigimos el derecho al voto igualitario o universal, 1 persona = 1 voto, popularizado cono “1x1x1”. Al mismo tiempo que exigimos el derecho a que cualquier miembro de la comunidad universitaria (estudiante, trabajador o profesor de cualquier escalón) pueda postularse y ser elegido, tomando en cuenta que de nada serviría el voto igualitario si sólo se puede escoger el gobierno de la universidad de entre un grupo reducido, lo que los trabajadores llaman, la “casta profesoral”.

Si no hay organismos de lucha democráticos que decidan medidas de lucha contundentes, nadie por su propia cuenta puede abrogarse el derecho a “imponer” “la democratización”…

Ayer un grupo de estudiantes del M-28 tomaron las instalaciones de la FACES planteando el problema de la falta de democracia en la universidad. Sin embargo, hay que ser claros y precisar algunas cuestiones:

Quienes también asumimos las banderas de la plena democratización de las universidades no compartimos el método de acciones aisladas del movimiento estudiantil y sin la decisión de los propios estudiantes en asambleas democráticas. Consideramos que estas acciones vanguardistas al margen del movimiento y del apoyo estudiantil y de la comunidad universitaria en general (estudiantes, trabajadores y profesores sin escalafón) en nada contribuyen a la lucha por la real democratización de la universidad, todo lo contrario, sirven de pretexto para deslegitimar la lucha al considerarla acciones de grupos aislados y que las propias autoridades universitarias avancen más en sus planes antidemocráticos. Entre los estudiantes se debilita la lucha al ver que determinados grupos realizan acciones a sus espaldas. Consideramos que actuar divorciados completamente del movimiento estudiantil, queriendo imponer por actos de fuerza lo que debe ser una lucha coordinada y decidida por instancias democráticas de los propios estudiantes lejos está de fortalecer la lucha. La lucha por la democratización de la universidad pasa también por la completa democracia en las decisiones de cada paso de la lucha en organismos amplios de decisión como asambleas estudiantiles

Por eso consideramos que ningún grupo político, aislado de cualquier organismo de base y de lucha, puede pretender sustituir la voluntad o la lucha de las bases estudiantiles (o de los trabajadores y profesores de la universidad, ¡y ni qué hablar de que la desconexión total con instancias de lucha de la clase trabajadora o el pueblo pobre del resto del país!). Si se trata de luchar contra el régimen antidemocrático de la universidad, es una lucha que debemos dar precisamente los sectores postergados de la universidad mediante instancias y organismos de lucha democráticos (asambleas, delegados, comités de lucha, etc.), por lo que el que un pequeño grupo político se asuma a sí mismo como el encargado de “imponer” la “democratización”, sin contar con ningún respaldo de las bases en lucha, no es sino una acción aislada y arbitraria.

Pero estos métodos aislados de las decisiones de los organismos amplios democráticos de decisión como las asambleas, está ligado a la estrategia política del M-28 que busca imponer la política del gobierno nacional a como dé lugar en la Universidad. Se trata de un grupo de compañeros plenamente identificados con el gobierno nacional y sus políticas hacia las universidades que no controla, como los intentos de intervención y control político (como la fallida LEU), es decir, peor aún, porque se tiende a deslegitimar la lucha contra el régimen político de la UCV porque aparece apenas como la lucha del gobierno por hacerse con un control de la misma. ¡Pues es el mismo gobierno que mantiene un régimen político igual o peor de antidemocrático en las universidades que controla! Es decir, la prédica “democratizadora” del gobierno es pura hipocresía en lo que a esto se refiere.

El gobierno pide “democratización” de lo que no controla pero mantiene sin democracia lo que controla. ¡Y eso lo saben los estudiantes!¡¿Cómo se supone entonces que se va a generar un movimiento estudiantil masivo por la democratización de la universidad si se le dice que este proceso va a hacer de la mano de lo que vayan decidiendo por su cuenta grupos que son pieza del gobierno?! No se podrá desarrollar un verdadero movimiento estudiantil de lucha por una democratización radical de las universidades, que incorpore a varios cientos o a miles, con acciones inconsultas que además tergiversan la lucha al hacerla aparecer como un intento más del gobierno por hacerse del control de la universidad.

Muy al contrario, con este método (sin ningún respaldo de instancias de lucha) y ese contenido político (a favor de la intervención gubernamental) más bien tiende a debilitar la posibilidad de que surjan organismos de lucha, porque pretende “sustituirlos”, y “sustituir” a los estudiantes al colocarlos frente a acciones hechas completamente a sus espaldas, y además facilita el trabajo de las autoridades y los sectores de derecha de la universidad de deslegitimar la lucha contra su régimen porque “muestra” que se trata solo de una excusa del gobierno para controlar la universidad.

¡Claro que harán faltas tomas, ocupaciones, trancas, etc., entre otras medidas de lucha, para echar abajo este régimen político de las universidades reaccionario y antidemocrático, pero deben ser decidas por asambleas de estudiantes en lucha (por escuelas, por facultades, etc., con delegados y delegadas votados por las bases y con mandato de estas, revocables por las mismas! No impuestas por acto de fuerza de compañeros que por su subordinación al gobierno guardan silencio sobre regímenes universitarios igual o peor de antidemocráticos, como los que hay en las universidades manejadas por este, y los estudiantes no tienen derecho ni siquiera a tener organismos representativos. En estas universidades también se requieren medidas de lucha contundentes para luchar por su democratización!

En esas asambleas e instancias democráticas de lucha habrá de darse batalla y pelear por ganar la mayoría, a aquellas corrientes que pretenden que todo quede como está, subordinándose a la casta profesoral y las autoridades, así como a aquellas que quieren hacer la “democratización” una oportunidad para el control gobiernero. Es que la lucha por la democratización radical de nuestra universidad, ¡y también de todas las demás!, debe hacerse pues con total independencia política de todos los factores de poder de las universidades y del gobierno nacional. No puede estar subordinada a ninguno de estos sectores porque eso compromete totalmente el propio logro de los objetivos.

La alaraca de las autoridades y los sectores conservadores y reaccionarios de la universidad

Por si hiciera falta, no está demás insistir una vez más y dejar bien en claro que el alboroto que arman las autoridades y los sectores conservadores de la universidad no tiene nada que ver con la defensa de la democracia en la universidad. No se oponen a las tomas porque no sean medidas tomadas democráticamente... ¡se oponen a las tomas porque se oponen a cualquier medida de lucha seria, sea o no decidida por las bases en lucha! ¡Se oponen porque defienden el status quo universitario retrógrada y combaten, y combatirán, a todos los que queramos echarlo abajo!

Así que es oportuno no dejar de denunciar a estos sectores, que aprovechándose de la vinculación de los compañeros del M28 con el gobierno, no debe extrañarnos que empiecen ya a hablar de medidas “disciplinarias” y sanciones, que implicarán un ataque contra el derecho a la protestas y a la lucha del conjunto de los estudiantes de la universidad. ¡Adelantamos de una vez que debemos oponernos contundentemente a cualquier intento de sanciones por parte de las autoridades que sólo defienden su régimen elitesco y aristocrático!

¡Por la lucha por la democratización radical de la UCV y de todas las universidades del país!

¡Por la independencia política frente al gobierno y las autoridades universitarias para llevar hasta el final esta lucha!

¡Por organizar la lucha desde las bases, con asambleas democráticas, instancias de autodeterminación de los estudiantes, trabajadores(as) y profesores(as), donde se decidan democráticamente los métodos de lucha!





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Juventud
BARRICADA - Juventud Revolucionaria Anticapitalista - en campaña hacia su PLENARIA ABIERTA para poner en pie una juventud que luche por una verdadera revolución social




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil