Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Viernes 15 de mayo de 2015

EN LA BÚSQUEDA DE NUEVAS RELACIONES

Diálogos discretos entre Venezuela y Estados Unidos

Por Milton D’León


Cuando menos se esperaba, el domingo por la noche arribaba discretamente a Caracas el consejero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon. Ningún detalle de la visita del enviado especial de Obama por parte del gobierno de Nicolás Maduro, solamente una declaración de un portavoz del Departamento de Estado: "El Gobierno venezolano invitó al consejero del Departamento, el embajador Thomas Shannon, a volver a Caracas y continuar con las conversaciones bilaterales directas. Llegó allí el 10 de mayo y volverá a Washington el 12 de mayo".

Al cierre de este artículo, el hermetismo continuaba por parte de ambos países que han preferido conversaciones reservadas en el marco de los acuerdos llegados tras la reunión de Obama con Maduro durante la Cumbre de las Américas en Panamá. Pero es claro que se trata del “diálogo de las Américas” que se ha puesto en marcha por parte de Estados Unidos con países de la región, sobre todo con aquellos con los que las relaciones han venido siendo más tensas, y que con los acuerdos con Cuba han venido tomando más cuerpo. El gobierno norteamericano busca recuperar terreno, y por su parte Maduro busca un respiro en medio de la agobiante crisis económica.

Disipando tensiones

La tirantez entre Estados Unidos y Venezuela aumentó notablemente a raíz del decreto firmado el pasado 9 marzo por Barack Obama, en el que declaraba a Venezuela una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad nacional de Estados Unidos, y sancionaba a siete funcionarios venezolanos por supuestas violaciones de los Derechos Humanos. La relación mejoró levemente a raíz de la primera visita de Shannon a Caracas, y que posteriormente, el Gobierno de Estados Unidos reconociera que Venezuela no constituía amenaza alguna para su seguridad interna, para luego darse el breve encuentro que Obama y Maduro mantuvieron poco después en Panamá, durante la VII Cumbre de las Américas. El Gobierno de Estados Unidos indicó entonces que "había comenzado un diálogo para resolver los problemas".

Luego de romperse el impasse, la secretaria de Estado adjunta de EEUU para Latinoamérica, Roberta Jacobson declaró que estaban abiertos a estudiar la petición de Maduro para que Estados Unidos acepte como embajador en Washington al actual encargado de negocios venezolano en la capital estadounidense, Maximilian Arveláez. "Estamos abiertos a considerar todas las maneras de resolver problemas, así que si esa es una de las cosas que ellos necesitan, podemos considerar eso", señaló en su momento Jacobson. Desde entonces los caminos se han acortado.

Así, en las últimas semanas, las tensiones entre los gobiernos de Obama y Maduro se han venido disipando. Luego del encuentro con Obama en Panamá, fue Maduro el encargado de afirmar que, tras la reunión con su par estadounidense, próximamente podría abrirse un proceso de diálogo entre ambos países. Sostenía también que la rectificación parcial del mandatario estadounidense "pudiera coyunturalmente abrir la puerta para una nueva era de las relaciones (…) Para avanzar en una nueva era de respeto absoluto” y que “Venezuela está preparada, para avanzar en una nueva era de relaciones con Estados Unidos”. La nueva visita de Shannon lo ha venido a confirmar. De esta manera, después de la ola de repulsa generada por el decreto intervencionista de Obama, éste, así como el gobierno de Maduro, buscaron bajar el nivel de confrontación con diversos contactos y declaraciones previas.

Recordemos que solamente hace dos meses Maduro solicitó a Estados Unidos reducir el personal diplomático en su embajada en Caracas –incluso le dio 15 días para que ejecutara tal reducción-, la notificación de las reuniones que sostuvieran los funcionarios en Venezuela, y determinó la exigencia de visa de turismo a los estadounidenses para ingresar a Venezuela. De todos estos planteos solamente el último punto es el que se ha cumplido. Sin embargo, según notificaba el diario El Universal de Caracas en base a una consulta que le realizara a un portavoz estadounidense, manifestó que éste le sostenía que: "Estamos teniendo conversaciones sobre este asunto (de la embajada) con el Gobierno venezolano por la vía diplomática", sobreentendiéndose el significado de “vía diplomática”, es decir, a puertas cerradas.

Estados Unidos busca explotar la decadencia del chavismo

Pero los movimientos del enviado especial de Obama no se reducen a la mejora de las relaciones diplomáticas, Washington está metiendo la mano en la vía de la búsqueda de acuerdos entre el gobierno de Maduro y la oposición derechista, en el marco de la tensión traumática que vive el país en el plano interno y en medio de la transición del postchavismo.

Recordemos que Shannon hizo una primera visita a Venezuela del 7 al 9 de abril pasados, cuando se reunió con el presidente Nicolás Maduro, un gesto que fue clave para rebajar la tensión entre ambos países antes de la Cumbre de las Américas, pero en esa oportunidad, el consejero estadounidense sostuvo también una reunión con representantes de la derechista Mesa de la Unidad Democrática (MUD), encabezada por su secretario Ejecutivo, Jesús "Chuo" Torrealba; el coordinador de Relaciones Internacionales, Ramón Guillermo Aveledo y varios dirigentes de partidos políticos: Julio Borges (Primero Justicia), Henry Ramos Allup (Acción Democrática), Enrique Márquez (Un Nuevo Tiempo), María Corina Machado (Vente Venezuela), Freddy Guevara (Voluntad Popular) y Roberto Enríquez (Copei).

El Gobierno de Obama es consciente de las dificultades que afronta Maduro, su debilidad interna, la crisis económica que se agudiza, y busca por tanto explotar la decadencia del chavismo para avanzar, en función de sus intereses, en Venezuela. Es que, como afirmara en un análisis Eduardo Molina en este diario luego de la Cumbre de las Américas: “Pese al apoyo a Maduro expresado por Correa, Raúl Castro y Cristina, primó entre los países latinoamericanos una línea que podría condensarse como ‘no a las sanciones, pero respeto a las reglas del juego democrático en Venezuela’ y la propia Dilma habló a favor de la liberación de los presos de la derecha. Esto, que le plantea un límite a eventuales medidas más bonapartistas de Maduro en nombre de la “democracia”, es funcional al interés norteamericano de arrinconar al gobierno de Maduro de cara a las elecciones parciales del segundo semestre donde especula que el chavismo sufra su primer derrota electoral a manos de la derecha”.

Como explicábamos en su momento también en un artículo sobre el significado del acercamiento entre Venezuela y Estados Unidos, “el eventual giro de Maduro según algunos analistas, se manifiesta también por la crisis económica que atraviesa internamente Venezuela, aunque si bien supo explotar el decreto de Obama para hacer política a su favor y desviar la atención de los fuertes problemas económicos entre el pueblo, incluso buscando presentar la “rectificación parcial” del presidente norteamericano como un triunfo, sabe que estaría necesitando más respiro económico para afrontar la crisis”. Es por eso que, en última instancia, lo que se le pide a Maduro, es que adopte “la nueva realidad que le imponen las circunstancias” siguiendo el ejemplo de Cuba para lograr un “deshielo” en las relaciones con Washington y recurrir a los capitales internacionales para salir de la crisis, a lo que cabe agregar que, todo esto, debe ser hecho “en democracia” según el rasero yanki

No ha sido casual en todo esto y bajo este marco, que en el reciente encuentro de casi una hora de Raúl Castro con el Papa Francisco durante su visita al Vaticano, según versiones periodísticas, el tema Venezuela fue tocado por el Pontífice solicitando a Castro su intermediación con Maduro para diálogo con la oposición derechista cuanto antes. Y según trascendió, también esta recomendación fue hecha este lunes por Shannon a Maduro. Entonces, pareciera ser que se buscaría emular una "triangulación" entre el Vaticano, EEUU y Cuba, para avanzar en las discusiones sobre Venezuela para bajar las distensiones y los caminos de una transición del poschavismo. Como vemos, la diplomacia vaticana hace su papel en el “diálogo abierto” del imperialismo norteamericano en la región, y en el encarrilamiento de las discusiones del gobierno de Maduro con la derecha vernácula.

De esta manera, el tan fanfarroneado antiimperialismo de Maduro rápidamente va mostrando su verdadera cara, y tras un cerrado hermetismo se van preparando acuerdos a espaldas del pueblo venezolano. De todo lo que se viene cocinando entre bambalinas entre el gobierno de Estados Unidos y el gobierno de Maduro, nada bueno puede esperar el pueblo venezolano, ya agobiado por una crisis económica que cada vez más se profundiza y que se le descarga sobre sus hombros.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil