Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 9 de mayo de 2013

UNA LUCHA LEGÍTIMA QUE DEBE SER TOMADA EN SUS MANOS POR LAS PROPIAS BASES TRABAJADORAS (Y ESTUDIANTILES)

¡Esta lucha debe y puede triunfar! ¡Hagamos peso para que no sea desviada o derrotada!

LTS y Barricada


Una demanda de alcance nacional

Cómo hemos señalado en las asambleas y clases abiertas de las que hemos participado o impulsado, el conflicto en curso involucra a trabajadores y trabajadoras (empleados, obreros o docentes) de 18 universidades –autónomas y experimentales, incluyendo las controladas por el gobierno–, pero obedece a una realidad más extendida, compartida con la mayoría de la clase obrera nacional: la postergación salarial, la continua pérdida de valor del salario ante el aumento del costo de la vida, la negativa de patrones privados y estatales a cumplir con las convenciones colectivas de trabajo o a discutir las que llevan años vencidas.

La dirección de la APUCV: una burocracia aliada del régimen antidemocrático de la universidad

Los docentes tenemos al frente una dirección que no solo se conduce híper burocráticamente, sino que toma parte en el engranaje del régimen antidemocrático que impera en la universidad. Aún cuando no son lo mismo la Asociación de Profesores y las autoridades, pues la APUCV es la representación gremial de los trabajadores docentes, esta, al tiempo que levanta el justo y legítimo reclamo salarial y contractual, es cómplice total del régimen estamental y cuasi aristocrático, donde un grupo minúsculo de profesores/as con escalafón se reserva el poder de gobernar la vida universitaria.

El sindicato de profesores debería organizar a la base de los trabajadores docentes, y apoyarse en instructores y contratados para pelear contra la precarización del trabajo y contra la exclusión antidemocrática, hacer frente no solo al gobierno nacional sino también a las autoridades universitarias. Sólo una dirección profesoral democrática y combativa, asentada en la organización por la base, podría llevar adelante esta orientación. En lo inmediato, toca participar de la lucha bregando en todo momento por no dejarla en manos de quienes están hoy al frente de la APUCV.

Las bases debemos tomar en nuestras manos la conducción de la lucha

La clave para evitar que la lucha de los trabajadores y trabajadoras quede manejada por direcciones sindicales burocráticas (o incluso partícipes del régimen universitario) es la participación masiva en su conducción.

Sin olvidar tampoco su falta de independencia política ante los principales proyectos políticos patronales que hoy se disputan el mando del país: la dirección de la APUCV alineada con la oposición que quiere un “capitalismo sin restricciones” y subordinación al imperialismo estadounidense; el SINATRA y el SUTRA alineados –aunque “críticamente”– con el gobierno que lleva 14 años gestionando el capitalismo nacional y es responsable de la postergación salarial en el sector público y de leyes que criminalizan las luchas obreras.

Los dirigentes del SINATRA (y el SUTRA) se mantienen firmes ante el ministerio y han declarado que no cederán ante los chantajes, anunciando la huelga indefinida si el gobierno insiste en negar el aumento del año 2012. Compartimos este posicionamiento de no ceder en derechos básicos de los trabajadores.

Sin embargo, precisamente para dar una batalla dura y de largo aliento, como la actual o un paro indefinido, hace falta tener una política real para que los trabajadores tomen en sus manos el destino de la lucha, para la participación orgánica de las bases. Con una política en este sentido, no solo se garantizaría mayor masividad y contundencia en las medidas, sino el que las decisiones sean realmente producto de la mayoría de los trabajadores, sin lugar a movidas “propias” de los dirigentes.

Pero los compañeros no tienen un orientación en ese sentido.Hay una lógica implícita de una dirigencia activa y una base pasiva o semi-pasiva, que solo se mueva cuando y como lo vayan definiendo “por arriba”, o que vaya a las asambleas solo a levantar la mano a las propuestas de la dirección. Esto lleva a que las bases sientan que no necesitan organizarse directamente y tomar la lucha en sus manos, sino confiar en las ideas y voluntad de los dirigentes.

Asambleas deliberativas y un Comité de Conflicto con delegados elegidos por escuela, facultad o dependencias

Para poner en movimiento toda la fuerza de los trabajadores y plantar un movimiento poderoso ante el ministerio (y de paso frente a las autoridades universitarias), hay que impulsar asambleas de base por dependencias, facultades y escuelas, que brindan la posibilidad de tener simultáneamente a miles y decenas de miles deliberando, reflexionando, debatiendo y tomando resoluciones, asumiendo un rol protagónico en la lucha. No limitadas a escuchar a los directivos sindicales sino dando paso a la voz e ideas desde las bases.

Estas asambleas pueden elegir delegados y delegadas que conformen un Comité de Conflicto, como órgano de dirección de la lucha conformado por las decenas de delegados/as votados/as en las asambleas de base. Delegados con mandato de las bases, responsables ante estas y revocables en cualquier momento que la base en asamblea lo decida. Las direcciones sindicales deben consultar al Comité de Conflicto cada paso de la lucha, cada decisión, reconociendo en este el órgano legítimo de las bases en lucha. A su vez el Comité de Conflicto debe atenerse a la consulta de los delegados/as a las asambleas de base.

Frente a las “clases magistrales” de las autoridades universitarias, ¡los docentes de base impulsemos clases abiertas!

La APUCV resolvió que “como parte de la lucha”, estas llevaran a cabo “clases magistrales” a la comunidad universitaria. ¡Es un descaro mayúsculo! ¿De qué se supone que nos pueden enseñar magistralmente las autoridades universitarias que no sea exclusión, autoritarismo, tercerización laboral, privilegios de casta, corrupción, etc.? Rechazamos totalmente esta medida. Aún cuando hoy la pelea sea centralmente con el gobierno nacional, no se puede obviar en ningún momento que las autoridades están al frente del régimen universitario trabajadores y estudiantes debemos combatir.

En contraparte, algunos docentes de base (que militamos o simpatizamos con la LTS) hemos abierto nuestras cátedras, paramos, pero no pasivamente dejándole el camino libre a la demagogia de las autoridades, tomamos el espacio para clases públicas y abiertas para la discusión. En Sociología y el Núcleo de Cagua hemos dado los primeros pasos en este sentido. Es una orientación que proponemos al conjunto de los docentes de base.

Dos maneras de garantizar el “derecho a la educación”

Lxs estudiantes organizados en Barricada! hemos planteado a nuestrxs compañerxs que ponen el acento en el “derecho a la educación”, que podemos optar por tener clases sobre la base de la derrota de la lucha y la desmoralización de los trabajadores, o sobre la base del triunfo, de mejores condiciones salariales.

Si hacemos peso para que triunfe la lucha, contribuimos además a la lucha por la educación pública gratuita, masiva y de calidad, pues no se trata solo de “clases” sino de las condiciones en que se da la educación pública y, más aún, un triunfo con participación activa de lxs estudiantes nos fortalecería organizativa y políticamente de cara a las luchas que habrá que seguir dando a futuro y a lo interno de la universidad.

La FCU y los CE’s: pasividad o subordinación a las autoridades y la dirección de la APUCV

Quienes están hoy al frente de la representación estudiantil no tienen la más mínima política para convertir a lxs estudiantes en sujetos activos de la lucha, con total independencia de las autoridades universitarias, sino que al contrario hacen gala de una vergonzosa pasividad, o de movidas totalmente a espaldas de las bases estudiantiles, como la FCU, hermanándose con la dirección de la APUCV y las autoridades, sin consultar ni convocar a los estudiantes.

Cierta izquierda estudiantil que se opone a la lucha, o apoya de palabra

A su vez, las corrientes estudiantiles de la izquierda pro gobierno se debaten entre la denuncia de los paros o el “apoyo” de palabra pero sin dar pasos reales. El segundo caso es el de los agrupados en la “Coordinadora de Colectivos de Izquierda”, que toman nota del carácter elitesco de la dirección de la APUCV, pero no para desarrollar una política como la que señalamos aquí, que en medio de la lucha dispute la dirección de la misma, sino como argumento para oponerse. Es así como en algunas asambleas que convocaron el eje real fue denunciar el paro profesoral, “porque lo convoca la APUCV”. Confunden dirección y base.

Su lógica al parecer sería: “paro de profesores convocado por la APUCV no, paro de empleados y obreros convocado por SINATRA y SUTRA sí”. Pero ni siquiera es así. No solo obvian que la derrota del paro profesoral no sería solo la derrota de la APUCV sino del conjunto de los trabajadores docentes, sino que tampoco desarrollan apoyo real a los paros de empleados y obreros. Este sector reúne a más de una decena de grupos -algunos integran partidos nacionales- pero aún después de varias semanas de lucha, su militancia y recursos -que se activa full para las elecciones nacionales- no se ha puesto en movimiento para agitar en favor del paro, ni de profesores, ni de empleados y obreros. Incluso, ¡la única exigencia concreta que hacen es la extensión del semestre!, o sea, exigen imponer desde ya a los trabajadores la obligación de reponer las horas no laboradas durante la lucha, debilitando así el poder de presión del paro. ¿Qué “apoyo” es ese?

Incluso, aún cuando suponemos que los compañeros estarían en contra de represalias judiciales contra los dirigentes sindicales que impulsan los paros (incluyendo los de la APUCV), no tuvieron la elemental reacción de indignarse y deslindarse de los voceros estudiantiles chavistas que hicieron amenazas en ese sentido. Esta amenaza escandalosa, antiobrera y propatronal, que busca descargar sobre los trabajadores todo el peso de las leyes burguesas que garantizan las condiciones de explotación y el castigo a los que luchan (lo que llaman “justicia” y “Estado de derecho”), no ha merecido ni una sola condena pública de parte de los compañeros de la izquierda chavista “crítica”.

Algunos argumentan que “no se trata sólo de salarios” y que hay “problemas más de fondo” en la universidad, pero, ¿eso impide apoyar con todo los paros de profesores, empleados y obreros?, ¿no es un asunto “de fondo” el que la universidad pública se fundamente en salarios por debajo de las necesidades básicas?

Los más de “izquierda” parecieran presos de un (falso) “dilema” político: apoyar con todo la lucha, o la “lealtad” al gobierno para “no jugar a la desestabilización” o “hacerle el juego a la derecha”. Esto les impide tomar partido decididamente por la victoria de los trabajadores y la derrota del gobierno, con lo cual, sin darse cuenta, “le hacen el juego a la derecha”, pues contribuyen a debilitar o frustar las fuerzas de la clase trabajadora en lucha, algo muy conveniente para el sistema de explotación.

Lxs compañerxs que se proponen una militancia política revolucionaria, del lado de las luchas y no del lado del Estado-patrón, deben hacer una seria reflexión al respecto, de hasta donde la adaptación al gobierno se impone generando lógicas o temores que impiden un apoyo contundente y efectivo a la lucha. Tendrían que cambiar de orientación hacia una política que procure disputar la dirección profesoral a la APUCV pero en medio del apoyo al paro, no de su denuncia, y que apoye vivamente la huelga de empleados y obreros. Ahí esperamos coincidir, por ejemplo, en Comités Estudiantiles de Apoyo a la lucha, para desplegar en toda la universidad una fuerza militante que respalde material y moralmente a los trabajadores.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Movimiento Obrero
Trabajadores de Venmolca toman la fábrica
En Venmolca, un año discutiendo el contrato colectivo
Trabajadores de Empresas Polar en paro por un contrato colectivo justo
Golpe a la autonomía sindical en Sidor
Liberan a los tres obreros de SIDOR presos por luchar
Tras paro de 24 horas Maduro anuncia apretado aumento para docentes
Se realizó el Encuentro Sindical en Valencia
DECLARACIÓN FINAL DEL ENCUENTRO SINDICAL REALIZADO EL 7 DE MARZO DE 2015 EN VALENCIA
Crónica de una jornada de lucha con los trabajadores de la empresa Mini Bruno
Por salario y contrato colectivo se organiza la lucha en la empresa Mini Bruno en Santa Cruz (Aragua)




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil