Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / Internacional

Miércoles 16 de junio de 2010

BOLIVIA

Evo Morales reprime a los campesinos e intenta contener la irrupción obrera

por David Días, LOR-CI de Bolivia


A finales de abril comenzó una oleada de luchas obreras en Bolivia por sus reivindicaciones postergadas, que quedó conocida como la “rebelión de abril” y que tuvo su continuidad en los primeros meses de mayo, luego de que el gobierno de Evo Morales estableciera un mísero aumento del salario mínimo, desatando la rabia obrera. Pero Evo en vez de dar respuestas a las demandas optó por reprimir las movilizaciones y negociar con la burocracia de la COB (Central Obrera Boliviana) afín al gobierno, intentando contener de esta manera lo que podría ser el inicio de una oposición obrera a su gobierno. Reproducimos un artículo escrito por esos días, de la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria – Cuarta Internacional), organización hermana de la LTS en Bolivia.

El gobierno de Evo Morales afronta la crisis política más importante de su nuevo mandato. Esta vez no se enfrenta a las representaciones políticas de la derecha oligarca y terrateniente, sino que en medio de ataques represivos a sectores de su propia base social como son los cocaleros, cafetaleros y pobladores de Caranavi en la región de los Yungas, enfrenta una irrupción obrera que reclama salario y pelea contra los intentos de aprobar leyes pro patronales como el nuevo Código de Trabajo.

El gobierno, los sindicatos obreros y la burocracia sindical

El martes 12 de mayo el gobierno y la burocracia del ejecutivo de la COB lograron levantar en forma antidemocrática la marcha que salió el lunes desde Caracollo hacia La Paz, abandonando a los fabriles en su lucha por el aumento salarial. Pedro Montes fue rescatado por sus custodias en medio de insultos y agresiones en el “ampliado” de Panduro, localidad donde detuvieron la marcha para presentar los “acuerdos” a los que la COB llegó con el gobierno. La oposición de fabriles, magisterio, salud y COD-Oruro plantearon seguir con la medida. La delegación minera dirigida por Pedro Montes, que partió en bajo número desde Oruro, decidió abandonar la marcha apoyándose en las importantes conquistas que contiene la Ley de Pensiones que otorgó el gobierno y que permitiría jubilarse a los 58 años para cualquier trabajador y a los 56 para los mineros.

Hace doce días que comenzó la huelga de hambre de los trabajadores fabriles, que irrumpieron en la escena política nacional con movilizaciones masivas contra el nuevo Código Laboral pidiendo una ley de pensiones favorable y exigiendo el aumento salarial de 12% en rechazo al 5% decretado por el gobierno. A esto se sumaron las movilizaciones del magisterio rural y urbano, que obligaron a la COB a convocar un paro de 24 hrs. (4 de mayo) y que fue reprimido por el gobierno que detuvo durante días a 15 fabriles (9 están procesados). El jueves 6 de mayo en un ampliado de la COB realizado en La Paz, a propuesta de los mineros se votó la “huelga general indefinida” y la marcha desde Caracollo. Pero una vez terminado el ampliado Pedro Montes se dedicó boicotearla y a buscar cualquier acuerdo con el gobierno para desmontarla lo antes posible. ¿Y qué mejor que informar de un acuerdo con el gobierno que deja afuera la cuestión salarial en un ampliado en el altiplano lejos de la lucha fabril? Desmontando la marcha, el gobierno con la colaboración de Pedro Montes evitó la unificación de los reclamos obreros bajo la bandera de la COB aislando la lucha de fabriles y el magisterio.

La burocracia minera, principal aliado del gobierno en el movimiento obrero, pudo contener a los mineros de base en un momento clave gracias a la conquista real de la Ley de Pensiones. Mientras tanto, el gobierno promueve el enfrentamiento entre los campesinos y los trabajadores para profundizar la división del campo obrero y popular. Por eso la central campesina CSUTCB, que tuvo un congreso burocrático y muy cuestionado, se pronunció en contra de la marcha de la COB y contra el reclamo de aumento salarial, argumentando que ellos no tienen relación de dependencia. La política del MAS y la burocracia ha dividido a la COB, haciéndole pagar un alto costo político a la cúpula encabezada por Pedro Montes que ahora es vista como enemiga por amplios sectores de trabajadores fabriles, del magisterio, la salud y de las COD de varios departamentos.

La pueblada de Caranavi y la represión del MAS a su propia base social

En Caranavi, región yungueña cocalera y cafetera, uno de los sectores más importantes de los colonizadores y bastión del MAS (9 de cada 10 votos) hemos visto una verdadera pueblada por un reclamo regional que era el cumplimiento de establecer una planta de cítricos en esta región y no en Alto Beni como quería Fidel Surco, actual senador del MAS, ex dirigente de los colonizadores y propietario de tierras en esa zona. La brutal represión ordenada por el MAS, con cientos de soldados en un combate de dos días trasmitido por los medios de TV, dejó dos jóvenes muertos, muchos heridos y decenas de dirigentes encarcelados. Sacha Llorenti, ex “defensor” de los DD.HH., ahora ministro de Gobierno, provocó el rechazo popular que contempla nuevamente a ministros blancoides de dedito parado mandando a reprimir a las mujeres de pollera que bloqueaban el camino a los Yungas. Despertó el comentario muy repetido en pensiones, taxis y minibuses: “parece el zorro” en alusión al ministro de Gobierno de Goni que utilizaba en cada represión los mismos argumentos que usó LLorenti: “es un grupo armado que quiere dar un golpe de estado”, “atentan contra la democracia”, “son solo un grupo de dirigentes” o negar las muertes hasta el último momento.
El gobierno, luego de la feroz represión debió prometer la instalación de dos plantas de cítricos, una para cada región.

Estado Plurinacional, Régimen y Gobierno

En el “Nuevo Estado Plurinacional” (que no toca la propiedad privada de los medios de producción ni rompió la dependencia del imperialismo) necesita un régimen que organice la vida social y política del país y se está construyendo mediante decenas de leyes y reglamentos pactados con las clases dominantes. Pero como parte de la configuración del nuevo régimen, cada ley a ser aprobada significa forcejeos legales y políticos entre los sectores afectados e interesados.
En este marco, la irrupción obrera en la escena política nacional encabezada por la rebelión fabril, desbarató los planes gubernamentales de pasar un Código de Trabajo y un Estatuto del Servidor Público que son anti obreros y absolutamente pro patronales, que impiden el derecho a la huelga y dejan sin derecho a la sindicalización a los trabajadores estatales (salud, magisterio, etc.). Además, arrancaron una promesa de ley de pensiones favorable a los trabajadores.

¿Qué esconden los ataques al trotskismo?

El Vicepresidente Álvaro García Linera salió a atacar a los dirigentes del magisterio y a los trotskistas en general de contrarrevolucionarios que siempre sirvieron a la derecha. Esto porque los trotskistas alentamos la lucha obrera por el salario. Más allá de la ironía y el cinismo de quien se transformó en escudero del interés empresarial en materia salarial, este ataque tiene el objetivo de anular a todos los que alentamos la lucha de clases desde la izquierda. Es que la desaparición de la derecha en la vida política nacional, el traspié del MAS en las últimas elecciones municipales y los intentos de pasar leyes anti obreras y pro patronales junto al despertar de la clase obrera, abre un gran espacio a izquierda del gobierno, y el objetivo es evitar que este espacio sea ocupado por los que hablan en nombre de la izquierda obrera y socialista.

Coordinar para evitar el aislamiento

Para no quedar aislados los fabriles y el magisterio deben organizar una coordinadora de los sectores en lucha con delegados de base votados en los lugares de trabajo para continuar la lucha por el aumento salarial y sus otras reivindicaciones, incluidas la libertad de los presos por luchar y el desprocesamiento de todos los trabajadores fabriles y campesinos. Para imponerle a la burocracia de Montes y compañía un congreso de la COB que sea democrático, combativo y vote un plan que unifique la lucha obrera en base a un pliego común de reclamos evitando la división que intenta imponer el gobierno entre los sindicatos obreros y entre los trabajadores y los campesinos. Hay que recuperar la COB y los sindicatos para los trabajadores con un programa para que la crisis la paguen los explotadores, con una orientación independiente del gobierno y los empresarios.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Internacional
Un nuevo crimen del estado sionista
La crisis europea y la lucha de los trabajadores griegos. Un llamado de alerta a los trabajadores del mundo entero.




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil