Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 18 de junio de 2015

MOVIMIENTO OBRERO

Golpe a la autonomía sindical en Sidor

Por Albert Sánchez, obrero de Sidor


Desde aquel fatídico 14 de enero del año en curso, ultimo día de la campaña electoral de las 12 planchas (listas sindicales) inscritas para disputarse el control de la dirección del sindicato de la empresa Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), fue que el Estado venezolano a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), le dio otro “madrugonazo” a una de las más importantes conquistas históricas de la clase trabajadora, como es el derecho de elegir sus representantes en la junta directiva del sindicato (SUTISS), alegando razones de inconstitucionalidad e ilegitimidad, por una supuesta “solicitud de amparo cautelar por tres trabajadores” de la acería.

Y es que los trabajadores estamos conscientes que esta es una maniobra más de una estrategia bien pensada para derrotar y debilitar el crecimiento del clasismo de los trabajadores siderúrgicos, emblemático sector de vanguardia en las luchas obreras en Venezuela desde el nacimiento de Sidor. Justamente, uno de los ejemplos más recientes de este historial de luchas fue la de obligar al gobierno del entonces fallecido presidente Hugo Chávez a nacionalizar la empresa luego de una ardua pelea de meses, en donde se terminó conquistando y firmando también el contrato colectivo para el período 2008-2010.

Ahora, por el retraso de cuatro años de la discusión del nuevo contrato, los trabajadores nos mantuvimos en pie de luchas por más de 100 días durante el primer semestre del 2014, cuando sufrimos la traición de un sector de la directiva sindical encabezado por José Meléndez, del agrupamiento Alianza Sindical, y el otro sector, encabezado por José Luis Hernández, presidente del sindicato y representante del agrupamiento interno Movimiento Revolucionario Orinoco, cuando avalaron a nuestras espaldas la negociación con el gobierno un supuesto cierre de negociación colectiva el 14 de agosto de 2014. Una sinvergüencería traicionera, acompañada también por su pasividad y silencio, pues se trata de una contratación colectiva totalmente ilegítima e ilegal, de la cual hasta el momento los trabajadores no sabemos las cláusulas aprobadas, con excepción de un pírico aumento que ha desaparecido en su totalidad por la galopante inflación que se ha venido acumulando por la grave crisis económica que vive el país.

El gobierno golpea la autonomía sindical suspendiendo las elecciones

Para poder frenar la lucha de los trabajadores el gobierno tuvo que utilizar distintos mecanismos del poder represor el Estado, desde amenazas de despidos, suspensiones, la militarización de las áreas más vulnerables de la acería, hasta la detención ilegal de tres trabajadores que los mantuvo presos por 8 meses. Fue luego de toda esta avalancha represiva que el gobierno consiguió la reactivación de la empresa de las pocas áreas que podrían ser arrancadas. Digo de las pocas áreas, por el deterioro en que han dejado la empresa una directiva conformada por una cúpula militar.

Pero esto se consiguió con un alto costo político, pues produjo una gran indignación y rechazo por parte de los trabajadores hacia el gobierno y su más confiable representante sindical, el burócrata José Meléndez. Y esta es una de las razones que en el fondo son las que han llevado al gobierno a la suspensión de las elecciones sindicales, utilizando al Supremo Tribunal de Justicia (que no tiene por qué meterse en la elección de los trabajadores en los sindicatos), ya que, a pesar de tener todo el poder de la empresa no conseguía hacer favorecer a su candidato, José Meléndez, sin poder hacerlo subirlo en las encuestas por su desgaste, y temían que no tuviera la oportunidad de ganar las elecciones.

Hasta la fecha, donde ya se cumplen 5 meses de esta maniobra de suspensión de las elecciones sindicales por el TSJ, y la comisión electoral del sindicato ha esperado y cumplido con el procedimiento ordenado por este organismo estatal, se sigue buscando artilugios legales para que no se realicen dichos comicios. Ya la comisión electoral ha declarado que dos de los compañeros que supuestamente impugnaron el proceso en enero pasado, les han manifestado que sus nombres fueron usados para tamaña trampa legal.

Ya es hora entonces que los trabajadores en nuestro natural escenario de lucha, el glorioso portón 3 de Sidor, comencemos a activar nuestros propios métodos de lucha, mediante asambleas y nuestras propias resoluciones, para restaurar nuestro derechos. Debemos organizar ya las asambleas por turnos, con la presencia de la comisión electoral para que ella misma, ante los trabajadores, renunciar ante todos los obreros, por su ineficiencia y no hacer respetar la elemental conquista de los trabajadores como es la autonomía sindical, pudiendo realizar nuestras propias elecciones sindicales sin ninguna intervención estatal. Y que en estas asambleas sea nombrada una nueva comisión electoral por los trabajadores y ratificada en los tres turnos de trabajo de la acería.

Es necesaria una primera reflexión

Todo este escenario de lucha nos debe llamar a los trabajadores de Sidor a reflexionar y aprender de todo este proceso de lucha, y es que no debemos confiar sino en nuestras propias fuerzas y utilizar nuestros propios métodos de lucha para conquistar nuestros derechos. Y hay que decir bien claro, fuera el Estado de nuestras organizaciones sindicales, y basta de la militarización de Sidor.

También ahora, hay que provechar la restauración de las elecciones sindicales de la empresa para lograr conformar una plancha clasista conformada por compañeros que han demostrado ser los más consecuentes con todas estas luchas y no hayan demostrado compromisos tanto con el patrón actual (el gobierno) como los que antes negociaron con los patrones privados (TECHINT) cuando estaba privatizada, o cualquier otro que haya negociado nuestro derecho.

Además los compañeros que elijamos para que nos representen debemos comprometerlos con un programa de lucha y de reivindicaciones que representen nuestros intereses, así como barrer a la burocracia de nuestra organización sindical. Un primer compromiso con ese programa de lucha debe ser modificar los estatutos sindicales y ponerlos a tono con lo que debe ser un sindicato, democrático, que levante la independencia de clase, que sea combativo, clasista y solidario con todas las luchas de los trabajadores del país y a nivel internacional.

Debemos irnos organizando ya en ir formando las nuevas camadas de trabajadores, como cuadros clasistas y combativos, aprendiendo al calor de las luchas actuales las estrategias, sacando las lecciones de cada pelea, que se forjen, como diría Lenin, en estas pequeñas escuelas de guerra, que nos permitirán ir conociendo más a fondo las formas de organización de democracia directa para decidir nuestros propios destinos.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Movimiento Obrero
Trabajadores de Venmolca toman la fábrica
En Venmolca, un año discutiendo el contrato colectivo
Trabajadores de Empresas Polar en paro por un contrato colectivo justo
Liberan a los tres obreros de SIDOR presos por luchar
Tras paro de 24 horas Maduro anuncia apretado aumento para docentes
Se realizó el Encuentro Sindical en Valencia
DECLARACIÓN FINAL DEL ENCUENTRO SINDICAL REALIZADO EL 7 DE MARZO DE 2015 EN VALENCIA
Crónica de una jornada de lucha con los trabajadores de la empresa Mini Bruno
Por salario y contrato colectivo se organiza la lucha en la empresa Mini Bruno en Santa Cruz (Aragua)
Gobierno nacional intenta reactivar Sidor a punta de armas largas y amenazas




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil