Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Sábado 6 de diciembre de 2014

NACIONAL

La Comisión de "reducción y racionalización" del ajuste de Maduro

Por Milton D’León


Producto de baja de los ingresos tras la caída de los precios del petróleo, el Gobierno de Nicolás Maduro anunció recortes en el Presupuesto nacional para lo cual creó una Comisión para la Reducción y Racionalización del gasto público.El Gobierno es consciente de que la medida del recorte al Presupuesto, además de otras que se preparan en el camino, terminarán recayendo sobre el pueblo trabajador.

Por eso, preparara el terreno anunciando que la Comisión recién creada lo primero que hará es recortar el 20% en los gastos suntuarios del Estado y hasta incluso poner un límite en los ya altísimos salarios de los altos cargos del Estado como “medida ejemplificadora”. Poner el eje en que los ajustes "no tocarán" al pueblo no es más que una fanfarronada, más aún ponerse como "ejemplo". Una lectura atenta del decreto presidencial muestra que será sobre la clase trabajadora sobre la que recaigan los ajustes mayores.

Cuando los dólares no alcanzan

El martes 2 el presidente Nicolás Maduro aprobó recortes en el presupuesto de la nación, con la misión de “optimizar los recursos” en vista de la caída de los precios del crudo, que alcanzan “casi el 35%” según el propio Gobierno. Mientras tanto, se reunía con empresarios en el Palacio de Miraflores. “He aprobado una reducción del 20% en gastos suntuarios, improductivos, innecesarios y de otro tipo, que no afectan en nada la inversión social: misiones, grandes misiones y la vida económica del país”, sostuvo Maduro.

Si ya el año 2014 fue de fuerte crisis, que incluso muchos analistas consideran que el país se encuentra en plena recesión, el 2015 será un año de gruesos y mayores problemas económicos. El Deustche Bank ha sostenido que "Venezuela claramente es uno de los mayores perdedores con el fuerte declive de los precios del petróleo. Si el crudo Brent sigue en el nivel actual de algo arriba de 70 dólares, estimamos que Venezuela incurrirá en un déficit cambiario cercano a los 20.000 millones de dólares en 2015" según la agencia Reuters.

Incluso antes de la caída de los precios del petróleo, la economía sufre una acuciante escasez de alimentos y una de las tasas de inflación más altas del mundo. En un informe recién publicado por la CEPAL se estima que la actividad económica de Venezuela tendrá la mayor caída de la región este año, con una contracción de un 3 por ciento, mientras que vaticinó un retroceso de un 1 por ciento para 2015. Recordemos que la factura petrolera de Venezuela representa el 96 por ciento de los dólares que ingresan, siendo un país altamente dependiente de las importaciones. Además, es la fuente central de los ingentes planes sociales como las Misiones.

Es llamativo que el Banco Central de Venezuela no haya divulgado cifras sobre el desempeño de la economía desde que empezó el año, buscando esconder la crisis en que se encuentra el país. Sin embargo, no es necesario conocer este indicador para dar cuenta de que el pueblo venezolano siente tal crisis en sus ingresos. Es por esto que reina un clima propicio para que las medidas que pueda tomar el Gobierno sean de ajuste de cinturón para las masas laboriosas. Mientras, analistas de Wall Street alegan que el momento de un viraje económico que devalúe la moneda y aumente el precio de la gasolina más barata del mundo se está precipitando.

Se prepara el terreno para ajustes realmente drásticos

Por eso no hay que llamarse a engaño. Luego vendrán los “sacrificios mayores” aludiendo a que en el Gobierno dieron el "ejemplo", pero esta vez exigiéndole a la propia clase trabajadora, en primer lugar a aquella vinculada a las industrias del Estado y de la propia administración pública. No es casualidad el temor y el ambiente que empieza a reinar y que sienten los empleados de la administración pública, que lo que se trae entre mano el Gobierno, y que sobre ellos es que realmente caerá la reducción del gasto público.

No en vano, en la Gaceta Oficial donde se publica el decreto que crea la Comisión , se especifican las áreas donde se espera que se hagan los recortes. Entre otros ítems que no han sido comentados por Maduro, dice con todas las letras: “Diseñar instrumentos de evaluación y revisión de los niveles de gasto relacionados con la contratación o ingreso de empleados públicos, pudiendo proponer medidas de racionalización de dichas contrataciones o ingresos”, “Evaluar y autorizar los requerimientos de incremento de personal de la Administración Pública Nacional…”, “Proponer…instrumentos regulatorios o normativos que permitan reglar el uso racional y eficiente de los recursos públicos”. Todos aluden directamente a los empleados y otros que pueden ser encauzados en los salarios con medidas de congelamiento en los sueldos mientras la inflación sigue su curso.

Pero también sería engañarse creer que estos ajustes no se están exigiendo ya. Basta mencionar cómo se les impuso por vía de la fuerza un “convenio colectivo” a los trabajadores de la estatal Sidor, del cual incluso los propios obreros desconocen las cláusulas generales. Cualquiera dirá que hace poco anunció un aumento del salario mínimo, pero es evidente que dicho incremento no alcanza siquiera para lo básico frente a la galopante inflación en curso, y el sector de la fuerza laboral con contrato formal que es alcanzada con el aumento salarial está por abajo incluso del porcentaje del sector formal de la economía que apenas sobrepasa el 50%.

Por otra parte, veamos el tal "ejemplo" que dice dar el Gobierno. El texto dice literalmente que hay que “Generar e implementar mecanismos que permitan una reducción de, al menos, el veinte por ciento (20%) del gasto que pudiera ser calificado como superfluo o suntuario…”, es decir, afirma que el 80 por ciento del gasto suntuario continúa. Con respecto a la baladronada reducción de los altos salarios de la plana mayor del Estado solamente sentencia que se buscará “Establecer los límites máximos en las remuneraciones del personal de alto nivel de la Administración Pública Nacional…”, pero sin sostener en qué cantidad se reducen tales ingresos que ya de por sí son altísimos comparados con el salario promedio nacional. La búsqueda de tal límite no es más que una burla al pueblo, pues si en verdad quisieran dar el ejemplo, los altos funcionarios del Estado deberían devengar un salario promedio de una maestra pública de enseñanza primaria y media como se lo han reclamado sectores docentes que luchan por un salario digno del estado Lara.

Los que pagarán el ajuste

Sigue fresco en la memoria que cuando el país entró en recesión en el bienio 2009-2010 también por la caída del petróleo en el marco de la crisis económica mundial, el entonces Presidente Chávez anunció también que se reducirían los gastos suntuarios del Estado y los altos salarios, luego de lo cual vino el congelamiento salarial generalizado en toda la administración pública y las industrias del Estado, decretando incluso que todo contrato colectivo tenía que pasar por la Vicepresidencia de la República, llegó el aumento del IVA, las Misiones llegaron a su techo, entre otras medidas. Y esto que la crisis en ese entonces no encontró al país en los niveles de la crisis económica actual.

El Gobierno viene creando "Consejos Presidenciales" de la Clase Obrera, de los Campesinos, con sindicatos y organizaciones del campo afines al oficialismo, para continuar buscando la cooptación de dichas organizaciones, tal como ha hecho prácticamente con la estatización de los movimientos del sector popular con la creación de los Consejos Comunales. Busca avanzar en este sentido para facilitarle el terreno con las medidas que vendrán y busca crear correas de transmisión mediante las burocracias sindicales y de las organizaciones campesinas para que le allanen el camino. Difícil será para el gobierno de Maduro hacer creer que no será el pueblo trabajador quien pague las medidas que se preparan. En este marco la clase trabajadora venezolana debe avanzar en organizarse de manera independiente del Estado, el Gobierno, y todos los partidos patronales.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil