Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Lunes 23 de febrero de 2015

NACIONAL

La crisis en Venezuela y la mediación incierta de Unasur

Por Milton D’León


Aunque sin movilizaciones ni concentraciones en las calles, la tensión política continúa en el país tras el arresto del alcalde opositor derechista Antonio Ledezma el jueves de la semana pasada. A la tensión interna se sumó la repercusión internacional que ha tomado más fuerza en estos días, no solo por la cobertura periodística, sino también por declaraciones de un gran abanico de partidos políticos, en su mayoría del espectro del derechismo ya sea de los que están en funciones de gobierno como los que se encuentran en oposición en sus países.

El Gobierno de Maduro estaría buscando tensionar más

La fustigación interna por parte de Maduro continuó durante un acto este lunes por la noche cuando aseveró que tratará con “mano de hierro” a quienes estén “conspirando” contra su Gobierno, reiterando que se “acabó la doble banda”, en referencia al denunciado “intento de golpe de Estado” del que culpa a la oposición. Mientras tanto, diputados chavistas están queriendo ir por más, y el lunes por la mañana oficialistas integrantes de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional señalaron que solicitarán al Ministerio Público una investigación contra el diputado de Primero Justicia (PJ), Julio Borges, buscando allanar el camino para el retiro de la inmunidad parlamentaria para avanzar en sus políticas. Es de recordar que el alcalde del municipio Libertador del Distrito Capital, Jorge Rodríguez, dijo que el diputado a la Asamblea Nacional (AN) Julio Borges fue señalado como implicado en el “intento de golpe de Estado” denunciado por el Gobierno nacional.

El Gobierno de Maduro continúa con la tesis del golpe de Estado, y es en este marco que se rige su ofensiva contra los políticos de la oposición, pero aunque si bien Antonio Ledezma, como también Julio Borges, tienen antecedentes de golpismo en otros momentos políticos, hasta el día de hoy no se han hecho públicas el conjunto de pruebas que Maduro dice sostener, y que ha prometido que lo hará en cadena nacional. Es por eso que surge con fuerza también la idea de que la actual política del gobierno busca tensionar al máximo la situación nacional, para armar toda la cantinela de golpe de Estado con el objetivo de montar una cortina de humo para cubrir la severa crisis económica que golpea al pueblo venezolano. En el actual contexto de la situación traumática que vive el país, ninguna de estas variantes se puede descartar.

Continúan las declaraciones cruzadas con Washington

Las declaraciones cruzadas entre el Gobierno y la oposición de derecha aumentan en intensidad, y no parece que vayan a cesar, al mismo tiempo que siguen tomando cuerpo las confrontaciones entre Maduro y el gobierno de Estados Unidos.

En un acto televisado al comenzar la noche de este lunes, Maduro increpó directamente al presidente estadounidense, reclamándole que “ordene el caos que tiene usted en la política hacia Venezuela, tome las riendas e imponga criterios de respeto a la República Bolivariana de Venezuela, porque no vamos a aceptar más injerencia de su gobierno ni más abuso de su Embajada”, pero al mismo tiempo señalaba que quiere “las mejores relaciones de respeto con Estados Unidos”.

Maduro respondía a las declaraciones del gobierno norteamericano del lunes por la tarde cuando el Departamento de Estado insistiera en rechazar las denuncias de Venezuela sobre el papel de Washington en el supuesto golpe de Estado, tildándolas de “ridículas”. El gobierno norteamericano sostenía, vía su vocera Jen Psaki que “El gobierno de Venezuela debe afrontar la grave situación que enfrenta”, agregando que debe “dejar de culpar a Estados Unidos y otros miembros de la comunidad internacional por los eventos dentro de Venezuela”, y declinando informar sobre los movimientos de Estados Unidos con otros países con relación a la situación interna del país. Pero fundamentalmente respondía a las declaraciones dadas el viernes pasado por el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, quien en completa clave injerencista había declarado que "el Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado están controlando de cerca esta situación y consideran las herramientas que puedan estar disponibles para encausar al Gobierno de Venezuela en la dirección hacia la que ellos creen que debería dirigirse". Estados Unidos “no tiene moral para encauzar a nadie” respondía también Maduro.

Es de recordar que el pasado 12 de febrero Maduro informó que había desmontado un “atentado golpista” liderado por militares del componente aviación y políticos prominentes en el país, como María Corina Machado y Antonio Ledezma -este último hoy preso por su presunta participación en esta trama golpista-, que era impulsado por el eje Madrid-Bogotá-Washington según ha declarado el Gobierno. Aunque tanto el gobierno colombiano como el de EE.UU. han negado dichas acusaciones.

El papel incierto de la Unasur

Por su parte la Unasur ha empezado a mover sus fichas preparando una reunión para tratar la situación del país. Uruguay, que ejerce la presidencia pro témpore de la Unión, señaló en un comunicado que "está realizando todas las gestiones necesarias" para reunirse con el presidente Maduro, y continuará "evaluando la evolución de los hechos". Según fue conocido este domingo, el gobierno uruguayo está realizando "todas las gestiones necesarias" para que la comisión integrada por los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador viaje a la brevedad a Caracas para reunirse con el gobierno nacional.

Por su parte el secretario general de Unasur Ernesto Samper, en una entrevista al diario El Tiempo de Colombia había declarado que “Para mí es claro que el telón de fondo de esta crisis es la situación económica que puede afectar e, incluso, llegar a comprometer la estabilidad democrática de Venezuela”. El futuro gobierno del electo Tabaré Vázquez, que asumirá la presidencia de Uruguay el próximo domingo, ya anticipó que mantendrá ese día y el lunes siguiente reuniones bilaterales con los representantes de los gobiernos de EE.UU., Cuba y Venezuela que acudirán a su investidura, donde es más que una obviedad que el tema de la situación que se vive en el país será el tema de fondo.

Sectores de la derecha dura del país han anticipado la poca disposición a un eventual diálogo en el marco de la Unasur. Así lo ha hecho manifiesto María Corina Machado cuando se refirió en la mañana de este lunes al llamado al diálogo en Venezuela hecho por este organismo multilateral: “Cualquier aproximación a abordar la situación política con presencia internacional parte, en primer lugar, de la liberación de todos los presos políticos. No puede plantearse diálogo alguno, mientras estén presos”. Y Ledezma, en una carta hecha pública en horas del mediodía que enviara desde el lugar de reclusión, afirma que pide a la MUD discutir la tesis constitucional de solicitar la renuncia de Maduro. Así que aún es incierto el papel que pueda cumplir la Unasur en la actual situación, y la oposición de derecha lo que exige es la intervención de la OEA donde considera que puede tener más eco.

El pueblo trabajador debe apostar a una salida independiente

Mientras esta situación continúa su curso, con crisis económica de fondo reinante que la sufre el pueblo, se mantiene una dinámica abierta del momento político nacional donde lo que se vive en el país puede tomar cursos inesperados. En el marco de todo esto los trabajadores y el conjunto de los sectores explotados, deben apostar a una salida independiente en función de sus propios intereses de clase, independiente tanto del gobierno como de la oposición, pues en ningún lugar está escrito que la crisis que vive el chavismo termine siendo capitalizado por la derecha. En esta perspectiva es que el pueblo trabajador debe apuntar su política si no quiere que todos los problemas, fundamentalmente los generados por la crisis económica, les sean descargados sobre sus espaldas.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil