Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 29 de septiembre de 2011

NI RESOLUCIONES DE LA ONU NI NEGOCIACIONES AUSPICIADAS POR EL IMPERIALISMO

La liberación palestina sólo se conseguirá con la lucha

Por Claudia Cinatti


El pasado 23 de septiembre Mahmud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, finalmente presentó su solicitud para que la ONU reconozca a Palestina como el estado 194. Su discurso frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que recordó los 63 años de sufrimiento del pueblo palestino y pidió el reconocimiento de un estado en los territorios ocupados luego de la guerra de los seis días de 1967, fue aplaudido de pie por los representantes de la mayoría de los países a excepción ,claro está, de EE.UU., las potencias de la UE y el Estado de Israel. Mientras esto ocurría en Nueva York, gran parte de la población palestina en Cisjordania salía a las calles a festejar lo que consideró una suerte de reparación frente a la opresión cotidiana a la que está sometida.

Los principales medios y analistas han creado el sentido común de que la presentación de Abbas en la ONU implica un cambio radical con respecto a su posición sumisa y servil con los intereses norteamericanos e israelíes.

Refuerzan esta visión con el hecho de que las semanas previas a la Asamblea, funcionarios y enviados de alto nivel de las potencias imperialistas, entre ellos el ex primer ministro británico Tony Blair, ejercieron una fuerte presión para que Abbas no presentara la solicitud de reconocimiento del estado palestino. Estas presiones incluyeron amenazas por parte del Congreso norteamericano de suspender la ayuda financiera de 470 millones de dólares que anualmente le da a la Autoridad Palestina.

Pero, más allá de los discursos y los gestos, la maniobra diplomática de Abbas no está al servicio de relanzar la lucha del pueblo palestino por su autodeterminación nacional, en el marco de la “primavera árabe”, sino de forzar a EE.UU. , a las potencias europeas y al Estado de Israel a retomar las negociaciones y recomponer su liderazgo y el de Al Fatah, la dirección nacionalista burguesa tradicional del movimiento palestino, profundamente desprestigiada por su política colaboracionista con el estado sionista y el imperialismo.

El gobierno de Obama ya anunció que usará su poder de veto en el Consejo de Seguridad en caso de que la propuesta obtenga 9 de los 15 votos requeridos para su aprobación. Pero probablemente esto no sea necesario. La comisión encargada de analizar el tema puede tomarse meses antes de pronunciarse, mientras stados Unidos, Gran Bretaña y Francia utilizarán todos los medios disponibles para asegurarse que la propuesta palestina no obtenga los votos necesarios. Sabiendo que el pedido va a ser rechazado, la política de Abbas se reduciría a aceptar un eventual reconocimiento simbólico en la Asamblea General (de la que más de 130 países ya reconocen por su cuenta al estado palestino) lo que le daría un estatus de miembro observador, similar al que tiene el Vaticano.

Una vez pasado el momento de euforia, queda claro que la política de Abbas de recurrir a las Naciones Unidas no ofrece ninguna salida progresiva al pueblo palestino. Todo lo que consiguió hasta ahora es una declaración del llamado Cuarteto (compuesto por EE.UU. , la Unión Europea, la ONU y Rusia), que establece un cronograma para retomar las negociaciones bilaterales “sin precondiciones”, lo que implica rechazar la demanda palestina mínima de que el Estado de Israel detenga la construcción de viviendas para colonos en los territorios ocupados.

El gobierno israelí del derechista Netanyahu, que busca usar el conflicto palestino para mantener la unidad nacional, amenazada por una crisis social sin precedentes, no solo rechazó la propuesta del Cuarteto sino que además anunció la construcción de otras 1.100 viviendas en el asentamiento implantado en la zona árabe de Jerusalén.

La cuestión palestina, la “primavera árabe” y la decadencia imperialista

Independientemente de la estrategia reaccionaria de Abbas, la discusión de la cuestión palestina dejó expuesta la decadencia hegemónica del imperialismo norteamericano y el aislamiento internacional que sufre el Estado de Israel, sobre todo desde la asunción de la alianza de extrema derecha encabezada por Netanyahu y Avigdor Lieberman, un colono furiosamente antiárabe.

El discurso de Obama, pleno de hipocresías para justificar su alianza incondicional con el Estado sionista, y pensando en conservar el voto del lobby sionista norteamericano, no recibió ni un aplauso.

La defensa incondicional de Israel y del gobierno de Netanyahu que hizo Obama, recreando la historia oficial sionista de que Israel “es un pequeño estado” amenazado por sus vecinos árabes y no un enclave racista que tiene armamento nuclear provisto por EE.UU., hizo caer aún más la popularidad del presidente norteamericano en el mundo árabe. Según una encuesta publicada en los principales medios, su tasa de aprobación alcanza apenas el 10%, más baja incluso que la de Bush en su segundo mandato.

Esta situación de pérdida de influencia norteamericana, en gran medida, es consecuencia de los levantamientos en el mundo árabe que están poniendo en cuestión el orden regional con que el imperialismo y sus aliados vienen dominando la región en las últimas décadas, lo que se combina con la crisis capitalista y el acelerado desgaste interno del gobierno de Obama.

La caída de Mubarak en Egipto significó un golpe para la estrategia norteamericana. No solo fue junto con Jordania el único país árabe que había firmado la paz con el estado de Israel, sino que cumplía un papel central para mantener las condiciones de sumisión del pueblo palestino. Entre otros servicios el régimen de Mubarak garantizaba el bloqueo a la Franja de Gaza, sostenía a la Autoridad Palestina y colaboraba estrechamente con la seguridad del Estado de Israel.

A esto se suma el deterioro de las relaciones entre Israel y Turquía, un aliado histórico del estado sionista que además es miembro de la OTAN. La crisis entre ambos países comenzó en mayo de 2010, luego de que el estado israelí asesinara a nueve ciudadanos turcos que participaban de la flotilla de ayuda humanitaria a Gaza y fue escalando hasta que el mes pasado el gobierno turco expulsó al embajador israelí y degradó sus relaciones diplomáticas. Esto responde a la nueva ubicación que quiere lograr el gobierno de R. Erdogan que ve la posibilidad de aumentar la influencia de su país en el mundo musulmán, persiguiendo una línea más independiente comparada con su ubicación histórica como aliado incondicional de EE.UU.

Con la intervención de la OTAN en Libia, EE.UU., Francia y Gran Bretaña buscan revertir esta situación, relegitimarse luego de haber sostenido a dictaduras brutales y garantizar el surgimiento de regímenes clientes que garanticen sus intereses económicos y geopolíticos.

Aunque uno de los límites de la “primavera árabe” es que no ha levantado las banderas de la lucha antiimperialista y contra el estado sionista, la toma de la embajada de Israel en Egipto de hace unas semanas muestra que están dadas las condiciones para que se abra otra dinámica.

Una jugada peligrosa de Abbas para legitimarse

Con su presentación en la ONU la fracción de Abbas se ha fortalecido frente a variantes más radicales como el movimiento islámico Hamas que sigue cercado en la Franja de Gaza, transformado en un campo de concentración a cielo abierto para más de un millón y medio de palestinos.

Indudablemente la Autoridad Palestina dirigida por Al Fatah intentará capitalizar este momento y legitimar al gobierno que encabeza en Cisjordania, dirigido por reconocidos colaboradores de occidente y el estado sionista. Este gobierno fue formado con la ayuda de EE.UU. , la Unión Europea, Egipto e Israel, entre otros, luego de que fracasara el intento de golpe para derrocar al primer ministro de Hamas electo en 2006.

La dirección oficial de Hamas en Gaza se ha opuesto discretamente a la presentación de Abbas en la ONU, aunque sin repudiarla, y aclarando que aceptarían la constitución de un estado palestino aunque sea en partes del territorio histórico, una manera de admitir sin decirlo que también han aceptado la existencia del estado de Israel.

La jugada de Abbas tiene también el objetivo de desviar la movilización que, alentada por los levantamientos árabes, había resurgido en los territorios ocupados y en los campamentos de refugiados, y llevar todo al terreno de la diplomacia, donde tiene más posibilidades de mantener el control.

Sin embargo las expectativas generadas por la Autoridad Palestina más temprano que tarde pueden volverse en su contra, cuando quede claro que por la vía de las Naciones Unidas y la negociación con Israel, en el mejor de los casos, legalizará la existencia de un miniestado palestino sin continuidad territorial, custodiado por el ejército israelí y sin derecho al retorno para los refugiados, y las movilizaciones de apoyo se transformen en levantamientos contra la ocupación sionista y sus cómplices locales.


La iniciativa de Abbas deja afuera a millones de palestinos

Por Miguel Raider

Los socialistas revolucionarios defendemos las legítimas aspiraciones del pueblo palestino a tener su propio Estado así como su derecho a denunciar sus condiciones de opresión y a sus opresores en cuanta tribuna considere conveniente. Sin embargo, nos oponemos a la propuesta de Mahmoud Abbas presentada en la 66º Asamblea de la ONU para crear un Estado palestino en la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental como ciudad capital.

El presidente de la Autoridad Palestina puso en consideración la construcción de un Estado en apenas el 20% de la Palestina histórica, una iniciativa que legitima la Nakba, la catástrofe nacional palestina de 1948 que se inició con la fundación del Estado de Israel sobre la base de la limpieza étnica del pueblo palestino. Los sionistas destruyeron 531 aldeas y once barrios y expulsaron 1 millón de palestinos de sus tierras originarias. Los 150.000 que quedaron indemnes fueron acorralados en Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental. Pero en junio de 1967, tras la Guerra de los Seis Días, las tropas israelíes ocuparon militarmente estos territorios y arrebataron la península del Sinaí a Egipto y los Altos del Golán a Siria. El trazado de un Estado en Gaza y Cisjordania, dos pequeñas porciones de tierra sin unidad territorial, sin soberanía sobre las fronteras y sin control del agua y la energía, monopolizados por el Estado judío, resulta una utopía reaccionaria. Con medio millón de colonos armados hasta los dientes y decenas de asentamientos y chekpoints militares establecidos en Cisjordania, el Estado palestino no sería más que un fantoche. Por otro lado, la propuesta es antidemocrática pues ignora el derecho de retorno de 7,5 millones de palestinos dispersos en la diáspora, 6 millones de los cuales residen hacinados en campos de refugiados. El affaire Wikileaks reveló la entrega de ese reclamo bajo la forma de un regreso “simbólico” de no más de 25.000 palestinos. Con toda razón denuncia este aspecto la comunidad palestina de residentes en EE.UU. Esta demanda socavaría el equilibrio demográfico que garantiza la opresión nacional de la mayoría judía sobre la minoría palestina.

Asimismo, esta iniciativa deja librados a su suerte a 1,5 millones de “árabes israelíes”, ciudadanos de segunda categoría, víctimas del racismo y los mayores bolsones de pobreza.

De hecho, Abbas ratifica la capitulación histórica de 1993 con los Acuerdos de Oslo, cuando Yasser Arafat reconoció la existencia del Estado de Israel (ya efectuada en 1988 en la Conferencia de Argel), así como la creación a futuro de un Estado palestino a costa de sacrificar las demandas democráticas más elementales, como se comprobó al estallar la 2º Intifada por naufragar el derecho de retorno. Lugarteniente de Arafat, Abbas heredó la Autoridad Palestina, esa institución hija de los Acuerdos de Oslo, mediante la cual el Estado judío confería la administración civil de un tercio de los territorios palestinos, corrompiendo a los cuadros de Al Fatah. Abbas pasó a ser un amigo financiado por las arcas israelíes y norteamericanas con las que sostiene un aparato burocrático y clientelar de 150.000 empleados públicos.

Colaboracionista todo terreno, Abbas impulsó el bloqueo contra Gaza en 2007, una vez que fracasara su intentona de golpe de mano, movilizando a sus milicias contra Hamas, que había resultado electo democráticamente en 2006.

Ni negociaciones bilaterales ni la ONU

Las ilusiones abiertas tras los Acuerdos de Oslo se desvanecieron rápidamente pues el régimen colonial siguió inalterable. Los colonos aumentaron de 200.000 a medio millón, ocupando más de la mitad de Cisjordania. En 2004 fue construido el Muro del Apartheid, separando barrios y aldeas palestinas y acaparando las tierras más fértiles para dominio hebreo. A fines de 2008, el ejército israelí lanzó la Operación Plomo Fundido sobre Gaza, asesinando a más de 1400 palestinos. Restablecer las negociaciones bilaterales con el Estado de Israel sería continuar este curso. Sin embargo, la ONU no significa ninguna alternativa: EE.UU. ya adelantó que vetaría la iniciativa de Abbas desde su asiento en el Consejo de Seguridad. Durante 63 años la ONU emitió resoluciones que denunciaban los padecimientos de los refugiados palestinos sin ningún efecto práctico. ¡Acaso en noviembre de 1947 no burló la voluntad soberana de las masas, dirimiendo arbitrariamente en su contra con la Resolución de Partición de Palestina, otorgando encima más de la mitad del territorio a los judíos que no llegaban a un tercio de la población!

El derecho a la autodeterminación nacional del pueblo palestino y las aspiraciones de paz entre árabes y judíos son incompatibles con un régimen colonial y racista apoyado en un ejército de ocupación en guerra permanente contra los pueblos árabes, en función de los intereses del imperialismo norteamericano. Sólo un Estado obrero y socialista trazado en toda la superficie de la Palestina histórica y edificado sobre el desmantelamiento del Estado sionista, puede garantizar la libertad de culto y hacer efectivas las demandas democráticas del pueblo palestino. Este rumbo sólo puede provenir de la movilización revolucionaria del pueblo palestino junto a los pueblos árabes que protagonizan la Primavera Arabe, luchando contra las burguesías árabes reaccionarias, el Estado de Israel y el imperialismo.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Internacional
Argentina / El Frente de Izquierda a una semana de la historia
Francisco en Cuba sella su alianza restauradora con el gobierno
Cinismo imperialista: EE.UU. retira a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo
Finalizó la Cumbre de Panamá: se abrió un nuevo “diálogo americano”
Una agresión del imperialismo británico
Grecia / La Troika impuso sus condiciones a Syriza
Con los trabajadores y el pueblo griego: Por la anulación de la deuda y contra los planes de austeridad
México: El Gobierno y los empresarios mexicanos cierran filas contra Ayotzinapa
Grecia/ Ante las elecciones del 25 de enero: con los trabajadores y el pueblo griego, contra los capitalistas y la Troika
Después de las masivas movilizaciones en París y toda Francia: UN FUERTE BALÓN DE OXÍGENO PARA HOLLANDE




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil