Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / HECHOS Y REALIDADES

Lunes 25 de julio de 2011

LA MISERIA DE LO POSIBLE

La “redistribución de las riquezas” y la “inclusión social” 12 años después

Por Redacción


Aquí tenemos la población clasificada en quintiles, es decir, en cinco partes de menor a mayor. Vemos que un año antes de que llegara Chávez al gobierno, el 20% más rico de la población se quedaba con más de la mitad de los ingresos nacionales, y en conjunto con el 20% que le antecede (quintil 4), se llevaban el 74,5%, es decir, el 40% de la población se quedaba con tres cuartas partes de los ingresos. En 12 años de gobierno de Chávez, contando con gran apoyo y movilización de masas, y con muchos años de altos precios petroleros, la supuesta “revolución” no ha podido sino modificar apenas en un poco está “distribución de las riquezas” propia de esta sociedad de explotación. Así, el 40% más rico de la población se queda con el 68% de los ingresos. A su vez, al 20% más pobre le tocaba apenas un 4,1% del ingreso en 1998, 12 años después le toca un miserable 5,7%. Sumando los quintiles 1 y 2 tenemos que el 40% más pobre captaba en 1998 un 13% de los ingresos nacionales, y ahora le toca un mísero 17%.

Al llegar Chávez al gobierno, 29% de los hogares eran pobres en el sentido que no tenían satisfechas las necesidades elementales, de ese sector, un 10% estaba en pobreza extrema, luego de 12 años de gobierno supuestamente “anticapitalista”, un 24% de los hogares sigue siendo pobre por esa razón, y de esos, un 8% en pobreza extrema. Estamos hablando de una cuarta parte de la población en pobreza, 1.595.036 hogares aproximadamente, de los cuales, 522.629 en pobreza extrema: eso implica que hay unas 7 millones de personas en pobreza, de las cuales, poco más de 2 millones en pobreza extrema.

Además de la “medición” de la pobreza de acuerdo a Necesidades Básicas Insatisfechas (pobreza por NBI), las instituciones oficiales también la miden de acuerdo a Línea de Ingreso (pobreza por LI), es decir, quienes sus ingresos son inferiores a la Canasta Básica Alimentaria. Aquellos que combinan ambas características son catalogados en situación de pobreza crónica. Así, mientras siguen en pie los negocios de los empresarios y banqueros, tanto nacionales como extranjeros, y mientras la burguesía y las clases medias se dan una vida ostentosa, en el país tenemos casi 800 mil hogares en pobreza crónica, aproximadamente 3 millones y medio de personas.

Estas pocas cifras, calculadas por el propio gobierno, no solo muestran que el gobierno miente descaradamente cuando dice que está haciendo una “revolución” o que está “construyendo el socialismo”, sino que ilustran lo miserable de la “redistribución de las riquezas” y la “inclusión social” que el nacionalismo burgués le ofrece a la clase obrera y el conjunto del pueblo pobre. ¡Y muchos supuestos “revolucionarios” quieren convencernos a los explotados de que no podemos aspirar a mucho más, que esto es “lo posible”! ¡Lo que es realmente posible, y necesario, es expropiar a los expropiadores, es decir, hacer la revolución obrera y socialista que arranque de manos de los capitalistas los medios de producción y de vida, como único camino real para acabar con la explotación y la pobreza!





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Nacional
Gobierno nacional y empresa rusa buscan encarcelar a dirigentes obreros por hacer huelga
CASO MITSUBISHI




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil