Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / MOVIMIENTO OBRERO

Domingo 24 de julio de 2011

MOVIMIENTO OBRERO

Las luchas salariales en curso y la política de la burocracia sindical

Por Milton D’León


A nivel nacional se viene expresando una importante oleada de luchas por recomposición salarial, catalizadas por la depresión de los salarios y el retraso –o incumplimiento– de la firma de los convenios colectivos, en medio de una fuerte inflación que acrecienta el alto costo de la vida, golpeando cada día más el bolsillo de los trabajadores y las trabajadoras. Hay una fuerte caída del salario real, acrecentado por los planes del gobierno de Chávez que durante mucho tiempo vino teniendo la política de contención salarial, bajo la lógica perversa capitalista clásica de que al reprimir el salario se contiene la inflación. El gobierno, en lugar de reprimir las grandes ganancias del empresariado, tanto el ligado a la oposición como el que ha surgido al calor de sus políticas económicas decidió afectar el ya miserable salario de las familias obreras, populares y campesinas. Recuérdese que en todas las empresas que están bajo la órbita estatal, y no solo la administración pública, se paralizaron las firmas de contratos colectivos, incluso, bajo el dictamen presidencial de que ningún ministerio ni ninguna empresa estatal estaban autorizados a firmar convenios y tenían que pasar obligatoriamente por la Vicepresidencia de la República e incluso esperar la aprobación directa del propio Chávez. El empresariado privado vio en esta política incentivada desde el alto gobierno un aliciente para hacer lo propio, pues se trataba de una política de contención salarial generalizada.

Los aumentos salariales de este año buscando calmar los ánimos, y ayudado por el importante aumento de los precio del petróleo, terminaron siendo una burla al pueblo trabajador, y no lograron frenar todas las luchas en curso, ya que no solo no cubrían los aumentos de la inflación acumulada, sino que la disparada en los precios de alimentos, transporte, vestuario, etc., que se ha desatado, prácticamente ha absorbido los magros incrementos. El proceso de conflictividad obrera se mantuvo. El dinamismo en el seno del movimiento obrero ha pasado a ser un elemento más destacado de la realidad nacional, en medio de una recomposición social (crecimiento del número de asalariados) al calor del crecimiento económico que vivió el país en el ciclo económico pasado, y que se mantiene a pesar de la recesión económica que se mantuvo durante varios trimestres.

Característica ha sido la onda expansiva de luchas en Guayana, de altísima concentración obrera, que se ha venido combinando con la criminalización de las luchas por parte del gobierno así como también el uso de bandas armadas sindicales incentivadas desde el PSUV para mantener el control de los sindicatos, con el saldo trágico de un obrero ferrominero asesinado durante una asamblea. Pero se extendieron también en el movimiento obrero del sector privado, con importantes huelgas como la que protagonizaron los trabajadores de la Heinz y la Polar en la pelea por el convenio colectivo, para mencionar las luchas más emblemáticas. También ha sido en el sector de los empleados y obreros universitarios de todo el país donde tras la farsa del aumento del 40% en base al salario del 2008, se desató un descontento que incluso obligó a la propia burocracias sindicales, la mayoría ligados al gobierno, a tener que retomar la lucha, luego de prácticamente haberla entregado en mesas de negociación donde desmovilizaron a los trabajadores por el compromiso adquirido con el gobierno de desmontar los procesos de lucha en curso. Los trabajadores también salen a luchar contra los atropellos laborales, como es la pelea que empiezan a desarrollar en los Altos Mirandinos exigiendo la destitución de los Inspectores Laborales que viven en contubernio con el empresariado (ver artículo en esta edición).

Las burocracias sindicales atadas al gobierno o la oposición intentan bloquear nuestras luchas

Los trabajadores y trabajadoras debemos desarrollar nuestras luchas desde una perspectiva de clase y de independencia política, sin subordinarnos ni al proyecto nacionalista burgués del gobierno nacional ni al de la oposición empresarial de la MUD. Pero esto es precisamente lo que hacen las burocracias sindicales, cada cual quiere llevar las luchas de acuerdo a los intereses políticos del gobierno o de la oposición.
Basta recordar sino la marchas desarrolladas en Guayana, y en el propio día internacional de los trabajadores. En la convocada por los sindicatos chavistas (FBT y UNT), llamando al apoyo del gobierno y su proyecto nacionalista burgués, poniendo a los trabajadores a marchar junto a personeros del gobierno como los diputados José Ramón Rivero (ex ministro del Trabajo), Aristóbulo Istúriz (primer vice-presidente de la AN), Cilia Flores (ex presidenta de la AN), Ángel Marcano, el ministro de Exteriores Nicolás Maduro y el gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, es decir, junto a los responsables de políticas económicas patronales y de la criminalización de la protesta obrera. En la llamada por FADESS, la burocracia sindical pone al frente de la movilización de los trabajadores a diputados del bloque opositor de la MUD como María Corina Machado, Leopoldo López, Miguel Ángel Rodríguez, Hiram Gaviria, Eduardo Gómez Sigala, Andrés Velásquez, Américo De Grazia, es decir, junto a quienes representan los más rancios intereses de los capitalistas privados, terratenientes y el imperialismo yanqui.

Pero lo peor de todo es que organizaciones que se reclaman de la clase trabajadora y hasta se reivindican revolucionarias, hacen parte de estas políticas. Así han venido teniendo una participación activa sectores sindicales como el representado por Stalin Pérez Borges y su agrupamiento Marea Socialista –corriente interna en el PSUV, que ha venido apoyando las políticas del gobierno y, según sus palabas, criticando aquellas que en el campo laboral afectan a los trabajadores. En las marchas convocadas bajo el autodenominado FADESS, participan activamente dirigentes sindicales y políticos del agrupamiento USI de Orlando Chirino, ligándose con agentes políticos de la oposición burguesa entre el movimiento sindical y marchando también con sus propios representantes políticos, como Leopoldo López y Corina Machado.

Tanto la política de la USI como la de Marea Socialista bloquea una posible dinámica de irrupción de la clase obrera de manera independiente en el terreno social y político nacional. Naturalizando entre los trabajadores el hecho de marchar con semejantes personeros de las clases dominantes, inculcando más confusión, e impidiendo que la clase obrera se saque de encima el pesado lastre de movilizarse y confiar en uno u otro bando burgués, en lugar de confiar sólo en sus propias fuerzas y métodos de lucha y desarrollar una política propia como clase.

Si en verdad estas corrientes dicen luchar por la causa de los trabajadores deben romper con estas políticas de subordinación a los proyectos patronales, e impulsar una política verdaderamente independiente. Atados a las políticas del gobierno o siendo furgón de cola del sindicalismo de la derecha, no hay para los trabajadores perspectiva de triunfos verdaderos y de gran alcance. La verdadera independencia como clase social trabajadora y explotada vendrá de la mano de luchar unidos con nuestros propios métodos, con total independencia política frente al Estado, el gobierno, los empresarios y los partidos políticos patronales como el PSUV y los de la MUD. Nuestro camino debe ser hacer ver la verdadera y principal polarización de esta sociedad: entre explotadores y explotados, entre patrones y trabajadores, entre los que enriquecen o se aprovechan del trabajo ajeno y los que solo vivimos de alquilar nuestra fuerza de trabajo. Ese camino solo vendrá de la mano de confiar únicamente en nuestras propias y métodos de lucha, luchando por una verdadera independencia política de la clase obrera, avanzando en la coordinación y centralización de las luchas en curso con un programa para vencer.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Movimiento Obrero
¿María Corina y Leopoldo López con la clase obrera?
Represión Policial y uso de bandas civiles armadas en la UCV-Núcleo Maracay
Trabajadores universitarios rechazan con acciones de protestas las políticas salariales del gobierno nacional
Hacia un Primer encuentro regional de trabajadores en lucha
NO A LOS DESPIDOS en Ferrominera




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil