Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 18 de febrero de 2016

TRAS ACUERDO CON SECTORES EMPRESARIALES

Maduro aumenta la gasolina y devalúa la moneda

Por Milton D’León


Antes del anuncio el presidente Maduro había llegado a un acuerdo con empresarios como Luis Van Dam, presidente de Vhicoa, Alberto Vollmer, presidente de Ron Santa Teresa y Oswaldo Cisneros, del área de telecomunicaciones (Digitel), entre otros, en el llamado “Consejo Nacional de Economía Productiva”.

Maduro empezó anunciando que sus medidas alcanzarían seis aspectos: “Alimentación y distribución de los alimentos”, “Sistemas de fijación de precios”, “Nuevo esquema de precios de la gasolina”, “Nuevo sistema de creación captación inversión y captación de las divisas del país”, “Plan reforzado de empleo y protección de las pensiones” y “Revolución tributaria para continuar generando las riquezas del país”. Pero donde estaba puesta toda la atención era sobre la cuestión del aumento de los combustibles y el nuevo sistema cambiario.

Por eso Maduro demoró en anunciar dichas medidas, dedicándole horas a temas de la situación política y la economía del país pero sin ir directo a los anuncios que se esperaban, que al final llegada la noche terminó comunicándolos. De esta manera, en cuanto al aumento de la gasolina por primera vez en casi dos décadas, Maduro precisó que entrarán en vigencia el viernes los nuevos precios. La gasolina de 95 octanos se incrementará en 62 veces para pasar a costar 6 bolívares el litro desde los 0,097 bolívares actuales; la gasolina de 91 octanos subirá de 0,07 bolívares por litro a 1 bolívar. Es de aclarar que la mayoría de los autos particulares y gran parte del transporte público urbano utiliza el combustible de 95 octanos.

Para disminuir el impacto, la argumentación de Maduro es que los recursos a obtener con “los nuevos precios de la gasolina irán al Fondo Nacional de Misiones, Grandes Misiones y Micro Misiones” y que “el 30 por ciento de la recaudación total irá dirigido directamente a la Misión Transporte”. Pero solo a manera de ejemplo, si antes una persona con un auto por necesidades de trabajo llenaba un tanque de 42 litros unas 7 u 8 veces al mes, pagaba 33,6 bolívares mensuales ahora pasará a pagar 2 mil bolívares.

En cuando al sistema cambiario declaró que el viejo sistema de control de cambio no iba más, que “estaba agotado” y “que había funcionado hasta el 2013”, refiriéndose al implementado por Chávez. Todo esto mientras declaraba que el llamado “nuevo sistema de creación, captación, inversión y administración de divisas tiene cinco componentes vitales”: “El Plan Nacional de Divisas adaptado a la realidad, Defensa del ingreso petrolero, Nuevas exportaciones e ingresos en divisas, Atracción de inversiones en dólares y el Sistema de cambio”. Un “sistema” que en verdad no tiene mucho sustento.

Por eso, lo esperado no era toda esa perorata, sino en vedad cuál iba a ser el nuevo tipo de cambio. Maduro anunció una “simplificación” de dicho sistema, que ahora pasará a manejarse bajo dos bandas: una “protegida” y otra en un “sistema complementario flotante”. En cuanto al llamado cambio “protegido”, declaró que el sistema de liquidación de dólares a 6,30 bolívares pasa a 10 bolívares (una devaluación del 37%), “para los sectores salud, medicinas, alimentación, misiones y grandes misiones y áreas vitales de insumos básicos”, que arranca a partir de este jueves 18 de febrero. Mientras que el viejo Sistema Marginal de Divisas (Simadi) pasa a ser un Sistema Complementario Flotante a lo que indique el mercado, cuya tasa inicial será la actualmente definida en el sistema Simadi, que hoy se cotizaba a Bs. 202,94 por dólar. Así, el nuevo régimen cambiario pasa de tres a dos tasas de cambio, al eliminar la de 13,5 bolívares por dólar, que se usaba para algunas materias primas e insumos industriales, pero la tasa del Sistema Complementario Flotante es la que regirá realmente parte del grueso de la economía del país y de aquí vendrá el gran impacto en el bolsillo de los trabajadores y el pueblo.

Adicionalmente, como parte de las medidas para buscar capear la crisis económica, Maduro anunció un alza de los precios controlados para un centenar de servicios y productos fundamentales, aunque sin enumerarlos. "Hay que establecer los nuevos precios en base a los costos reales", dijo Maduro luego de sostener que había productos cuyos precios estaban "desfasados". Es decir, otro golpe más al pueblo, concediéndoles a los empresarios lo que han venido exigiendo.

No faltaron las llamadas medidas “compensatorias” al anunciar el primer aumento de salario mínimo del año con un aumento del 20%, informando que pasó de 9 mil 649 a 11 mil 578 bolívares. Igualmente, el cesta ticket pasó de 6 mil 750 a 13 mil 275 bolívares. Además de aprobar 190 mil millones de bolívares para lo que llamó “obras públicas y generación de empleos de calidad”. Medidas que de lejos está decir que sirven para compensar los impactos por el aumento del combustible, la devaluación y la liberación de precios que está por implementarse.

Se protege a los empresarios y se golpea al pueblo

Venezuela sufre una profunda recesión económica con la inflación más alta del mundo, en medio de una fuerte escasez de bienes básicos que se ha agravado con el desplome de los precios del crudo, la principal fuente de divisas del país.

Con un riesgo cada vez más creciente de entrar en default este año, luego de que en los últimos 15 meses se han pagado alrededor de 27 mil millones en concepto de deuda externa, este año se enfrenta con un compromiso internacional de 12 mil millones de dólares, con una acuciante caída de las reservas internacionales y de los precios del petróleo que reducen en más del 80% los ingresos por este commoditie y una alta dependencia de las importaciones, aceleran cada vez más los niveles de escasez y desabastecimiento, una inflación galopante, que todo parece apuntar a un colapso económico más generalizado. En este marco es que se dan las medidas recientemente anunciadas del aumento de los combustibles, devaluación de la moneda y la liberación de precios.

Pero como vemos, el gobierno de Maduro para resolver la crisis decide golpear al pueblo que ya viene sufriendo los impactos de la crisis económica con una fuerte caída de los ingresos reales, y justo cuando ahora paga más en impuestos como el IVA y el impuesto al salario con el Impuesto sobre la renta (ISLR) que ha alcanzado a personas que ganan un salario mínimo y medio. Este es el resultado de los acuerdos con los sectores empresariales en el llamado “Consejo Nacional de Economía Productiva” y del “Decreto de Emergencia Económica”.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil