Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Miércoles 28 de abril de 2010

1º DE MAYO - PELEAR CONTRA EL SICARIATO PATRONAL Y LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA OBRERA Y POPULAR

Marchamos junto a los Trabajadores de Aragua y seremos parte activa de la Gran Concentración Obrera en Maracay

LTS


Desde la LTS marchamos junto a los Trabajadores de Aragua y seremos parte activa de la Gran Concentración Obrera en Maracay convocada por la UNT-Aragua. Concentración 10 a.m. Frente a Sanitarios Maracay

1º DE MAYO - PELEAR CONTRA EL SICARIATO PATRONAL, LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA OBRERA Y POPULAR Y CONTRA LAS MEDIDAS DE AJUSTE

NI CON EL GOBIERNO NACIONAL NI CON LA OPOSICIÓN EMPRESARIAL, POR UNA SALIDA INDEPENDIENTE DE LOS TRABAJADORES

Este 1º de Mayo enluta a la clase obrera del país, y en particular a la de Aragua. A cinco días de la celebración de los 124 años de la heroica lucha de los obreros mártires de Chicago, Día Internacional de los Trabajadores, ha caído asesinado a manos del sicariato patronal el compañero Jerry Díaz del Sindicato de Trabajadores de MANPA de Maracay por luchar por los derechos de los trabajadores. Al asesinato de los compañeros Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena, víctimas también del sicariato de los patronos hace un año y medio en Aragua, y en medio de atentados y represiones como la del pasado 12 de marzo en la marcha por la libertad de Rubén Gonzalez y Sabino Romero en Maracay, que ahora se suma la del compañero Jerry Díaz, se está marcando un método de “resolución” de los conflictos obrero-patronales, en medio de una gran impunidad reinante, puesto que a la fecha no hay ningún responsable intelectual o político de los atentados y las muertes que haya sido ubicado, enjuiciado ni condenado. Es la sangre obrera la que está en juego frente a la impunidad del capital y la connivencia del Estado.

Pero no solo son las víctimas por sicariato patronal, sino también los obreros asesinados por las fuerzas policiales como fue el caso de los compañeros trabajadores de la Mitsubishi, y en este caso, una policía a cargo del gobernador del chavismo Tarek Willian Saab. Actualmente hay en el país más de 2.000 personas criminalizadas por luchar, con distintos juicios en curso, con regímenes de presentación ante los tribunales, con prohibición de participación en manifestaciones, o directamente presas. La mayoría de estas personas las constituyen obreros/as, campesinos/as o de los pueblos originarios, que han tenido esto por respuesta a sus luchas por mejores salarios, firma de sus contratos colectivos o la exigencia de su cumplimiento, contra la explotación de los empresarios nacionales o extranjeros, por la tierra y el territorio.

Es una tenaza que se cierra contra las luchas obreras y populares, entre los grandes empresarios y el propio gobierno nacional. La impunidad reina a diestra y siniestra, y esto es lo que envalentona al sicariato patronal, y más se estimula aún cuando los grandes capitalisas ven que desde el gobierno nacional también se reprime e incluso con asesinatos de por medio como los de la Mitsubishi. Por eso decimos que el gobierno de Chávez es responsable de esta situación, pero no lo son menos los partidos y gobiernos regionales y locales de la oposición burguesa. Estos pretenden abanderar un discurso democrático para el cual no tienen credencial alguna, ni en el pasado remoto ni en el reciente, ni en el presente: sólo cuestionan el recorte de libertades en lo que les afecta en su disputa por el poder político, pero callan o aplauden cuando se tata de medidas que recaen sobre el pueblo trabajador y explotado; y donde gobiernan, hacen exactamente lo mismo que el gobierno… y viceversa.

La rabia obrera y popular hay que hacerla sentir en este 1º de Mayo condenando enérgicamente este nuevo vil asesinato de un dirigente obrero por luchar por los derechos de los trabajadores, transformándolo en un punto de partido de jornadas de lucha para darle un basta al sicariato patronal y a la criminalización de la protesta obrera. Los trabajadores decimos basta, levantando nuestra voz de repudio contra el asesinato de todos los obreros en lucha, tanto por los sicarios auspiciados por los patronos como por los que han caído por los propios cuerpos de seguridad oficiales, y protestamos contra la impunidad reinante hacia estos crímenes y exigimos juicio y castigo ejemplares para los responsables políticos e intelectuales. Porque la sangre obrera es lucha y es bandera, y así como frente a los mártires de Chicago decimos con todas las energías, nuestro combate será enérgico y llevar nuestra lucha hasta el final. Es una tarea a la orden del día la conformación de comités obreros de autodefensa, como una medida elemental para defenderse de los ataques patronales y de la total impunidad de la que gozan.

A los capitalistas y al gobierno no les basta descargar sin piedad su crisis sobre los trabajadores con estancamiento de salarios y aumentos de precios -¡una rebaja salarial, en los hechos!-, flexibilización laboral, despidos y desocupación, sino que asesinan a nuestros compañeros en lucha . La crisis económica internacional ha dejado en las calles a millones de trabajadores en todo el planeta. La pobreza aumenta y el imperialismo, sus banqueros y empresarios quieren que la crisis la paguemos los trabajadores y los pueblos oprimidos del mundo. Por eso en este 1º de Mayo luchamos por nuestra independencia de clase, para levantar las reivindicaciones de la clase obrera y del pueblo pobre, por la solidaridad con las luchas de los trabajadores en todo el mundo en estos tiempos de crisis capitalista.

Es que el gobierno de Chávez no solo garantiza la continuidad de la lógica capitalista en tiempos “normales”, sino que más aún en tiempos de crisis, como la actual profunda crisis de la economía capitalista internacional. El gobierno, ni corto ni perezoso, está siguiendo a pie juntillas la receta de la lógica capitalista para que la crisis sea descargada sobre los hombros de la clase obrera y el pueblo pobre. Por eso ha declarado una verdadera guerra de baja intensidad contra las luchas más importantes de la clase obrera, tanto del sector público como privado. Congelamientos salariales, negación a discutir o a cumplir los contratos colectivos, o incluso su desconocimiento, maniobras para entenderse solo con los sindicalistas subordinados al gobierno -que no piden nada más allá de lo que el gobierno ordena-, continuidad de la superexplotación (tercerización y contratados sin pase a nómina), coerción, criminalización y represión a los trabajadores que lucha, desmantelamiento de las organizaciones sindicales forman parte de la política “anticrisis” del gobierno hacia los trabajadores. Sin faltar a la cita una burocracia sindical servil con el gobierno hasta la médula.

En el marco de la profunda recesión y alta inflación que vive el país. El Producto Interno Bruto (PIB) registró una caída de la actividad económica de 5,8% durante el cuarto trimestre del 2009, se nos impone una mega devaluación de la moneda nacional, festejada por la oposición de derecha, y los precios aumentan. Todo para agradar a los grandes empresarios, y de conjunto golpeando el bolsillo de los trabajadores y los sectores populares. Es claro que el gobierno eligió los salarios y derechos de los trabajadores como variables de “ajuste”, tal como lo exige la lógica patronal, incluyendo al propio gobierno-patrón, y ha visto sus luchas como el principal obstáculo para sus planes económicos y políticos.

Para un gobierno que carga con la demagogia de hablar de “socialismo del siglo XXI”, pero que en verdad le da todas las posibilidades a la burguesía de seguir creciendo a costa de la clase trabajadora y del erario público. Si ya la inflación ha venido significando el cobro de un impuesto extremadamente pesado a las masas trabajadoras, el decretazo de la devaluación del bolívar está significando otro golpe al salario real producto de que a la automática depreciación se sumará más inflación.

En medio de todo esto, los trabajadores debemos huir como de la peste a la falsa polarización, donde las grandes masas trabajadoras del país solo sirvamos de peones del juego de cada bando burgués en pugna. ¡No nos podemos llamar a engaños compañeros/as trabajadores/as, sus intereses y sus "soluciones" no son los nuestros! Sus diferencias, al fin y al cabo, son secundarias, pues en lo fundamental tienen un gran acuerdo: la sociedad debe seguir andando sobre los hombros de la explotación de los trabajadores y la crisis la deben pagar la clase obrera y el pueblo pobre.

Veamos el asunto de la crisis eléctrica. Más allá de la coyuntura de fenómenos naturales, la intensidad y magnitud de esta crisis tiene su razón de ser, por un lado, en la ineptitud de la antiobrera burocracia gubernamental, y por el otro, en que un puñado de explotadores se queda con los recursos que bien podrían emplearse en el sistema eléctrico nacional: el capital transnacional se los lleva por el pago de la Deuda Externa, por los pagos a las transnacionales “nacionalizadas” y por sus ganancias en el país; a su vez, los empresarios y banqueros nacionales se embolsillan en ganancias una gran masa de las riquezas producidas, incluso a través de subsidios y exoneraciones de impuestos que le hace el gobierno. Es una consecuencia elemental del carácter capitalista y semicolonial de la economía del país.

Por si fuera poco, quienes más padecemos las "soluciones" somos nosotros: suspensiones o despidos en las empresas y comercios por el racionamiento, y mayor ineficiencia en los servicios públicos. ¡Compañeros/as, si fuéramos los/as trabajadores/as y no los burócratas del gobierno los que controláramos las empresas y el sistema eléctrico, otro gallo cantaría! ¡Si los capitalistas no se quedaran con la mayor parte de las riquezas que producimos, tendríamos los recursos que se necesitan para avanzar en resolver este problema! ¿Pero acaso esta es la perspectiva del gobierno o de la oposición burguesa? ¡Nada que ver, ambos bandos tienen acuerdo en que los trabajadores no controlemos las empresas y en que la explotación y robo de nuestro trabajo continúe! Por eso, sus disputas son sobre cuestiones de forma, pero lo fundamental no lo ponen en discusión.

Igual pasa con la devaluación, una medida claramente antiobrera y antipopular, que devalúa entre un 20% y un 100% nuestro salario, y favorece directamente a los empresarios. No por gusto hasta el mismísimo Fondo Monetario Internacional (FMI) la aplaudió. El gobierno la aplicó y la oposición solo discute que tendría que ¡haberlo hecho antes! De igual manera, tanto el gobierno como la oposición empresarial festejan el reciente aumento de precios y la desregulación de muchos productos de primera necesidad.

En el caso de las políticas antiobreras y antisindicales, como la coacción, la criminalización y represión a los que luchan, y la impunidad hacia el sicariato, es una política completamente compartida por el gobierno y la oposición de derecha, así como todo el sector empresarial, tanto el chavista como el escuálido. Los empresarios todos apoyan la represión a los trabajadores que luchan y la impunidad al sicariato que pagan ellos mismos. La oposición solo se queja en cuanto el recorte de las libertades democráticas afecta algún interés empresarial particular (como RCTV) o sus propias posibilidades de disputar el poder político, pero sus gobernadores y alcaldes son igual de represivos con las luchas obreras y populares, y como políticos burgueses que son, ven con buenos ojos que se "discipline" la rabia obrera.

Ciertamente, el gobierno viene sufriendo un importante desgaste después de 11 años hablando de “revolución” mientras no hace más que gestionar el capitalismo, sin resolver seriamente ninguno de los dramas del pueblo trabajador y pobre, y recurriendo cada vez más a medidas económicas y políticas clásicas del puntofijismo. La oposición burguesa aprovecha y hace demagogia con este desgaste, pero bien lo sabemos que no tiene nada bueno que ofrecer a los trabajadores. ¡A otro perro con eso hueso, los adecos y copeyanos, tanto viejos como nuevos, a otro lado con su demagogia estos políticos burgueses y proyanquis que quieren pescar en río revuelto! ¡Pero también, a otro perro con ese hueso los políticos y burócratas sindicales del gobierno que pretenden seguir embaucándonos con una supuesta revolución que no existe más que en los discursos, mientras nos aplican el capitalismo puro y duro!

Los trabajadores y trabajadoras no podemos dejar que las fuerzas de la derecha roben las banderas más sentidas de la libertad de expresión y democráticas, pues conocemos su verdadero rostro en décadas de gobierno que justamente se caracterizaron por coartar las libertades, por la represión e incluso inauguraron a nivel continental los desaparecidos “en democracia” como lo hicieron durante el puntofijismo.

Los millones de hombres y mujeres que diariamente dejamos nuestro esfuerzo en producir las riquezas de este país debemos tomar una perspectiva completamente independiente de estos proyectos burgueses, debemos construir una perspectiva propia de los explotados y explotadas, confiar solo en nuestros propios métodos de lucha, en nuestras propias fuerzas, para irrumpir con fuerza en la escena nacional y poner al descubierto la demagogia de cada bando. La gran fuerza potencial de la clase obrera debe entrar en escena para plantar nuestra bandera propia en la disputa que se abre.

Por eso debemos avanzar pasos lo más pronto posible en coordinar desde las bases, unificar las luchas, hacer asambleas de todos los trabajadores de cada empresa, tanto fijos como contratados y tercerizados, encuentros regionales y nacionales de delegados para votar planes de lucha unificados por el salario digno, los contratos colectivos, la seguridad y salud en el trabajo, contra los despidos, contra la devaluación y la inflación, contra la criminalización de la protesta y por la libertad plena de todos los trabajadores y campesinos presos por luchar, contra la política eléctrica que recae sobre nuestros hombros. Cuando la crisis golpea es indispensable luchar también por la más plena democracia sindical y por la irrestricta independencia de los sindicatos con respecto al Estado que defiende las relaciones de propiedad y explotación, e independiente de los patronos, la oposición empresarial y sus partidos.

Pero es la burocracia sindical, cooptada por el gobierno nacional, en todas sus variantes, la que se transforma en una verdadera traba para las luchas obreras, como lo vemos en el propio sector eléctrico, donde Fetraelec, dirigida por Ángel Navas, se disciplinó al llamado de Chávez, a contramano de las necesidades y exigencias obreras; como también la vergonzosa directiva de la FUTPV, donde Wills Rangel aplica a rajatabla, tal cual correa de transmisión, las políticas de “austeridad” del gobierno hacia los trabajadores. Esto, para solo mencionar algunos casos.

Pero ojo, no será de la mano de la vieja y rancia burocracia sindical ligada a la oposición burguesa, alineada con posicionamientos políticos completamente antiobreros y propatronales por todos conocidos, como se avanzará en la conquista de nuestros derechos. La clave es luchar también contra estos agentes propatronales en la clase obrera y no sólo contra las burocracias sindicales atadas al gobierno, desenmascararlos y denunciarlos por lo que son, como primer paso para que los trabajadores comiencen a reconocer a sus enemigos dentro de la clase. Nos referimos a personajes como Froilán Barrios, integrante de la derechista "Mesa de Unidad", un burócrata que ataca la tímida y militadamente burguesa política de nacionalización del gobierno, en nombre de la “necesidad” de convivir con los capitalistas privados y defendiendo a estos de los supuestos "atropellos ejecutados contra el sector privado". Hablamos del copeyano Carlos Navarro: directivo de la CTV y prominente promotor de las privatizaciones y flexibilización laboral en los 90’s, en el segundo gobierno de Caldera, aprobando desde la "Tripartita" (CTV-Fedecamaras-Gobierno) la eliminación de la retroactividad de las prestaciones sociales. Esto, para solo mencionar algunos de los agentes del capital privado entre la clase obrera.

Por eso es necesario forjar una salida independiente. En este sentido es necesario un gran encuentro nacional de trabajadores con delegados por la base, que sería un importante paso en este sentido para tomar estas banderas junto con el conjunto de las reivindicaciones más sentidas, y existen condiciones reales para convocarlo. Diversos sectores sindicales, entre los que se destacan los compañeros que dirigen C-CURA, con presencia directa en sindicatos de la UNT de Aragua y en plantas industriales del sector petrolero como en Anzoátegui y que vienen de realizar una importante elección sindical en PDVSA con José Bodas a la cabeza, pueden y deben ponerse al frente.

Pero lo importante también de lo que se desarrolla en el escenario nacional es que comienza a haber elementos de experiencia política de los trabajadores con el gobierno al calor de las propias luchas, donde franjas importantes se enfrentan objetivamente a "su" gobierno que niega sus demandas. Es necesario ayudar a acelerar esa experiencia política de los trabajadores con el gobierno. En este sentido está planteada realmente en el país la opción de construir un partido de trabajadores independiente, como instrumento político propio de clase que permita "despolarizar" hacia la izquierda y en sentido de clase, que permita un cauce de independencia de clase a los miles que salen a luchar con sus propios métodos y demandas y que ante el desgaste del gobierno, no vayan a quedar presos del otra ala burguesa (la oposición) o de la impotencia al limitarse al terreno sindical, mientras el país en general, y la clase obrera en particular, sigue solo teniendo dos opciones políticas, por igual burguesas y patronales. Un partido de trabajadores independiente, basado en las propias organizaciones de la lucha de masas y en los métodos de la democracia obrera y que levante un programa claramente anticapitalista, en la perspectiva de un gobierno obrero, campesino y del pueblo pobre como única vía real para dar pasos hacia la resolución de los principales demandas obreras, campesinas y populares, contra toda la demagogia del "socialismo del siglo XXI" de Chávez. Esto facilitará el camino para la construcción de un partido revolucionario de los trabajadores.

¡BASTA DE MUERTES OBRERAS POR LUCHAR POR SUS DERECHOS! ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES MATERIALES E INTELECTUALES!

¡POR LA UNIDAD DE LAS LUCHAS FRENTE A LOS ATAQUES DEL GOBIERNO Y LOS PATRONOS AL SALARIO Y AL EMPLEO!

¡LIBERTAD INMEDIATA PARA RUBÉN GONZÁLEZ Y SABINO ROMERO! ¡BASTA DE CRIMINALIZACIÓN DE LAS LUCHAS OBRERAS Y POPULARES!

Por eso te invitamos a participar de la Gran Concentración Obrera frente a la emblemática Sanitarios Maracay, en la ciudad de Maracay, a partir de las 10 a.m., con el objeto de exigir juicio y castigo para los responsables intelectuales y materiales de los asesinatos de los compañeros caídos por sicariato.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil