Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Pan y Rosas

Miércoles 15 de noviembre de 2006

«Donde una mujer avanza, ningún hombre retrocede»

Mujeres Revolucionarias de Oaxaca1



La lucha de las mujeres de Oaxaca y su activa participación en la primera fila del combate ha sido un hecho distintivo en el proceso revolucionario que se vive en este estado del sur de México. Fueron las mujeres oaxaqueñas en lucha quienes, con su acción decidida, conformaron la Coordinadora de Mujeres de Oaxaca (COMO) tomando las radios y la televisión, para hacer eco de su lucha.

La contribución de las mujeres a la lucha ha permitido superar, aun incipientemente, limitaciones estratégicas, valoraciones conservadoras y manías religiosas que frenaron durante mucho tiempo la conciencia revolucionaria. Su lucha es un salto magnífico, insistamos. Es obvio que esto no se debe a su condición de mujeres sino a su condición de luchadoras revolucionarias. Condición nueva y poderosa que ahora estimula e inspira la adhesión de sindicatos y comités de huelga ahuyentando todo tipo de provocaciones de la oligarquía, las sectas y las burocracias. Pero hay que advertir a las mujeres luchadoras de Oaxaca que la esclavitud de la mujer, y de la sociedad toda, proviene de la propiedad privada y que sólo se podrá superar tal ignominia con la abolición radical del capitalismo, es decir, la propiedad privada de los medios de producción y de la división del trabajo. Ellas ya saben que lo que tiene de avance el desarrollo laboral de las mujeres termina siendo, en garras del capitalismo, la anexión de un sector explotable bajo las mismas, o peores, condiciones que los hombres. Esas mujeres saben que no hay distinción de géneros para matar a los trabajadores extenuándolos en jornadas criminales. Esas mujeres entienden muy bien las reglas del juego burgués: Mano de obra barata, materia prima regalada... esclavitud y resignación a toda costa... ya saben esas luchadoras que las mujeres entraron en las fábricas para ser doblemente explotadas, de la casa al trabajo. Ya lo saben y por eso no se quedaron quietas.

Aunque el número mujeres integradas al trabajo ha aumentado y han ganado espacios que en otras épocas eran impensables saben las mujeres que a pesar de sus aportes siguen siendo un sector productivo explotado y oprimido con posibilidades de desarrollo inferiores a las de los hombres. En Oaxaca este escenario es muy claro. Frente a ese panorama y en su carácter de luchadoras sociales las oaxaqueñas han marcado con su ejemplo todos los modos y los medios de la batalla. Han impreso la ternura disciplinada de convicciones que no abandonan sus emociones. Han cumplido un papel determinante en las horas más críticas y se ha visto una capacidad de acción y enfrentamiento en nada inferior al de los compañeros más audaces. La lucha de las mujeres ha mostrado una determinación ejemplar con un coraje y empuje absolutamente inspiradores que son, hoy por hoy, conquistas de una lucha inteligente y larga llena de ofrendas nuevas. Eso las ha convertido en grandes luchadoras, trabajadoras de todo tipo, obreras y campesinas, docentes, científicas... capaces de movilizar la solidaridad mundial.

Es absolutamente indispensable reconocer, en la incorporación cada día mayor de las mujeres a la lucha, una importancia, esencial para el movimiento de masas revolucionario y mundial donde las mujeres imprimen dimensiones indispensables a la lucha por la igualdad social como un principio completamente necesario en la construcción del socialismo.

La lucha en Oaxaca se ha propuesto poner en claro, también, sobre qué bases ha de desarrollarse la emancipación social de las mujeres y de qué maneras se garantizarán los mismos derechos, la igualdad salarial, la equidad en materia de maternidad y leyes que protejan a las mujeres embarazadas con salario y prestaciones pensados para que las familias disponían de guarderías, educación, asistencia médica, desarrollo cultural, vacaciones etc. O como quería Lenin no dejar «...un solo ladrillo de las despreciables leyes que colocaban a la mujer en una situación de inferioridad comparada con los hombres...». Pero tal aspecto de la lucha en Oaxaca para conseguir realmente la completa emancipación de la mujer -y de todos los explotados-, sólo se entiende si se lucha por la abolición del sistema capitalista. Lucha por la unidad del proletariado, independientemente de su sexo, raza, color, religión o nacionalidad. Lucha contra todo tipo de «feminismo» burgués en el seno mismo de la lucha de la clase obrera por el socialismo.


1 Este artículo es elaborado en base a extractos de artículo en Rebelión/Fundación Federico Engels 08/11/06. Las modificaciones al texto son de entera responsabilidad de los editores de En Clave Obrera.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Mujer
¡Por una campaña internacional de mujeres en lucha por el derecho al aborto!
Crisis, guerras, revoluciones y mujeres
PAN Y ROSAS: GÉNERO Y LUCHA DE CLASES
Los derechos reproductivos de las mujeres, otra vez en discusión y peligro. Deciden otros por nuestros cuerpos y destinos.
Revolución socialista para la emancipación de la mujer
Feminismo y marxismo. O la condición de la mujer en el capitalismo y en el socialismo
El capitalismo y la opresión de las mujeres
Mujeres y socialismo del siglo XXI: ¿un feminismo patriarcal?
Pan y rosas por un feminismo revolucionario
¿Liberando a la mujer de la opresión?




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil