Inicio         |         En Clave Obrera         |         Temas         |         Publicaciones         |         Internacional         |         Videos         |         Contacto
 
 
Periódico / Movimiento Obrero

Martes 9 de septiembre de 2008

NO MÁS TERCERIZACIÓN - No más contratos basura

Por Gonzálo González


La tercerización como
instrumento del capital

Desde inicios de los años 80’s,
con la implantación de las políticas
neoliberales en los principales
países imperialistas (EEUU
e Inglaterra específicamente),
se inicia el desmontaje de las
conquistas laborales de los trabajadores
para mantener las
tasas de ganancia del Capital
sobre el Trabajo, producto de
la crisis económica que acabó
con los «años dorados» de la
posguerra para el capitalismo a
nivel mundial. Esta tendencia
económica burguesa se adueñó
de América Latina desde fines de
los años 80, llegando a su clímax
en los 90’s, con privatizaciones
masivas de empresas estatales,
servicios públicos y la más brutal
desregulación laboral. Esta
ultima incluyó la flexibilización
del trabajo, a través de la cual los
trabajadores pasaron a estar a
completa disposición del patrón,
en cuanto al trabajo a realizar,
como a las horas de trabajo a
disposición; la desindicalización,
con la cual se desincorporaba
de los sindicatos a importantes
contingentes de trabajadores, a la
vez que se atacaba toda tentativa
de organización de los mismos;
y la tercerización en el trabajo,
mediante la cual el patrón principal
desconoce sus obligaciones
sociales con los trabajadores
a través de subcontrataciones
mediante terceras empresas para
ejecutar actividades inherentes
y/o conexas a la actividad del patrón
principal. Este mecanismo
de opresión del Capital sobre el
Trabajo ha permitido mantener a grandes franjas de trabajadores
al margen de los beneficios de los
contratos colectivos, así como
incluso desconocer aspectos de
seguridad social básicos incorporados
en la Ley del Trabajo.

El Estado en Venezuela, ejecutor
y promotor de la tercerización

En Venezuela, en las empresas del
Estado, así como en las privadas,
se aplica a rajatabla este mecanismo
perverso, con nombres
tan sugestivos y agringados como
«outsourcing», o más criollo y
claro, «contratas». Incluso, en
dependencias públicas, como
ministerios e institutos, la gran
mayoría de los trabajadores son
empleados a través de contratos
que, si bien son suscritos por el
patrón principal (el Estado), son
fórmulas para burlar los beneficios
de estos trabajadores.

Hoy por hoy, cuando producto
del crecimiento exponencial del
estado, con la creación de los
más variados y pintorescos ministerios,
así como producto de
las compras masivas de acciones,
que han trasferido al Estado Venezolano
empresas como Sidor,
Cantv, Cemex, etc., el estado que
se llena la boca hablando contra la
tercerización, en verdad no hace
más que reproducirla sacando
viejas fórmulas, extraídas del
bagaje político-económico de los
mentores del neoliberalismo. Sino
veamos lo que afirma el actual
ministro del Trabajo, Roberto
Hernández, cuando sostiene que
los trabajadores que vienen trabajando
en las contratistas de dichas
empresas, «pueden ser absorbidos
de diversas formas». Y entre las
que encuentra, remata, «estamos
hablando de consejos comunales
o cooperativas, donde los trabajadores
sean sus propios patronos»
(ABN, 27/8). El ministro descubrió
la «pólvora»… neoliberal!!.

Más aún, utilizando fraseología de
izquierda, el gobierno de Chávez
ha introducido conceptos como
«trabajadores de misiones sociales
», «empresas de producción
social», «cooperativas comunales»
o hasta «trabajo voluntario», las
cuales, en el marco del feroz capitalismo
que padecemos, no son
más que trajes de lentejuelas para
la vieja chupasangre capitalista
que persigue abaratar el costo
del trabajo.

Sidor muestra el camino:
¡No más tercerización!

A partir del resonante triunfo de
los trabajadores de SIDOR, quienes
a puro pulso le doblaron el
brazo a la transnacional Techint-
Ternium y al gobierno, el clamor
por la eliminación definitiva de
esa lacra que es la tercerización
se ha vuelto un clamor de los
trabajadores de todo el país, encabezados
por los siderúrgicos de
Guayana, los eléctricos, los petroleros,
así como los trabajadores de la administración pública y
hasta los trabajadores de misiones
como Barrio Adentro. Cuando
los trabajadores luchan contra la
tercerización están peleando contra
un mecanismo fundamental
del capitalismo para aumentar
su ganancia sobre el trabajo,
sin embargo la respuesta oficial
ha sido la evasiva, cuando no la
abierta oposición. Recordemos
que el Presidente Chávez dijo a los
sidoristas que «...quien insista en
que todos los tercerizados deben
ingresar a Sidor, no es más que un
contrarrevolucionario...Yo mismo
lo buscaré y lo señalaré». ¡Qué ironía!
Llamar contrarrevolucionarios
a los trabajadores que luchan
contra una de las expresiones más
salvajes del capitalismo.

Desde la Liga de Trabajadores por
el Socialismo (LTS)
acompañamos
la demanda de más de 8mil trabajadores
tercerizados por SIDOR,
7mil por CADAFE, más de 5mil
por PDVSA, así como los miles
de contratados por ministerios y
demás organismos públicos. Decimos
que todos deben ingresar
a la nómina de la empresa principal,
respetando sus derechos
consagrados en las contrataciones
colectivas y en la ley y un salario
digno indexado mensualmente
según la inflación.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil