Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Martes 28 de septiembre de 2010

RESULTADO ELECCIONES LEGISLATIVAS

Por el declive de Chávez se afianza la oposición empresarial

Por Milton D’León


Que ha sido un revés para Chávez el resultado electoral de las legislativas del 26-S no cabe duda. Aspirando a ganar los dos tercios (110 diputados) de la Asamblea Nacional, el mínimo requerido para garantizar la aprobación de leyes orgánicas, alcanzó solamente la mayoría simple con 98 diputados de los 165 en disputa, y a un voto menos para lograr los 3/5 para poder habilitar al presidente para gobernar por decreto. Pero también no cabe duda que el resultado expresa el declive político en el que ha venido cayendo el gobierno y la figura de Chávez al no satisfacer la demandas estructurales de las masas populares y los trabajadores en todos estos largos años de gobierno. Pero quien empieza a capitalizar electoralmente este declive político es el bloque de la oposición dominado por la derecha y aglutinados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que alcanzó 65 diputados, un poco más de un tercio de la representación parlamentaria, y quienes han salido a considerar como un triunfo el resultado sobre todo porque en la suma de los votos lista a nivel nacional prácticamente hay un empate técnico [1].

El chavismo en el declive

La situación que se abre a nivel parlamentario no es nueva para el gobierno de Chávez quien hasta el 2005 tuvo que lidiar con una oposición de importante representación en la Asamblea Nacional [2], pero sí lo es en los últimos cinco años donde gozó de una mayoría absoluta, no por fuerza propia a pesar de su alta popularidad alcanzada, sino porque todos los partidos de la oposición de la derecha decidieron retirarse de las elecciones parlamentarias que se realizaron hace cinco años. La derecha, en sus variantes Acción Democrática, Copei, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia, junto a variedades individuales y organizaciones menores, y otros partidos de corte socialdemócrata derechizada como el MAS al que se le sumara Podemos que había roto con el gobierno hace más de un año, han vuelto al parlamento a ocupar un espacio que ya de por sí les correspondía por su piso electoral histórico que siempre tuvieron. Aunque es de suponer, tomando en cuenta el alto apogeo alcanzado por el gobierno sobre todo entre los años 2005/2006, y la desarticulación de las fuerzas opositoras por los golpes electorales de Chávez, una menor representación hubieren obtenido de haberse presentado en el 2005 de la alcanzada hasta hoy, y tanto por el resultado en votos lista como en representación legislativa, el avance no es desdeñable de este bloque político en el espectro nacional. Comparando con los resultados de las últimas elecciones de la enmienda de febrero del 2009, en votos totales el gobierno pierde 847.593 votos con respecto a la actual, y la derecha apenas aumenta 154.892 votos [3] , aunque arrasa en los ya tradicionales de su bastión como Zulia y Táchira, dando la sorpresa en el estado Anzoátegui [4], pero donde también el mecanismo electoral le favoreció tal como le favoreció al PSUV en muchos otros estados. En síntesis, el gobierno cae en un 15,56% con respecto a la última elección expresando cierto declive, y la derecha apenas aumenta 2,88% en los votos con respecto al mismo período, en otras palabras la derecha se fortalece por la caída del gobierno y no tanto por un aumento sustancial.

Chávez transformó las elecciones parlamentarias prácticamente en un plebiscito de la gestión al volcarse directamente a las calles en la campaña electoral, y sobre todo con su consigna que al votar “Es por Chávez”, a sabiendas del grado de descrédito que tenían un sector importante de los candidatos del PSUV, puestos a dedo, y la alta corrupción en los niveles del Estado. En este sentido es que se enmarca el revés para el gobierno y, salvando la derrota de la elección del 2007 por la reforma de la Constitución, nunca se había dado un resultado tan ajustado en votos absolutos en los ya casi 12 años de la administración de Chávez. Tal como quedaron los votos a los partidos, el resultado aproxima al gobierno al borde de perder una elección presidencial como se ve por los votos lista.

Tomando en cuenta la alta participación en los comicios legislativos del 66,45% de presencia electoral, siendo que el voto no es obligatorio, es claro que esta vez no fue la abstención –que había marcado la derrota del 2007- la responsable del amargo resultado para Chávez, sino que no logra recuperar a un sector sustancial que fuera base importante electoral, signado por el espectro de la sensación de finitud del chavismo en amplios sectores, donde Chávez ya no logra generar nuevas expectativas. El resultado expresa el equilibrio precario sobre el que gobierna Chávez, sobre todo desde finales del 2007 cuando sufre su primera derrota electoral, siendo que es un gobierno que se plebiscita con el voto. En este sentido es comprometedor el resultado sabiendo que, si bien tiene mayoría parlamentaria, lo hace sobre la base de una desproporcionalidad de votos que no le son directos en números absolutos. Considerando sobre todo que restan apenas dos años de gestión con un conjunto de problemas críticos para el gobierno, como la crisis económica, la inflación, la caída del salario real y la inmensa mayoría de los problemas estructurales sin resolver, con crecientes demandas populares y de los trabajadores, se abre una situación más dinámica donde cierta inestabilidad comenzará a formar parte de la ecuación política nacional, pero con el yugo sobre los trabajadores al fortalecerse otras variantes patronales.

Crisis y reforzamiento de las variantes patronales con el yugo sobre los trabajadores

En muchos otros artículos hemos explicado la crisis de hegemonía de Chávez sobre el movimiento de masas desde hace más de dos años. Pero también veníamos alertando sobre una crisis de autoridad, ya no sólo entre los sectores populares, sino en los propios entramados del gobierno sobre las distintas facciones que lo componen y del aparato del Estado, que generaría crisis estructurales más profundas en las formas de gobierno. Lo habíamos observado durante la crisis bancaria y el espectro de la corrupción que alcanzara esferas importantes de sectores gubernamentales. Pero este panorama podría acentuarse tomando en cuenta el resultado electoral bajo el espectro de una Chávez “derrotable” en el mediano plazo, que podría tender a resquebrajar la hegemonía en distintos aparatos del Estado, sobre todo en las Fuerzas Armadas, uno de los pilares claves que el propio chavismo ha sabido depurar. La combinación de crisis de autoridad entre la masas como entre los aparatos del estado en que se sustenta combina una situación explosiva que podría acelerar el declive del chavismo a depender de la lucha de clases y no solo del enfrentamiento con la oposición.

En este marco, una oposición de derecha reubicándose con el control de importantes sectores claves del Estado, ya sea en el Parlamento o en los estados claves que gobierna, lo más probable es que se oriente a acelerar la política del desgaste o agotamiento gradual aprovechándose de la crisis económica, los problemas acuciantes de la población y las crisis recurrentes a nivel gubernamental, prefigurando el escenario de las próximas elecciones presidenciales del 2012, y acelerando a su vez, las contradicciones de los pactos entre las facciones del poder que rodean a Chávez. Obviamente esto dependerá si tanto la crisis económica se agudiza o si la lucha de clases se intensifica. Aunque es claro que no se pueden descartar otras variantes, como la que Chávez al tener a su frente una Asamblea Nacional que no le permita legislar a su favor, acentúe su carácter bonapartista, amparándose en la concentración de poderes que las distintas reformas y leyes votadas que le han ido otorgando. Pero también se abre la hipótesis de ir a pactos con la oposición empresarial y de la derecha, e intentar mecanismos de gobernabilidad entre las distintas facciones de las clases dominantes buscando articular nuevos mecanismos de régimen de dominio en el país, si entramos a un escenario de mayores luchas obreras y populares empujadas por la crisis económica y el deterioro de las condiciones de vida

Pero desde el punto de vista del movimiento de masas, contrariamente a lo que nos quieren hacer ver desde distintos sectores de la izquierda por lo adverso del resultado para Chávez, que el actual resultado electoral significa también un duro revés automático para el movimiento obrero y del pueblo pobre. Cualquier resultado de las elecciones entre las dos principales fuerzas políticas en disputas significaba una encerrona para el movimiento de masas, ya hubiese sido un fortalecimiento electoral del chavismo o el actual resultado supuestamente favorable para las fuerzas opositoras lideradas por la derecha. Ambos resultados iban contra el movimiento obrero y popular pues por un lado, ya veíamos cómo el gobierno venía actuando con una política más dura contra los trabajadores y el pueblo incluyendo la criminalización de las luchas; pero también la derecha será articulador de las políticas antiobreras como ya lo viene articulando desde los principales estados que gobierno, como en Zulia, Miranda, Carabobo, Táchira, Nueva Esparta e incluso, Lara. En este sentido, el resultado electoral sí dauna "mayoría calificada" en la Asamblea Nacional contra el movimiento de masas, y donde la discusión polarizada chavismo-oposición desde el punto de vista de los intereses de la clase obrera y sus demandas fundamentales, develará su verdadero contenido al arreciar la lucha de clases o la crisis económica se profundice.

Chirino y la USI tras el camino del desbarranque con el PPT

Como ya lo habíamos escrito, pero hoy se corrobora una vez más, fue lamentable el papel de Chirino y la USI (ligado a Izquierda Socialista de Argentina), en su giro a la derecha con su política frentepopulista de alianza con el partido Patria Para Todos (PPT). El PPT, que a pesar de que intentara presentarse como una “tercera opción” y abriera sus listas ampliando su alianza electoral desde figuras de la izquierda como Chirino y la USI hasta factores de la derecha, este partido no se mostró como una opción diferente de las dos existentes.

Prefirieron el camino del desbarranque con el PPT, especulando conseguir algún diputado de darse un fenómeno electoral con base en los llamados “ni-ni” o una supuesta desporalización en curso, pesando más el cálculo electoral que la necesidad de que la clase trabajadora de pasos concretos en dotarse de alternativas propias, con independencia de clase. Lanzaron por la borda, de esta manera, la oportunidad de que la clase obrera contara con alguna referencia electoral propia, con contenidos de independencia política, haciendo un flaco favor a las necesidades urgentes de forjar una irrupción en el escenario nacional de una voz propia de la clase obrera, frente al copamiento total del escenario electoral por variantes burguesas y patronales, y bregando para que el declive del chavismo no sea capitalizado por las variantes patronales y de la derecha tal como vimos en el actual resultado electoral.

Enfrenando al chavismo y las otras variantes patronales, preparémonos para las luchas por venir

Como adelantábamos en nuestra declaración frente a las elecciones, el clima electoral no ha opacado las luchas de diversos sectores de los/as trabajadores/as de la administración pública, dependencias estatales de salud, fábricas y empresas, en diversos estados y ciudades del país. Mientras por abajo, se continúa expresando el aflojamiento de la autoridad de Chávez ante los trabajadores y el pueblo pobre. De agudizarse la crisis económica golpeando duro sobre los/las trabajadores/as y el pueblo abre las posibilidades de agudizarse la lucha de clases, donde las clases explotadas serán los que tengan la última palabra.

Por eso, hoy más que nunca es clave seguir bregando para la constitución de un polo obrero y popular frente a las dos grandes variantes patronales que se alzan a nivel nacional, el del chavismo y el de la oposición comandada por la derecha. Luchar más que nunca para que el declive del chavismo no continúe siendo capitalizado por las otras variantes patronales y sí por el conjunto de las masas explotadas del país. Insistimos una vez más a los compañeros que lideran CCURA a que reviertan el camino que han venido implementando y que está llevando a la liquidación de esta corriente político-sindical con las alianzas que establecen, y que saquen el balance necesario y tomar el camino de la lucha por la independencia de los trabajadores

La tarea impostergable actualmente es luchar para que la clase obrera solamente confíe en sus propias fuerzas, métodos de lucha y sus propias organizaciones, y así levantar una política obrera independiente, de clara lucha anticapitalista, en la que tendrá que enfrentarse al gobierno nacional y a la oposición comandada por la derecha empresarial. Los trabajadores y las trabajadoras tendremos que prepararnos para acontecimientos más duros, donde surgirán nuevos movimientos y expresiones de la lucha de clases porque se van a multiplicar el desempleo, la falta de vivienda, los bajos salarios, el alto costo de los alimentos, entre otras carencias.

[1Para el PSUV fueron 5.444.463 votos, para la MUD 5.327.890 votos, y para el resto de otros partidos de diversas tendencias suman 523.853 votos, sobre un total de votos lista de 11.296.206

[2Durante el periodo legislativo de 2000-2005 los partidos partidarios de Chávez tenían entre 83 y 92 curules en todo momento, mientras que los partidos de la oposición tenían entre 73 y 82, de un total de 165 diputados

[3En las elecciones de la enmienda de febrero del 2009, los partidos de la derecha con el NO contabilizaban un total de 5.173.998 votos (aunque aquí hubo sectores minoritarios de izquierda que llamaban al NO), los del gobierno nacional favorables al SI totalizaban 6.292.056 votos (PSUV, PCV, PPT, y otros).

[4En Zulia el PSUV obtuvo 3 representantes y la MUD 12 diputados; en Táchira, el PSUV 1 y la MUD 5; en Anzoátegui, el PSUV 1, y la MUD 5, faltando uno por definir






Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Internacional
Argentina / El Frente de Izquierda a una semana de la historia
Francisco en Cuba sella su alianza restauradora con el gobierno
Cinismo imperialista: EE.UU. retira a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo
Finalizó la Cumbre de Panamá: se abrió un nuevo “diálogo americano”
Una agresión del imperialismo británico
Grecia / La Troika impuso sus condiciones a Syriza
Con los trabajadores y el pueblo griego: Por la anulación de la deuda y contra los planes de austeridad
México: El Gobierno y los empresarios mexicanos cierran filas contra Ayotzinapa
Grecia/ Ante las elecciones del 25 de enero: con los trabajadores y el pueblo griego, contra los capitalistas y la Troika
Después de las masivas movilizaciones en París y toda Francia: UN FUERTE BALÓN DE OXÍGENO PARA HOLLANDE




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil