Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / Nacional

Miércoles 26 de agosto de 2009

DOSSIER: LAS NACIONALIZACIONES: ENTRE LA COMPRA DE “SOBERANÍA” NACIONAL Y EL FRAUDE DEL “DESARROLLO NACIONAL” Y EL “PAGO DE LA DEUDA SOCIAL”

SUAVE Y GENEROSO CON EL CAPITAL TRANSNACIONAL, DURO Y MEZQUINO CON LA CLASE OBRERA

Por Mario López


Pero no solo se trata de la banca y la petroleras imperialistas, sino que también cuando se trató de la CANTV y la electricidad(1) se desembolsaron 2.250 millones US$ a las corporaciones estadounidenses, así como 819 millones US$ a las cementeras Lafarge (francesa) y Holcim (suiza) –quedando aún pendiente el pago a CEMEX–, y 1.970 millones US$ al consorcio ítalo-argentino Amazonia por la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) –además de asumir el Estado toda la deuda de la empresa con los trabajadores. Así pueden seguir enumerándose las nacionalizaciones/compras donde el gobierno ha sacado grandes cantidades del erario público que van a parar a las cuentas de un puñado de capitalistas trasnacionales (y algunos pocos nacionales(2)).

Toda esa generosidad y comprensión del gobierno para con los intereses del capital imperialista contrasta brutalmente con la actitud hacia las demandas y luchas obreras, donde la política “anticrisis” del gobierno ante la caída del ingreso petrolero incluye aumentos del IVA (en 33,3%), recorte (de 6,7%) del presupuesto nacional (incluyendo disminución del subsidio a los alimentos y lo destinado a vivienda), negativas a aumentos serios del salario y los beneficios, miles de despidos entre las empresas estatales y los ministerios y dependencias, y una decidida política de criminalización (y represión) de las luchas más radicales, que cuenta a la fecha con casi un centenar de trabajadores procesados judicialmente(3). El propio Chávez ha salido públicamente a fustigar que los trabajadores de las empresas básicas aspiren mejores salarios y beneficios, amenazó con militarizar las empresas del Estado donde los trabajadores hagan huelga y giró instrucciones para que los cuerpos de inteligencia actúen sobre los dirigentes sindicales que impulsen las luchas.

En un país donde el discurso del gobierno y sus partidos ha convertido la palabra “revolución” en sinónimo de más o menos cualquier cosa, al presidente Chávez le parece “contrarrevolucionario” que los trabajadores sidoristas exijan acabar con la tercerización y se le antoja que es una actitud “capitalista” la aspiración de los trabajadores a mejoras en sus contratos colectivos de trabajo. El cinismo continúa cuando el ministro de Planificación intenta justificar la política “anticrisis”: “el gobierno aprieta, pero no ahorca”(4).

Pero esto no solo ocurre allí donde el gobierno ejerce como patrón, sino que también mientras logra estos acuerdos a la medida del capital transnacional en el sector de petróleo y gas, persigue a los sectores de trabajadores petroleros que denuncian las empresas mixtas con las trasnacionales, reprime con la Guardia Nacional Bolivariana la lucha de los obreros petroleros contra empresas como China National Petróleum Corporation (CNPC) que traslada su métodos de súper explotación y antisindicalismo al país(5) –para eso sirve la política exterior “soberana” y por un “mundo multipolar” de Chávez–, o directamente llega a asesinar obreros en función de los exigencias del capital transnacional: fue así como en la Mitsubishi Motors de Barcelona (Anzoátegui) la policía a cargo del gobernador chavista Tarek William se cobró la vida de dos obreros, en un violentísimo intento de desalojo de la planta, tomada por estos en lucha contra más de 100 despidos y por beneficios. Todo esto para demostrar al gobierno japonés y la Corporación Mitsubishi que podían concretarse con seguridad los acuerdos binacionales, entre los que se incluye la participación de esta corporación en la apertura gasífera. La ministra del Trabajo amenazó con nueva represión para que cesara la toma y todo volviera a la “normalidad” en la planta: dos obreros muertos y la empresa impune, continuando con sus negocios en acuerdo con el gobierno “revolucionario”.

La expresión más reciente de esta “compra de soberanía” a costas de los intereses obreros y las necesidades populares, y no de los intereses capitalistas, son las empresas básicas de Guayana: allí reina la desinversión, la tercerización y la accidentalidad laboral, tanto por sobrecarga de trabajo como por condiciones inseguras de trabajo, en una región donde casi el 40% de los hogares vive en pobreza(6). El gobierno dice que no hay dinero para incorporar a los tercerizados de SIDOR, incluso recortó el presupuesto de la empresa, al tiempo que van 6 muertes obreras por accidentes de trabajo en solo 14 meses de “gestión socialista”, así mismo dice que no tiene aún resuelto el asunto de la falta de inversión inmediata de 150 millones US$ para las empresas del aluminio(7), donde laboran 12 mil trabajadores... ¡mientras paga 1.970 millones US$ al puñado de capitalistas de Techint, y desembolsará otra cantidad a otros grupos capitalistas por las recién “nacionalizadas” empresas asociadas al sector(8)!

Después de todo, la “deuda social”, el sofisma con el que el gobierno se refiere a los males inherentes al capitalismo semicolonial venezolano, sigue y seguirá en mora, en tanto el gran capital imperialista recibe al día “sus” pagos: por ejemplo tenemos que se acerca a un tercio de la población el número de familias que no tiene vivienda o debe cambiarla por lo precario de las mismas(9), mientras con el total estimado de dinero que se va como “indemnización” a las trasnacionales –20 millardos US$– se pudieron haber construido unas 860 mil casas sencillas, ¡más del doble que las 385 mil que ha construido el gobierno en todos estos diez años(10)!

Notas

1 La Electricidad de Caracas (EDC) y Sistema Eléctrico de Nueva Esparta (SENECA).

2 Por ejemplo Lácteos Los Andes, Industrias Diana (aceite comestible y margarina) y CEALCO (almacenes de congelamiento), por los que el gobierno pagó 314 millones de dólares (675.100.000 Bs.F.).

3 A esto hay que sumarle la cifra de más de mil campesinos pobres con procesos judiciales por luchar por la tierra y contra el latifundio. Al respecto ver la Campaña por la defensa del derecho a la protesta social en nuestra página web (www.lts.org.ve) o el artículo en este mismo periódico.

4 Declaraciones de Jorge Giordani, ministro de Planificación y Desarrollo. “MinDesarrollo: Gobierno seguirá inversión pero con prioridades”, www.terra.com.ve.

5 Según declaraciones de dirigentes sindicales, las empresas chinas “no respetan la Ley del Trabajo y no hay manera que lo hagan, y mucho menos acatan la Lopcymat [Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, NdR]… están desconociendo los servicios de salud, se retrasan en los pagos de salario y no cumplen con los implementos y normas de seguridad laboral”, además que “Los sindicatos son ignorados por estos gerentes asiáticos, pues… no están acostumbrados a lidiar con ellos, y allá en su país tienen mano de obra esclava”, así que “[la CNPC] pareciera tener patente de corso para hacer lo que le parece en materia laboral en el país”, pues “A cada demanda formulada por los trabajadores responden que eso no está dentro del acuerdo chino-venezolano firmado con el presidente Chávez”. El Mundo, Economía&Negocios, 31-07-09.

6 Instituto Nacional de Estadísticas (INE), datos del IIº Semestre de 2007.

7 Declaraciones de Rodolfo Sanz, ministro de Industrias Básicas y Minerías. Últimas Noticias, 17-07-09.

8 Matesi (Materiales Siderúrgicos), 50,2% de Techint; Tavsa (Tubos de Acero de Venezuela), 70% de Techint; Comsigua (Complejo Siderúrgico Guayana), 60% de la japonesa Kobe Steel; Venprecar (Venezolana de Prerreducidos Caroní) y Orinoco Iron, de la austro-británica BHP Billiton y capitales nacionales.

9 Se estima la falta de 1.800.000 “soluciones habitacionales”, para hogares que el INE calcula con un promedio de 4,5 personas: 8.100.000 personas, sobre un total de población de 28 millones.

10 Estadísticas de la Cámara Venezolana de la Construcción. El Universal, 13-04-09.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Nacional
LA IMPOTENCIA DEL “ESTADO DESARROLLISTA” Y EL CAPITALISMO SEMI-COLONIAL
¿CUÁL “SOCIALISMO”?
NACIONALIZACIONES A LA MEDIDA DEL CAPITAL TRANSNACIONAL
Por la autoorganización y la independencia del movimiento obrero
Unidad para que la crisis la paguen los capitalistas y nos los trabajadores y el pueblo pobre.
Concentración de las fuerzas y centralización de las luchas como estrategia para vencer




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil