Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / Internacional

Jueves 5 de marzo de 2009

Una situación internacional cada vez mas convulsiva en una crisis cada vez mas abrupta*



"Se avecinan tiempos sombríos: o se ajusta el rumbo o habrá depresión". Esto era lo que decía hace unos días uno de los más prestigiosos, y un verdadero gurú de la crisis, Nouriel Roubini, al referirse a los ritmos que iba tomando la crisis en las últimas semanas. Ésta, que había pegado un salto en Septiembre con la caída de Lehman Brothers en EEUU y dejada caer a la bancarrota por el gobierno norteamericano, empezaba a implicar los ritmos que tomaría una situación cada vez mas vertiginosa y que se expresaba en una serie de quiebras bancarias tras su caída: desde la quiebra y el rescate de la aseguradora hipotecaria mas grande del mundo AIG (semanas antes se habían puesto bajo tutela del Tesoro Norteamericano las grandes hipotecarias Freddy Mac y Fanny Mae) hasta la propia Merryl Linch absorbida por Bank of America. Luego de eso, ya nos encontramos con 39 bancos declarados insolventes solo en Estados Unidos sumados a nuevos números rojos a nivel internacional. Para poner una cifra, pero que demuestra mucho de los ritmos que viene tomando la crisis: solamente el 20 de Enero (que marcó el saludo de la crisis a la asunción de Obama) las bajas en las acciones eran tales que Bank of America venía liderando el ranking de pérdidas con el 57,53% de sus acciones. Citigroup por su parte, perdía el 53,95% y JPMorgan el 37,20%. En Gran Bretaña el Royal Bank of Scotland cae el 79,15%, Lloyds Bank el 64,44% y Barclays Bank el 52,48% el mismo día (El País. 21/01) Tal es la magnitud de la crisis, que caídas abruptas en las bolsas son meros acontecimientos frente a verdaderos “bancos zombies”.

Tal es así, que en Gran Bretaña el Banco Central, con la tercera oleada de inyecciones de capital, estas últimas horas salió anunciando 365.000 millones de euros al Royal Bank of Scotland como garantía de sus créditos tóxicos (después que 2008 tuvo pérdidas de 27.000 millones de Euros, las mas altas declaradas en la historia de la banca británica), por lo que estaría teniendo cerca del 95% de su propiedad, una verdadera nacionalización de la banca para salvarla de la crisis. Pero aún más, que el propio Tesoro Británico, estaría apresto a asegurar los activos tóxicos por un total de 670.000 millones de euros al sistema bancario (sin nombrar ya los millones de euros ocupados en planes de salvatajes previos). Esta situación no solo grafica la situación en Gran Bretaña, si no en todo el mundo, con la posibilidad de una caída generalizada de bancos de la industria y procesos deflacionarios que presagian verdaderos síntomas de depresión. En el corazón de la crisis, Estados Unidos, no solo ya han caído insolventes 39 bancos a nivel nacional, sino que siguen cayendo las cifras rojas: el propio Merryl Linch absorvido unos meses atrás por Bank of America, hace una semana dió a conocer sus pérdidas por 15.840 millones de dólares solamente el último trimestre del 2008, unos 530 millones más de las estimaciones que se habían realizado unos meses atrás.

Esta es una realidad que ya azota al conjunto de la economía mundial: en Alemania, el principal país de Europa (que ya declaró la mayor recesión desde la posguerra) con las pérdidas cada vez mas cuantiosas del Deutsche Bank con sus activos tóxicos, su principal banco. En Bélgica con bancos como el KBC, el Dexia o el Fortis con quiebras y millones de dólares en capitalizaciones; y asi vemos con Francia, Italia, Suecia, Irlanda y mucho otros países que vienen inyectando millones y millones de dólares sin resultados positivos o que hagan pensar aún en una recuperación duradera. Lejos de eso, la crisis grafica un panorama cada vez son mas sombrío: ya se calcula que la crisis se ha llevado delante la cuarta parte del PIB mundial. Alemania tuvo se déficit mas bajo desde su reunificación en los 90´, El FMI cada vez menos acertado salió corrigiendo que este año no habría crecimiento, sino que una veríamos una recesión duradera. Bernanke cree que solo si funcionan bien los planes de gobierno, del congreso norteamericano y del banco central, recién con eso podríamos ver una recuperación hacia el 2010 y ya es evidente el colapso y desplome industrial en las distintos países (solo Japon tuvo un desplome industrial del 10% respecto al mes anterior, la cifra mas desastrosa desde 1953). Como decía hace una semana atrás Roubini: "hay países que están en verdaderos problemas".

El fantasma de las “nacionalizaciones” ante un panorama cada vez mas desastroso.

Estos últimos días, el gobierno Norteamericano empezó a barajar la posibilidad de una verdadera seminacionalización en el propio Citigroup para pasar de una participación del 7,8% actual a un abanico de entre 25 y 40% de su propiedad, justamente uno de los bancos que en Septiembre se bajaraban como “vencedores” junto con el Bank of America. Como menciona el International Herald Tribune el 21/02: “Algunos de los grandes bancos de Estados Unidos son, según economistas y otros expertos financieros, como hombres muertos caminando”. Es que el problema de la crisis, no abre solo nuevos salvatajes millonarios, sino la verdadera posibilidad de rescates del conjunto de estas entidades con las platas públicas de la población. El senador demócrata Cristopher Dodd, presidente del comité bancario del Senado, declaró hace poco que en el gobierno no se descarta la nacionalización "durante un plazo corto" de la banca. "No me gusta la idea, pero veo que es posible que suceda". Hasta el mismo Greenspan (ex director del Tesoro Norteamericano, declarado uno de los principales responsables de la crisis, y defensor a ultranza del neoliberalismo) salió diciendo estos días que "puede ser necesario nacionalizar temporalmente a algunos bancos a fin de facilitar una rápida y ordenada reestructuración." Cada día surgen mas voces ante la posibilidad de una nacionalización de la banca norteamericana. Ante esto, el gobierno de Obama, en un comunicado desde el Tesoro Norteamericano con el FMI, declararon su intención y su "firme presunción de que los bancos deben permanecer en manos privadas" al mismo tiempo que anunciaba la entrada de un nuevo programa de inyección de capitales a los bancos que no puedan asegurar el dinero por la vía privada.

“Obama y el muro conservador”: un panorama interno cada vez mas complicado para Obama.

Este miércoles, intentando cerrar cualquier debate en torno a futuras nacionalizaciones, Obama declaraba en su primera intervención ante el congreso que "Lo que necesitamos ahora es empujar juntos, enfrentarnos con audacia a los retos que se avecinan y tomar nuestra parte de responsabilidad en nuestro futuro". Es que esta discusión, cada vez mas una realidad, muestra la dificultad del imperialismo norteamericano en general, y de Obama en particular de frenar la caída en la que se encuentra la economía, en momentos que se combinan las quiebras bancarias, el desplome industrial (con las pérdidas monumentales y miles de despidos de grandes empresas como Ford, GM, Chrysler, Caterpillar, Sony, Nec o Starbucks), con una dificultad enorme de gobernar dejando de lado los intereses “partidistas” para salir a flote. Es que el panorama de la crisis, no pone en buenas posiciones a Obama para llevar adelante tranquilamente sus planes de gobierno. Pese a los altos índices de aprobación con los que cuenta (un 63% según una última encuentra de The New York Times y CBS, que le dan un colchón y base social episódicamente estable para actuar), se encuentra con una barrera bastante difícil de capear internamente. Es que los republicanos, han entendido que un “gobierno de unidad nacional” o gobernar “bipartidistamente” como planteaba Obama, no les aseguraría un mayor posicionamiento frente a los demócratas. A diferencia de esto, en el Congreso, Obama ha tenido que ir enfrentando una a una las barreras republicanas que lo hacen, cada vez, ir cediendo y negociando cada puesta en marcha de sus planes iniciales, como mostró la difícil y controvertida votación del plan de estímulo de 787.000 millones de dólares (“La victoria de Obama parece un poco una derrota” dijo entonces Krugman). Anteriormente a eso, fue Judd Gredd, senador republicano quien no quiso aceptar -se dice por presiones de directiva republicana- el cargo de secretario de Comercio alegando “fuertes diferencias ideológicas”. Es que esto, no es sino expresión de la incipiente crisis política que empezamos a ver en el gobierno norteamericano, en la dificultad de llevar a cabo sus planes, y en una fuerte oposición interna en el congreso, que no auguran mas que fuertes tensionamientos donde Obama, como “superhéroe” de los planes del imperialismo norteamericano, no ha hecho mas que llevar una imagen que no puede soportar. Aún así, ya sea la oposición republicano, o los planes demócratas, no han hecho mas que dejar en evidencia, que Obama es uno más de los intentos de revertir la tendencia al desgaste del imperialismo norteamericano y salvar a los grandes sectores de la burguesía frente a la crisis, mientras las cifras de desocupados alcanzas niveles históricos llegando a 3,6 millones en EEUU mientras destina millones y millones de dólares para salvar a la banca y los grandes consorcios capitalistas. Es probable que de la misma manera que Obama se encuentra con un “muro” para gobernar, se vayan encontrando las masas con Obama, al ver la profunda contradicción entre las espectativas que generó su asunción como presidente, y los intereses que representa. Sobretodo teniendo en cuenta la factibilidad que pudiera tener el plan de Obama. Muchas voces de la clase dominante, alertan sobre un plan que no pareciera que pueda dar buenos resultados. Paul Krugman, premio nobel de economía y de la escuela neo-keynesiana, es uno de los mas grandes escépticos del plan: “posiblemente, miembros del gobierno de Obama se han vuelto devotos de un nuevo tipo de vudú, la creencia de que cumpliendo complejos rituales financieros podremos hacer que los bancos muertos caminen... Lamentablemente, el precio de este retroceso a la superstición sería alto. Espero equivocarme, pero sospecho que vamos a tener otro plan de rescate que no va a ser exitoso” comentaba en una columna el 20 de Febrero, o diciendo “no,no lo es” cuando hablaba sobre lo positivo del alcance del plan de estímulo.

Una situación internacional compleja para el imperialismo norteamericano.

Con todo esto, el panorama internacional no es menos alentador para el imperialismo norteamericano y es cada vez mas compleja. Es que la propia crisis, apura los tiempos y los ritmos de la geopolítica mundial. En Medio Oriente cada vez el panorama es mas complejo: la masacre de en Franja de Gaza contra el pueblo palestino (y meses antes, la propia guerra que había enfrentado a Rusia y Georgia por los territorios del Cáucaso, o las deliberaciones de Corea del Norte de “estar al borde de una guerra” con Corea del Sur, aliado de norteamérica) manifiestan la tendencia a procesos y conflictos agudos entre los estados que se empieza a abrir en la situación internacional. Junto con ello, pareciera ser que el tablero geopolítico internacional cada vez empieza a mostrar sus fisuras y grietas. Con Rusia y los ex países de la URSS firmando planes de cooperación y defensa militar, las nuevas acusaciones de la ONU por el arsenal de Uranio que posee Teherán, prefiguran nuevos realineamientos para empezar a jugarse posiciones en el tablero internacional. Aún así, frente al desgaste y debilidad histórica del imperialismo norteamericano para imponer su política en toda la línea (como se refleja en la dificultad de “estabilizar” la situación en Medio Oriente y tenga que enviar 16.000 tropas mas a Afganistán y Pakistán frente a los peligros del talibán, la dificulta de relacionarse con un posible gobierno de extremaderecha en Israel con el Likud e Israel Beitenu en coalición, o la propia debilidad al tono de perder la última base militar en Asia Central, como era Kirguistán), aún no hay ningún país capaz de erguirse como un futuro contendiente capaz de asegurar una nueva política superando a EEUU como principal potencia imperialista. Ni el “dragón chino” (con una caída abrupta en su economía casi al 6%, una reducción del 53,1% de sus importaciones y casi un 30% sus exportaciones y miles de cierres de fábricas), ni sectores de la Eurozona son capaces hoy de ser alternativa imperialista al dominio norteamericano y responder ante la situación. De ahí que la propia tendencia hacia procesos interestatales agudas hace a la situación cada vez mas preparatoria e incierta a medida que la crisis sigue su curso.

Los primeros procesos de resistencia y respuesta obrera y popular frente a la crisis

Pero la crisis, y la estabilidad política del capitalismo, poco dependen de sí mismos. La lucha de clases, será lo que al fin y al cabo definirá cada una de las tendencias de la situación mundial. Sin una respuesta obrera, la ofensiva capitalista sobre el conjunto de los explotados y oprimidas será a toda regla, una nueva reconfiguración sobre la ruina de los trabajadores. Pero junto con la tendencia hacia procesos depresivos en la economía y mayor agudización de las relaciones geopolíticas, encontramos los primeros indicios de una mayor tendencia a enfrentamientos agudos entre las clases y las primeras respuestas de la clase obrera y los sectores oprimidos, que es lo que mas temen los sectores proteccionistas y de las burguesías a nivel internacional (o la misma CIA que viene hablando de la posibilidad de convulsiones en distintos países). Lo vimos en Diciembre en Grecia, con la explosiva revuelta de la juventud explotada y oprimida, la “generación de los 700” frente a los primeros golpes de la crisis y un régimen que descargaba toda su erosión en las espaldas de los trabajadores, el pueblo pobre y la juventud, tras el asesinato a un joven de 15 años. Hemos visto procesos de resistencia y caídas de gobierno, primero en Islandia con la dimisión de la Alianza Socialdemocrática frente a la movilización de sectores explotadas y oprimidos, y hace pocos días en Letonia, producto de la crisis mundial. En un conjunto de países, como en Europa del Este y los países escandinavos se están desarrollando procesos de movilización de masas y contra los salvatajes económico a los capitalistas que los gobiernos patronales vienen llevando a cabo: Estonia, Letonia, Islandia, Irlanda, Italia, España, Rusia y muchos más.

Es que mientras estos planes de salvatajes son cada vez más millonarios con platas de la población, van miles de despidos, suspensiones regulares, cortes de contrato, rebajas salariales, aumento a los impuestos a las jubilaciones, recortes de los gastos de salud, educación, vivienda, y la precarización del trabajo y la educación son cada vez mas a la orden del día los ataques hacia los sectores obreros y populares. En Francia, país que viene con el proceso mas avanzado de movilización desde que se inició la crisis, millones de trabajadores y estudiantes empiezan a salir a escena, a prenderse políticamente frente al descontento social que empieza a dejar la crisis, donde vimos mas de 2 millones en el paro del 29 de Enero y de los sectores obreros de la juventud mas precarizados en duros enfrentamientos con la policía y gendarmería como en Saint Nazaire.

Pero los distintos sectores de la burguesía intentarán poner un conjunto de trampas al movimiento obrero y los sectores populares: los más abiertos pactos sociales para predicar la colaboración entre explotados y explotadores a todo nivel. Para ello, las burocracias sindicales y el reformismo como agentes de las patronales, intentarán pasar todo ataque al movimiento obrero, o por la fuerza de los hechos se verán obligados a movilizar, para luego intentar descomprimir las luchas. Para ello, la clase obrera deberá desarrollar junto a los demás sectores oprimidos, su propia respuesta con una política independiente para que la crisis la paguen los patrones y capitalistas y mandar al traste de la basura el salvataje capitalista.

Notas

* Extraído de "Clase contra Clase" Nro. 122 integrante de la FT.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Internacional
Adónde llevan la política de Raúl Castro y la dirección del PC Cubano




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil