Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / Nacional

Lunes 3 de agosto de 2009

Por la unidad de las filas obreras

Unidad para que la crisis la paguen los capitalistas y nos los trabajadores y el pueblo pobre.

Por Máx Trinidad Cerén


En situaciones de crisis, estamos obligados a pensar en términos de la clase en su conjunto. Para esto, consideramos que en la lucha por la unidad debemos partir de las demandas inmediatas como el apoyo incondicional a todos los conflictos por salario, despidos, cierres de fábrica, etc., impulsando el frente único obrero, no sólo por abajo o de los sectores combativos sino con exigencias a las direcciones reales de los sindicatos y las centrales obreras con programas transicionales (reparto de las horas de trabajo, escala móvil de salarios, apertura de los libros de contabilidad, control obrero, etc.); ligado a esto debe plantear la necesidad de la autodefensa obrera, que se hará cada vez más necesaria a medida que la crisis avance pero que ya estamos obligados a discutirlo con el asesinatos de obreros por el sicariato y la represión estatal, y culminar en la delimitación política de todas las corrientes patronales, criticando a las alas de la burocracia que apoyan al gobierno, a la oposición patronal o los diversos engendros políticos que van surgiendo, planteando la necesidad de hacer efectiva la lucha para que la crisis la paguen los capitalistas.

Una lucha consecuente contra la políticas “anticrisis”, implica imponer la prohibición de los despidos, el reparto de las horas de trabajo entre todos los trabajadores y que nadie gane menos de lo que cuesta la canasta básica familiar, eliminación del IVA y escala móvil de salarios para que este aumente mensualmente con el ritmo de aumento de la inflación. Es decir, trabajo para todos y todas con un salario no menor a 1.800 Bs. F., sin impuestos al consumo común e indexación salarial al aumentar la inflación. Eso es “inviable” para los capitalistas y para el gobierno, pues pone en riesgo su “rentabilidad”, es decir, las ganancias patronales. Más aún, para que la crisis no la paguemos ni los trabajadores ni el pueblo pobre, hay que luchar contra el recorte presupuestario, contra el recorte a la educación, la salud, la vivienda y la alimentación. Ese programa “mínimo” frente a la crisis, es improbable de llevar adelante con ninguna de las burocracias existentes a las cuales tanto la USI como el TO llaman a la “unidad”. Más aún, las empresas de declararán en quiebra o despedirán masivamente, lo que exigirá imponer la apertura de los libros de contabilidad de los capitalistas y la toma y puesta bajo control obrero de las mismas, para garantizar el trabajo y los salarios. ¿Qué burocracia de “Solidaridad Laboral” o del “Frente Socialista de Trabajadores” puede encabezar una lucha nacional de estas dimensiones?

Los sindicatos y federaciones actualmente sólo representan a una minoría de la clase trabajadora. Los trabajadores somos una sola clase, ocupados y desocupados, estatales y privados, sindicalizados o no, contratados o fijos. La unidad sindical está rota por la fragmentación de la clase trabajadora, y esto no se arregla con acuerdos impuestos desde arriba, o acuerdos de cúpulas burocráticos. Cualquier propuesta de “unidad obrera” que se limite únicamente a los sindicatos es de un límite enorme, completamente incapaz de lograr el objetivo que se propone, además, muestra de una cruda adaptación burocrática a la realidad postneoliberal donde la gran mayoría de los trabajadores están fuera de los sindicatos, en condiciones de precariedad e indefensión organizativa. Es dar la espalda a los sectores más explotados de la clase. Por ejemplo, SIDOR: ¿qué unidad entre las corrientes que hacen vida en SUTISS puede lograr la “unidad obrera” sin el sindicato solo agrupa poco más de 4 mil trabajadores mientras 8 mil tercerizados están fuera de mismo, es decir, la mayoría? Otro ejemplo, la UCV: hay cuatro sindicatos que agrupan a la mayoría de los trabajadores, pero hay más de 600 obreros tercerizados, que no agrupa el sindicato de obreros en general ni el de los obreros del comedor universitario, ¿qué “unidad” de las directivas de los cuatro sindicatos puede lograr una verdadera unidad obrera si la masa de súper explotados queda fuera?

En SIDOR, una lucha clave, elemental, de la clase obrera, es echar abajo la superexplotación que implica la tercerización, el pase a nómina de los 8 mil tercerizados y el goce de todas las conquistas de los demás trabajadores sidoristas. ¡Igual trabajo, igual convenio!, debe ser la bandera de lucha. El triunfo en Sidor fue posible porque en la acción los trabajadores adoptaron la política de enfrentamiento de clase unificando a todos los sectores en lucha, que la fuerza de las movilizaciones y la intransigencia de las bases se impuso a las tentativas de acuerdo de la burocracia tanto con la transnacional Techint y el propio gobierno. Otra cuestión clave es la lucha contras las precarias condiciones de trabajo y el aumento de los ritmos de productividad en algunas áreas, producto de lo cual, ha aumentado el índice de accidentes laborales, hay que pelear entonces contra el aumentos de los ritmos de trabajo impuestos por la gerencia “socialista” y por una verdadero plan de inversión que garantice condiciones y medio ambiente de trabajo seguros y dignos. Con el camino de la “unidad” que proponen los compañeros de ETO y de la USI no se llega a ningún lado: ¿es posible lograr esas demandas de la mano de la directiva de SUTISS, que hace parte del Frente “Socialista” de Trabajadores que defiende a capa y espada al gobierno y la gerencia, y justifica la tercerización en aras de la “rentabilidad” de la empresa?, ¿o acaso será posible de la manos de los dirigentes escuálidos de “Solidaridad Laboral” en Guayana que son co-responsables de la privatización y defienden también la “rentabilidad” de las empresas? ¡Sólo la más amplia unidad desde la base, entre tercerizados y fijos, con asambleas y movilizaciones comunes, puede lograr la unidad de lucha para estas conquistas! De hecho, solo la unidad en la movilización logró hacerle torcer el brazo al gobierno y echar a Techint así como alcanzar el contrato colectivo. Es necesario conquistar la unidad para hacerle pagar la crisis a los capitalistas y que no se descargue sobre los trabajadores como propone el gobierno.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Nacional
LA IMPOTENCIA DEL “ESTADO DESARROLLISTA” Y EL CAPITALISMO SEMI-COLONIAL
SUAVE Y GENEROSO CON EL CAPITAL TRANSNACIONAL, DURO Y MEZQUINO CON LA CLASE OBRERA
¿CUÁL “SOCIALISMO”?
NACIONALIZACIONES A LA MEDIDA DEL CAPITAL TRANSNACIONAL
Por la autoorganización y la independencia del movimiento obrero
Concentración de las fuerzas y centralización de las luchas como estrategia para vencer




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil