Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / PARTIDO

Lunes 25 de junio de 2012

ARGENTINA: 08 DE JULIO, CONVOCADA POR EL PTS

CONFERENCIA NACIONAL DE TRABAJADORES

Por PTS


"POR SINDICATOS SIN BURÓCRATAS, POR UN PARTIDO DE TRABAJADORES SIN PATRONES"

(Reproducimos a continuación el llamado a La Conferencia Nacional de Trabajadores de nuestra organización hermana en Argentina, PTS, que vienen desarrollando una gran inserción en el movimiento obrero en clave revolucionaria. El texto completo puede leerse en www.pts.org.ar)

La vuelta del “sindicalismo de base” a la política nacional es un hecho. Las nuevas condiciones de crisis económica mundial han hecho entrar en desaceleración al capitalismo argentino, y esto se trasmite a la clase trabajadora por múltiples formas. Inflación y más presión contra el salario, mayores ritmos de trabajo, inicio de suspensiones, incertidumbre en los empleados estatales de varias y grandes provincias por las cuentas fiscales que amenazan con retrasos y desdoblamientos salariales. Todo esto va iniciando un descontento de la clase trabajadora que obligó a los dirigentes sindicales a convocar a paros y movilizaciones, aunque luego terminaron firmando, sin consultar a las bases, paritarias (convenios) por debajo de la inflación.
La mayoría de los asalariados sigue apoyando a Cristina Kichrner y su gobierno, que presentó como una gran “gesta nacional” la expropiación parcial de YPF, aunque lo hacen luego de años de complicidad con la privatización y el vaciamiento, y para intentar volver a hacer acuerdos con monopolios internacionales, sobre todo norteamericanos. Pero, a pesar de este apoyo, todos pierden expectativas en un futuro de mejoras en el nivel de vida. Cristina y sus gobernadores no se cansan de atacar el derecho a huelga y condenar las acciones de protesta de los trabajadores. La CGT se divide en camarillas a favor y en contra de Moyano, en disputa por un lugar bajo el sol del régimen. En este marco de disputas burocráticas, hasta los medios, tan reacios a mostrar la voluntad de la clase trabajadora, hablan de una “doble representación” en los sindicatos: el poder formal de las cúpulas y lo que viene desde abajo.

En la industria de la alimentación, esto es patente. El ex jefe de la CGT menemista y hoy amigo de Cristina, Rodolfo Daer mantiene el control del sindicato (de toda la rama de la industria de la alimentación), pero en las fábricas avanzamos los clasistas de la (corriente de militantes obreros clasistas y combativos) Lista Bordó (impulsada por el PTS). Obtuvimos el 40% de los votos en la minoría de agremiados al sindicato de Capital y parte del Gran Buenos Aires que maneja Daer (…) Y somos mayoría en las principales plantas multinacionales que dirigen las internas antiburocráticas, como Kraft o Pepsico. También en Felfort y Bonafide. Una fuerza militante de la clase obrera que nació de la combativa gesta de Kraft del año 2009 (…) Los resultados en las elecciones de la alimentación fueron festejados por cientos de obreros, que habían salido de sus plantas para fiscalizar y, después de una jornada de militancia, muchos de ellos se concentraron en las puertas del sindicato (…) Pero la corriente de militantes clasistas de la Lista Bordó en la alimentación encabezada por “Poke” Hermosilla, Catalina Balaguer y Lorena Gentile es sólo la avanzada de un proceso que ocurre más extendidamente (en muchas empresas y fábricas del país). (…)

Desarrollar el clasismo en todo el país

La Conferencia Nacional de Trabajadores en (el Estadio de) Ferro es una convocatoria abierta del PTS para impulsar con todas las expresiones del sindicalismo de base, un polo clasista en todos los sindicatos del país, que sea una alternativa a las burocracias de las CGTs y las CTAs. Esta Conferencia del PTS, integrante del Frente de Izquierda y los Trabajadores, propone una gran asamblea clasista unitaria impulsada en común con el Partido Obrero, Izquierda Socialista y todas las fuerzas de la izquierda clasista, que sea la contracara de las internas de fracciones de la burocracia que se disputan la CGT y que son una casta enquistada en los sindicatos. Luchamos por llevar al interior de los sindicatos un programa de reivindicaciones que termine con esta situación en la que los trabajadores ponen el lomo y los capitalistas “se la llevan en pala”, como reconoce la presidenta. Ante las divisiones en la cúpula de las CGTs y las CTAs, nuestra bandera para enfrentar a los capitalistas es la “unidad de los trabajadores” desde abajo, entre afiliados y no afiliados, efectivos y contratados, la unidad intersindical que rompa las fronteras entre una fábrica y otra, entre un gremio y otro, entre ocupados y desocupados (…)

Desde los sindicatos a toda la clase obrera

La intervención en las luchas sindicales y la formación de listas antiburocráticas tiene una gran importancia sólo si la ponemos en perspectiva de dirigirnos a toda de la clase obrera que tiene millones por fuera de los sindicatos, empleados en negro y desocupados. Militamos para recuperar los cuerpos de delegados y comisiones internas, y por conquistar franjas de los trabajadores en las elecciones sindicales, como puntos de apoyo para llegar a las decenas de miles de obreros de la Alimentación, de las grandes terminales automotrices, de las fábricas metalúrgicas y siderúrgicas, de las empresas del transporte y los servicios de todo el país. La reciente elección en la alimentación demuestra que la izquierda obrera puede y debe luchar por fracciones clasistas y en perspectiva revolucionarias (…) Luchamos en los sindicatos, no para acceder a cargos y pertenecer a la minoría de sindicalizados, sino para transformarlos mediante la más amplia democracia obrera y la independencia del Estado capitalista, lo que impone terminar con la burocracia sindical.

El muro que se interpone entre los trabajadores sindicalizados y el resto de la clase obrera, y de ésta con el pueblo pobre, es antes que nada la burocracia sindical y sus privilegios (…) Basta de dirigentes sindicales millonarios y trabajadores pobres. Una de las banderas de un nuevo movimiento obrero es que todos los dirigentes sindicales cobren lo mismo que sus afiliados y vuelvan a la línea de producción después de su mandato, como han puesto en práctica nuestro dirigente Raúl Godoy y el compañero Alejandro López en el sindicato ceramista de Neuquén (en la fábrica Zanón). Al mismo tiempo, impulsamos la elección de nuevos compañeros y compañeras a los cuerpos de delegados que unifiquen las filas de la clase trabajadora empresa por empresa, para renovar las organizaciones del movimiento obrero de abajo hacia arriba. Luchamos por la más amplia democracia obrera donde las decisiones se tomen por asambleas y los delegados funcionen con mandatos de base. Claro que estos no son fines en sí mismo, sino medios para llegar al conjunto de la clase obrera y dotarla de un programa que vaya más allá de sus reivindicaciones inmediatas. Nuestra lucha es para que la clase trabajadora, partiendo de recuperar sus organizaciones para la lucha, creando todas las instancias de coordinación democrática necesarias, y la formación de su propio partido, se convierta en la verdadera “abanderada de los humildes”, dando una salida a todos los explotados y oprimidos.

Un gran partido de la clase trabajadora, para luchar por su propio gobierno

La enorme fuerza social de la clase obrera, cuando se organiza, está para los más grandes objetivos y no puede limitarse a conquistar un porcentaje mayor en el reparto de las riquezas como pregona la “ideología” del peronismo, pues esto implica que una ínfima minoría de capitalistas se siguen apropiando de gran parte de lo producido por los trabajadores. La experiencia mostró que lo que se conquista hoy se puede perder mañana, mientras el poder lo tengan los capitalistas. Por el contrario, la historia de lucha de la clase obrera muestra su enorme capacidad creativa. Hemos puesto en pie Estados que expropiaron a los capitalistas y consiguieron las conquistas más grandes de la Historia de la Humanidad, revoluciones que sacudieron a la sociedad desde sus cimientos. Hemos creado, además de los sindicatos de masas y grandes partidos obreros, organismos democráticos como los Consejos Obreros de la Revolución Rusa, que fueron la base de un nuevo estado mil veces más democrático que cualquier parlamento burgués, porque sus miembros eran revocables en forma inmediata, y debían mantener contacto cotidiano con sus electores que podían mandatarlos. Cada vez que la clase trabajadora irrumpió tomando su destino en sus propias manos, tendieron a surgir este tipo formas de autoorganización como los cordones industriales en Chile en el 73, o las Coordinadoras interfabriles de comisiones internas en la Argentina del ‘75 que superaron los marcos gremiales.
A su vez, “Los sindicatos no ofrecen, ni pueden ofrecer, dadas sus tareas, composición y formas de reclutamiento, un programa revolucionario acabado; por tanto, no pueden sustituir al partido”, sostenía León Trotsky. Se necesita la palanca que, tomando como un punto de apoyo a los sindicatos y las formas de autorganización que se formen al calor de la lucha de clases, pueda dirigir la fuerza de millones para imponer la voluntad de la mayoría sobre la clase capitalista. Esa palanca es un gran partido de la clase trabajadora que luche por construir una nueva sociedad sin explotadores ni explotados (…) El PTS convoca a esta gran Conferencia Nacional de Trabajadores para discutir cómo impulsar las luchas, enfrentar a la burocracia sindical en todas sus alas, conquistar la independencia política del gobierno y de todas las variantes patronales, y multiplicar las fuerzas de una corriente militante de los trabajadores, enraizada en las principales fábricas y establecimientos, con una estrategia para vencer.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil