Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / LUCHA Y HUELGA UNIVERSITARIA

Jueves 4 de julio de 2013

SOLO EN LA VERSIÓN ELECTRÓNICA

¡NO EN NOMBRE DE LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES UNIVERSITARIOS! / ¡NO MARCHAMOS EL SÁBADO 29!

LTS y Barricada


¡DENUNCIAMOS Y REPUDIAMOS LA POLÍTICA DE LA FAPUV Y APUCV DE PONER EL RECLAMO DOCENTE AL SERVICIO DE LA POLÍTICA DE LA OPOSICIÓN BURGUESA!

En los últimos días las principales direcciones gremiales de los profesores universitarios –dirigentes que en su mayoría son de orientación pro oposición burguesa– han avanzado en ir desplazando el contenido concreto de la lucha docente (por salarios, el reconocimiento de conquistas como las Normas de Homologación y el reconocimiento de las organizaciones representativas de los docentes), lucha justa y legítima que hemos acompañado, para llenarla de un contenido político cada vez más cercano y empalmado con las banderas de la oposición burguesa expresada en la MUD, al punto extremo de que para el próximo sábado 29 la marcha que debía ser convocada por las justas demandas de los trabajadores y trabajadoras docentes, con sus propias banderas y consignas, será una marcha totalmente encuadrada en la política de esta oposición proimperialista, impulsada con protagonismo por dirigentes de la ultraderecha como Leopoldo López y Corina Machado.

Por eso, sin que esto implique abandonar la lucha docente ni apoyar al gobierno/patrón en su política, decimos bien en alto que ¡así no! ¡Rechazamos totalmente esta maniobra de las principales burocracias del gremio profesoral! ¡No vamos a esa marcha que solo servirá de apoyo a otro proyecto político patronal, y la repudiamos! ¡Redoblamos el llamado y la apuesta a que los profesores, empleados y obreros y estudiantes universitarios que están con la lucha legítima, que están por preservar su carácter de clase, su independencia, sin subordinaciones a intereses políticos ajenos a la misma, a batallar contra estas direcciones burocráticas para arrebatar de sus manos la dirección de la lucha!

Gobierno y oposición encajonan la lucha de los trabajadores en su pugna por el poder

Esta denuncia que hacemos a la dirigencia de la FAPUV y APUCV por intentar llevar el conflicto por caminos que no obedecen a los intereses de la lucha docente, no exime en modo alguno al gobierno de esta misma lógica. ¡Por todos los medios y de todas las maneras posibles, ambos bandos patronales quieren arrebatar el carácter propio de cada lucha de los trabajadores para ponerla al servicio de sus respectivos proyectos políticos: unos para mantenerse en el poder político, otros para acceder a él! ¡Y ambos bandos cuentan con sus respectivas burocracias sindicales y gremiales ante los trabajadores para facilitar ese trabajo!

En el camino de hacer frente a la intransigencia patronal del gobierno, cosa correcta porque hay que hacer frente al desconocimiento de las Normas de Homologación y de las organizaciones gremiales de los docentes, al acuerdo salarial insuficiente y a la criminalización de la protesta, estas direcciones profesorales en lugar de buscar apoyarse en la más amplia democracia y participación masiva de la base docentes, estudiantil, de empleados y obreros universitarios, busca encuadrar el conflicto en las movidas políticas reaccionarias de la MUD.

El gobierno, sin embargo, ha sido el principal responsable de encajonar la lucha de los docentes en la polarización política con la oposición, desde el inicio del conflicto, hace meses, cuando aún no había paro indefinido ni parcial. Estableció una línea de reconocimiento o no de organizaciones gremiales donde el criterio era quienes estaban o no con el gobierno, aceptó negociar solo con aquellas dirigencias afines al gobierno, y fustigó y descalificó desde siempre la legítima y justa medida de lucha –el paro indefinido– como mera "desestabilización política de la derecha", movió a sus grupos estudiantiles a combatir la medida legítima de lucha salarial y gremial "porque es un paro de la derecha", incluso, descalificó como “guarimbas” y “guarimberos” (¡es decir, barricadas de la clase media derechizada que quería salir de Chávez por la fuerza entre 2002 y 2005!) las marchas o trancas de calles que llevaron adelante empleados y obreros dirigidos. Es así pues que el gobierno ha sido uno de los promotores de desplazar el contenido real de la lucha de los trabajadores docentes hacia al terreno de su puja política con la oposición patronal, esgrimiendo ese argumento para cubrir su política de no otorgar un aumento salarial digno, de no reconocer a las direcciones gremiales que no le son afines, desconocer derechos laborales como las Normas de Homologación, y justificar el uso de los tribunales para impedir el derecho a huelga a través de éstos, intimando a las direcciones gremiales, el otro promotor ha sido la dirección burocrática profesoral. Además, el gobierno en la convención colectiva que discute –como es solo con sus sindicalistas afines– insiste en imponer elementos ideológicos y programáticos propios de su proyecto político, es decir, imponiendo como condición para la firma del contrato colectivo del conjunto de los trabajadores universitarios una definición ideológica y política específica. ¡Todo lo que pudo hacer para polarizar el conflicto lo hizo!

Las burocracias del gremio profesoral responden al gobierno “en el mismo tono”: encuadrando el reclamo en el esquema del otro bando político de poder

El gobierno pactó un acuerdo salarial con las burocracias sindicales chavistas, en el cual se concretaba una recomposición parcial del salario, pero a cambio de desconocer representaciones gremiales de los trabajadores que afilian a decenas de miles (como la FAPUV y demás asociaciones por universidad), abrogándose para sí, como patrón y como gobierno, el derecho de decidir quiénes representan y quiénes no a los trabajadores, algo totalmente inaceptable, pues es un derecho que corresponde únicamente a los propios trabajadores, en este caso, a los profesores y profesoras. También el acuerdo implicaba desconocer las Normas de Homologación, que contemplan actualizar los salarios cada dos años de acuerdo al índice inflacionario del BCV. Y al mismo tiempo el gobierno mantenía la criminalización de la lucha, al intimidar con los tribunales a los dirigentes docentes, pretendiendo imponer el fin de la huelga mediante órdenes judiciales pedidas por militantes estudiantiles del chavismo.

Con ese acuerdo salarial y las medidas de los tribunales buscaba debilitar el paro profesoral y a sus direcciones, pero estas han entrado de lleno a echarse a los brazos de la oposición, entregándoles en bandeja un conflicto a partir del cual desarrollar su demagogia y sus movidas políticas. Desde la LTS y Barricada –Juventud Anticapitalista Revolucionaria–, que hemos intervenido de lleno en la lucha del conjunto de los trabajadores universitarios, así como rechazamos desde el inicio del conflicto la posición del gobierno, denunciamos a la burocracia de la APUCV y FAPUV por ser cómplices del régimen interno antidemocrático de las universidades autónomas y bregamos por la autoorganización desde las bases en lucha para tomar en sus manos la dirección de la lucha, rechazamos y denunciamos también esta última maniobra de encajonar la lucha en la diatriba gobierno-oposición.

No renunciamos al derecho a huelga ni a las manifestaciones de calle, como derechos democráticos irrenunciables de los trabajadores y explotados en sus luchas

Debe quedar claro, sin embargo, que esta posición no implica en modo alguno avalar la lógica del gobierno de que sólo las marchas a su favor puedan desplazarse libremente por la calles de la capital y llegar hasta los puntos claves del poder político. Como hemos dicho muchas otras veces, cualquier restricción y mayor poder de veto del Estado burgués sobre las libertades de organización, lucha y manifestación, por más que en algunos casos puntuales sea esgrimida contra sectores más de derecha o de la reacción burguesa, siempre terminará recayendo con mucha más fuerza y contundencia contra la clase obrera y el conjunto del pueblo empobrecido. ¡Ahí están para demostrarlo los casi 150 trabajadores y trabajadoras enjuiciados por hacer algún paro, huelga, tranca de calle o manifestación por sus reivindicaciones! ¡Ahí están las decenas de campesinos enjuiciados por ocupar tierras! ¡Ahí están los procesados judicialmente por trancar alguna calle exigiendo servicios públicos para el barrio o viviendas! ¿Y cuántos empresarios, terratenientes asesinos, comerciantes ladrones o banqueros usureros enjuiciado? ¡Ninguno!

Más aún, el gobierno definitivamente ha llevado la cuestión salarial de los profesores universitarios a donde quería llevarla como así también lo han terminado haciendo las direcciones gremiales pro oposición yéndose a los brazos de la propia MUD–, que es el de la polarización gobierno-oposición, donde, como decimos, los únicos que pierden son los trabajadores que ven cómo a sus luchas e intereses les impiden surgir y tomar vuelo propio, les impiden posicionarse con personalidad social y política propia en el escenario nacional. El gobierno denuncia el paro como “político”, pero si hubiese otorgado un aumento salarial no regateado y parcial, si no se hubiese empeñado en no recibir ni reconocer a las direcciones gremiales de los profesores, si no hubiese desconocido las Normas de Homologación, no habría fundamentos para la reaccionaria política que han tomado las direcciones profesorales. No puede hacerse el desentendido de su prepotencia patronal en este punto, dándosela de muy “duro” contra reclamos salariales mientras se entrega de brazos a lo más concentrado de la burguesía nacional –¡golpista casi toda en 2002 y 2003!– recibiéndolos con bombos, brindándoles trato cordial, autorización para aumentar precios, exoneración de pago de impuestos y “todo el apoyo que necesiten”.

¡Fuera de las luchas de los trabajadores la oposición patronal con su demagogia barata y oportunista! ¡Luchemos contra la burocracia profesoral que le entrega la lucha de los docentes para su política reaccionaria!

Las direcciones burocráticas de la FAPUV y demás asociaciones de profesores, junto a las autoridades universitarias y las direcciones estudiantiles opositoras, lo que están es obrando para facilitar el orientación que se ha dado la oposición burguesa de aterrizar con su demagogia oportunista en aquellas luchas de trabajadores que piensa que puede utilizar para llevar agua a su molino. ¡Ya vimos al mismísimo Capriles –burgués no solo por su proyecto político sino también por su posición de clase y la de su partido– posar de “solidario” en la pasada campaña presidencial exigiendo aumentos de salario! La oposición pretende aprovechar el legítimo descontento y luchas de los trabajadores contra las políticas antiobreras del gobierno para buscar ampliar su base social entre la clase trabajadora. Y si el gobierno con sus políticas de ajuste capitalista facilita ese trabajo de la oposición burguesa, los trabajadores con conciencia de clase y la izquierda revolucionaria debemos oponer con firmeza una perspectiva de independencia de clase contra esta variante política reaccionaria, y descaradamente proimperialista.

Por de la independencia política de las luchas de la clase trabajadora

Los trabajadores y trabajadoras (y la juventud combativa y consecuentemente revolucionaria) tenemos por delante el desafío crucial de evitar que las luchas de nuestra clase sean encorsetadas, desplazadas o mutiladas en su contenido en función de las lógicas e intereses de estas dos opciones políticas patronales que se disputan la gestión del capitalismo en el país. Ambas pugnan por quién y cómo administrará la descarga de la crisis económica sobre el pueblo trabajador, la gestión de los “ajustes”: las devaluaciones, los bajos salarios, la negativa a discutir los contratos vencidos, los juicios o represión a los que luchan, los aumentos de los servicios públicos e impuestos, las autorizaciones a los empresarios para aumentar los precios y exonerarles impuestos, la preservación de las ganancias empresariales, etc. Eso es lo que nos espera, en menor o mayor medida, con cualquiera de estas opciones.

Por eso debemos insistir en todo momento en luchar con celo por la independencia política de las luchas de los trabajadores, es decir, hacer valer las demandas propias de la clase trabajadora, con lógicas políticas y estrategias propias, sin permitir que el contenido de estas sea copado por intereses ajenos a las luchas o sirvan para que se apoye sobre nuestros hombros uno u otro bando patronal.

Por un espacio y polo de resistencia en las universidades por la independencia política de la lucha de los trabajadores

En el transcurso de este conflicto, en la UCV se logró poner en pie un modesto Comité Estudiantil de Apoyo a la lucha de los trabajadores, cuya plataforma fue la perspectiva de unidad entre estudiantes y trabajadores en lucha, la necesidad de la autoorganización, y la pelea no solo contra el gobierno por las reivindicaciones salariales sino también contra las autoridades universitarias y el régimen interno antidemocrático que sostienen. La existencia de este comité constituyó un espacio de confluencia para un activismo y militancia estudiantil sin ceder a las dos principales corrientes que se pusieron en acción en el conflicto. Frente a estos dos polos, y el hecho que no se desarrolló un verdadero movimiento estudiantil en las escuelas y facultades, que no hubo una masiva participación estudiantil ni un movimiento asambleario vigoroso que fuera marcando la pauta, el Comité Estudiantil de Apoyo puesto en pie tuvo el mérito de dar pelea para que los y las estudiantes que querían participar de la lucha no tuviesen como alternativa solo a estas dos opciones.

En las actuales circunstancias, nos parece más necesario aún continuar bregando por un espacio de estas características. Un espacio amplio y unitario de aquellas corrientes políticas y de aquellos trabajadores, profesores y estudiantes que coincidamos en la necesidad de dar la pelea por las justas demandas de la clase trabajadora universitaria y de pelear por su independencia política. Un espacio que puede fungir como polo de resistencia en lucha por la independencia de clase de la lucha, donde confluyamos los que rechazamos la maniobra de la FAPUV y no vamos a la marcha de la oposición patronal este sábado, pero tampoco avalamos la política patronal gubernamental ni vamos a su contramarcha. Extendemos este llamado para confluir y discutir desde ya los posibles puntos de acuerdo para poner en pie un espacio de estas características.

Liga de Trabajadores por el Socialismo

LTS

www.lts.org.ve / lts@lts.orgve

Juventud Anticapitalista Revolucionaria

BARRICADA

barricadarevolucionaria@hotmail.com





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Nacional
La UNT y FETRAUNIVERSITARIOS: ni tan “críticos” ni tan “clasistas”
Ante las “clases magistrales” de la APUCV y las autoridades CLASES PÚBLICAS Y ABIERTAS
La lucha de los trabajadores universitarios logra una recomposición salarial parcial, pero se imponen criterios del gobierno




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil