Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Domingo 7 de diciembre de 2014

PARTIDO

ARGENTINA / Con el estadio repleto, el PTS cerró un año con más fuerza militante

PTS


Bajo el sol de una tarde agobiante, 6000 personas entraron en columnas de distintas regiones del país donde tiene presencia el PTS al estadio Cubierto de Argentinos Juniors. Los oradores pasaron revista a los principales hechos políticos protagonizados durante el año. Se palpó el entusiasmo militante de una corriente que emergió con fuerza.

El estadio Malvinas de Argentinos Juniors estaba repleto a las 18 horas cuando miles de pancartas se levantaron de los asientos. El grito fue uno solo “vivos los llevaron / vivos los queremos”. Eran los rostros de los normalistas mexicanos, asesinados y desaparecidos. Luego, vino el saludo desde el escenario: “Bienvenidos al acto del PTS en el Frente de Izquierda”. Desde las tribunas bajó otro grito al unísono: “Luchar vencer / obreros al poder”.

Lea en La Izquierda Diario el primer diario digital de la izquierda de Argentina y América Latina, todos los discursos, declaraciones, los videos en vivo, de este importante acto del PTS, organización hermana de la LTS en Argentina.

“Lo estratégico para quebrar el poder de los capitalistas es construir una gran fuerza militante”

Otro de los discursos destacados de la jornada estuvo a cargo de Christian “Chipi” Castillo, legislador de la provincia de Buenos Aires por el PTS-FIT. Subió acompañado de dirigentes de de la provincia, mientras la tribuna cantaba: “Diputado, de los trabajadores / ahora que la crisis, la paguen los patrones”. Acá, los principales conceptos del discurso de Castillo.

León Trotsky afirmaba que “La hora de la desaparición de los programas nacionales ha sonado definitivamente el 4 de agosto de 1914”, con el inicio de la Primera Guerra Mundial. Planteaba que “El partido revolucionario del proletariado no puede basarse más que en un programa internacional que corresponda al carácter de la época actual, la de máximo desarrollo y hundimiento del capitalismo”. Muchos de los que están acá presentes quizás conozcan a nuestro partido por nuestra intervención enfrentando a las patronales, a la burocracia sindical y al gobierno como en LEAR, Donnelley o tantos otros por conflictos. O por la lucha por los derechos de las mujeres. O por tratar de organizar un movimiento estudiantil militante que luche junto a los trabajadores. O por las denuncias contra el gatillo fácil y la represión del gobierno. Pero quizás conozcan menos que somos parte de una tendencia internacional que lucha por esto mismo en numerosos países. Como los compañeros de la Liga Estrategia Revolucionaria de Brasil, que han sido protagonistas de las huelgas de los metroviarios de San Pablo, de los recolectores de residuos –los garís- en Río de Janeiro y de la gran huelga victoriosa de 116 días de los trabajadores de la Universidad de San Pablo. Como los compañeros del Partido de los Trabajadores Revolucionarios de Chile, que fueron protagonistas relevantes de la lucha del movimiento estudiantil chileno, los primeros en plantear la demanda de la educación gratuita que después se generalizó, y hoy intervienen activamente en las luchas de los portuarios, de los mineros del cobre y de otros sectores que se reorganizan sindicalmente, mientras el Partido Comunista ha pegado un salto en su colaboración de clases con la burguesía integrándose al gobierno de la Concertación. Como los compañeros del Movimiento de los Trabajadores Socialistas de México, que acaban de conseguir su inscripción como Agrupación Política Nacional y hoy son parte de esta gran lucha por la aparición con vida de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

En Europa, hoy uno de los epicentros de la crisis capitalista internacional, conocida como “la gran recesión”, con crisis o directamente derrumbe de los partidos tradicionales que ha llevado a la polarización entre partidos de extrema derecha, xenófobos como el Frente Nacional francés, e incluso fascistizantes como Aurora Dorada en Grecia, y nuevas variantes reformistas que emergen a la izquierda de una socialdemocracia que en el poder recurre a las mismas recetas que los conservadores, están nuestros compañeros de la Corriente Comunista Revolucionaria, que en Francia batallan en el seno del Nuevo Partido Anticapitalista por dotar de una dirección obrera y revolucionaria a ese partido. Batalla que están dando en común con los compañeros de la corriente Anticapitalismo y Revolución, que provienen de una tradición diferente a la nuestra, la del Secretariado Unificado, pero con los cuales estamos coordinando en Europa dar pelea en común contra las nuevas variantes reformistas que están surgiendo producto de la crisis, como en el Estado Español donde estamos discutiendo como enfrentar en común la política de la dirección de PODEMOS, que busca llevar la bronca con los partidos del régimen, el Partido Popular y el PSOE, hacia un tibio reformismo. (…)

Los 85 más ricos del mundo tienen los mismos ingresos que 3 mil millones de personas. No es sólo la desigualdad. Con la crisis se han exacerbado las guerras reaccionarias, o la persecución contra los inmigrantes. Se asesinan a los opositores sin juicio, se niegan los derechos a los pueblos oprimidos. ¡Viva la lucha en Palestina!
Para el 2015 el panorama es peor. Están cayendo los precios de las materias primas. Los países que creían que se habían salvado de la crisis, hoy son golpeados.
La crisis ha traído para los trabajadores más precarización, más desempleo, más pobreza, la pérdida de la vivienda, como expresan 400 mil ejecuciones inmobiliarias desde 2008 a la fecha solo en el Estado Español.

Es cierto que durante estos años de crisis vimos también importantes movimientos de protesta y resistencia, como los levantamientos en el norte de África y en Medio Oriente o los movimientos de indignados en el Estado Español y otros países. En Grecia tuvieron lugar 32 huelgas generales entre 2008 y 2012, y una la semana pasada. Pero lo cierto es que todas estas protestas han sido impotentes para frenar los ataques del capital y en algunos casos se volvió atrás de lo que se había conquistado, como en Egipto, donde tenemos en el poder a los mismos militares que sostenían a Mubarak, a quien han absuelto por sus crímenes y dejado en libertad.

Por eso una gran lección de estos procesos es que por más imponentes que parezcan acciones de masas como las que tuvieron lugar en la Plaza Tahrir en El Cairo, sino se involucra con un rol dirigente el movimiento obrero y no se avanza de la lucha contra los regímenes políticos y gobiernos a una lucha por el poder de los trabajadores, todo cambio será episódico y puede ser reabsorbido por las clases dominantes.

El discurso del kirchnerismo que utiliza la crisis mundial para tratar de mostrar como un paraíso a nuestro país y América Latina es una impostura. Diez años de ingresos extraordinarios por los altos precios de las materias primas, donde las empresas imperialistas y los capitalistas locales ganaron fortunas, y estos gobiernos apenas pueden exhibir una leve caída en los índices de pobreza, al igual que hacían los neoliberales durante sus años de auge. Nuestra región sigue sometida al dominio del capital financiero y de sus socios locales. Decenas de miles de millones de dólares pagan todos los años en concepto de deuda externa los gobiernos latinoamericanos a los buitres internacionales. Se muestra la estafa de la integración latinoamericana comandada por la burguesía.

Ni una hectárea de los terratenientes, que han ganado cifras multimillonarias con la soja, ha sido expropiada. El capital imperialista sigue con el control de las industrias estratégicas de la región. El trabajo precario es generalizado. Millones de trabajadores y pobres siguen viviendo hacinados en viviendas ultra precarias sin servicios mínimos en favelas, poblaciones o villas de emergencia y asentamientos. (…)

Quienes estamos acá presentes somos parte de una gran tradición histórica que está resumida en la definición de Marx de que “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. Nuestra clase se ha forjado en grandes hitos revolucionarios. Como las barricadas de París en junio de 1848, donde la clase obrera aprendió que su liberación social no se daría luchando junto a la burguesía sino contra ella, donde se acuñó el objetivo de la “dictadura del proletariado” durante cinco días de combate a sangre y fuego contra las fuerzas represivas de la burguesía republicana y todo el partido del orden. Que se nutre de la lucha y las lecciones de la Comuna de París de marzo de 1871, los setenta y tres días donde los obreros parisinos “tomaron el cielo por asalto” antes de ser ahogados en sangre, en una masacre que se llevó treinta mil de los mejores hijos de la clase obrera incluyendo mujeres y niños que combatieron hasta el final. Una tradición continuada ya en el siglo XX por la revolución rusa. En 1917, la primera vez que obreros y campesinos, bajo el liderazgo de Lenin, Trotsky y el partido bolchevique, lograban el poder en todo un estado, y que logró resistir la invasión de 14 ejércitos imperialistas. Una tradición forjada también en grandes revoluciones expropiadas, como la alemana de 1918 o la revolución boliviana de 1952, donde la clase obrera con los mineros a la cabeza derrotaron al ejército y formaron milicias pero en vez de tomar el poder lo entregaron al nacionalismo burgués encarnado en el Movimiento Nacionalista Revolucionario. Una tradición forjada en los cordones industriales de la revolución chilena. Una tradición de lucha a la que también ha aportado lo suyo nuestra clase obrera, con la huelga general de enero de 1919 violentamente reprimida durante la Semana Trágica, la gran huelga de la construcción de 1936, la resistencia a la “fusiladora” de Rojas y Aramburu y los gorilas, el Cordobazo, los Rosariazos, Tucumanazos o las jornadas de junio y julio de 1975 contra el Plan Rodrigo del gobierno de Isabel y López Rega, durante el ascenso de los ’70. (…)

Somos revolucionarios porque somos realistas, porque sabemos que solo mediante la movilización y organización de cientos de miles y millones vamos a poder arrebatarle el poder a la burguesía. En el siglo XX, vimos revoluciones, empezando por la rusa, donde los trabajadores y campesinos derrocaron el poder de los terratenientes y los capitalistas y comenzaron la construcción del socialismo.
Pero también vimos que si esas revoluciones se burocratizan y se abandona la perspectiva de la lucha por la revolución socialista internacional, las conquistas de las grandes revoluciones empiezan a perderse y las burocracias buscan transformarse ellas mismas en capitalistas, permitiendo la sobrevida del imperialismo.

Por eso la tradición que defendemos es también la de la lucha incesante contra las burocracias surgidas de las organizaciones de la propia clase obrera, que han sido y son fundamentales para mantener la dominación capitalista y del imperialismo. Como las burocracias que controlan los sindicatos y actúan como verdaderas policías en las fábricas al servicio de las patronales, como hemos visto al SMATA en LEAR y en Gestamp. O como las que se hizo del poder en la Unión Soviética de la mano de Stalin y fue enfrentada teórica y prácticamente entregando su propia vida por León Trotsky y sus compañeros de lucha. Si hoy podemos sostener que el marxismo es una alternativa frente a la barbarie capitalista es porque hubo heroicos luchadores que lo mantuvieron vivo frente al bastardeo de sus banderas que hizo el stalinismo. (…)

Como decíamos al comienzo, nuestro partido lucha por la reconstrucción de un Partido Mundial de la Revolución Social, la IV Internacional. La edición de libros del IPS-CEIP, la publicación de una revista de debate teórico-político junto a compañeros intelectuales del FIT como Ideas de Izquierda, la puesta en marcha de La Izquierda Diario, el primer diario digital de izquierda en Argentina y América Latina, que ya ha conquistado un promedio de 500 mil visitas mensuales, no solo contra las corpos de Clarín y La Nación, pero también a las corpos “nacionales y populares”. Queremos mejorar estos medios y por eso pedimos a todos los compañeros y compañeras aquí presentes que colaboren con la Campaña Financiera que haremos.

Batallamos en todos los gremios. Conmigo están los compañeros que recuperaron los SUTEBAs, que enfrentaron los despidos como Shell y Honda. He presentado proyectos en apoyo a estas luchas, y la expropiación de Donnelley, y ahora tenemos que movilizar para que los senadores voten la expropiación.

Los puestos parlamentarios no son más que lugares de lucha. Lo demostramos cada día, en la Panamericana., contra Berni que tuvo que sacar su Gendarmería.
Batallamos en el terreno electoral mediante el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, que defiende la independencia política de los trabajadores contra los candidatos capitalistas, y le ha permitido a la izquierda obrera y socialista de este país emerger con una alternativa ante el desencanto de los trabajadores y la juventud con el kirchnerismo y otras variantes patronales, incluyendo las centroizquierdistas. (…)
Lo estratégico para quebrar el poder de los capitalistas es construir una gran fuerza militante, presente en las fábricas, las escuelas, empresas y universidades.
Queremos poner en pie esa fuerza, con decenas de miles de militantes, y poder llegar a la conquistas del poder político de los trabajados. Para eso nos preparamos, ese será el preámbulo para la sociedad comunista.

Los llamamos a tomar en sus manos la construcción de esa organización. Este acto muestra cómo hemos avanzando en la estructura, no hay fusión real sin intervenir en cada lucha de los trabajadores, enfrentando a las patronales, al gobierno y la burocracia.

Estamos orgullosos pero somos una pequeña minoría. Para enfrentar el consenso derechista, para resistir el ataque, para que de las crisis capitalistas pueda salir una gran organización revolucionaria, necesitamos del aporte de todos ustedes. Los invitamos a sumar fuerzas, para construir un partido revolucionario, internacionalista y de combate.”


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Partido
Masacre en París, Hollande decreta el estado de excepción
Solidaridad internacional contra la xenofobia en Europa
La juventud revolucionaria anticapitalista le rinde homenaje a León Trotsky en el 75 aniversario de su asesinato
Argentina/ Nicolás del Caño: “En octubre queremos ser una alternativa para millones”
Con los trabajadores y el pueblo griego contra el chantaje imperialista
Entrevista a Emilio Albamonte / Conferencia internacionalista en Buenos Aires / Parte 1
Conferencia internacionalista de la FT-CI en Buenos Aires
IX Conferencia de la Fracción Trotskista–Cuarta Internacional (FT-CI)
Ante el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU.
El partido leninista como instrumento de combate




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil