Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Sábado 4 de octubre de 2014

ECONOMÍA

Nubarrones que no traen buenos presagios en la deteriorada economía

Por Milton D’León


(La Izquierda Diario) Los nubarrones en la economía nacional venezolana no presagian buenos augurios en el futuro inmediato en el país. El valor del dólar paralelo ha sobrepasado por primera vez la barrera de los 100 bolívares, y continúa en una dinámica alcista a pesar de las medidas devaluatorias tomadas por el gobierno de Nicolás Maduro. Las devaluaciones implícitas y explícitas, como fueron la implementación de los dos sistemas complementarios de subasta de divisas, el SICAD I, que en los últimos días ha cotizado a 12 bolívares, y el SICAD II a 49,98 bolívares por dólar, que acompañan a un dólar de cambio fijo a 6,30 bolívares, poco y nada han contribuido para estabilizar el sistema monetario del país.

El Gobierno continúa sosteniendo en que no devalúa porque sigue vigente la cotización de un dólar fijo a 6,30, pero en verdad esta tasa de cambio prácticamente es utilizada solo para importaciones esenciales, sobre todo las que está en manos del Estado, pero no se realizan muchas otras transacciones importantes. Con mayores ofertas de dólares vía el sistema de SICAD II, el gobierno pretendía y pretende contener el aumento del dólar paralelo, por lo visto una estrategia destinada al fracaso, y que en verdad ha servido para permitir el acceso a las divisas a sectores empresariales que lo venían exigiendo.

Más devaluaciones encubiertas

Pero las devaluaciones encubiertas continúan su curso. El pasado 24 de septiembre, el gobierno anunció el Convenio cambiario número 30 en el que autoriza la liquidación de las operaciones de venta de divisas efectuadas por la petrolera estatal PDVSA al Banco Central de Venezuela (BCV) a cualesquiera de los tipos de cambio oficiales vigentes, aunque restringidas por el momento a las divisas destinadas al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden). Antes de este convenio solamente lo podía hacer a 6,30 bolívares por dólar pero hoy podrá realizarlo, y lo hará, a 50 bolívares por dólar, por lo que salta a la vista la dimensión significativa y el real contenido de la nueva medida cambiaria. Al poder vender PDVSA, única vía por la que ingresan dólares al país por las exportaciones petroleras (recuérdese que de cada 100 dólares que entran al país, 96 son por el petróleo) una mayor cantidad de dólares a una tasa más alta, lleva implícito una devaluación de la tasa cambiaria promedio.

Se trata de un ajuste devaluatorio importante que viene a través del actual sistema cambiario una vez que quedó descartada la unificación de los tipos de cambio que se esperaba que fuera anunciada durante el “sacudón” de Maduro, por las afirmaciones que venía emitiendo el actual canciller Rafael Ramírez, y en ese entonces Vicepresidente para el área Económica y Presidente de PDVSA. Los sectores empresariales se quedaron esperando, pero como sostuvimos en ese momento, el Gobierno aplicaría la medida pero en dosis. Es lo que en este sentido también señaló recientemente el Deutsche Bank que sostiene que tal medida “llevó a una devaluación parcial y representó un pequeño paso en la dirección correcta”. Medida también que leyeron como correcta los “mercados” internacionales al repuntar la cotización de los bonos soberanos venezolanos en el exterior producto de la medida cambiaria. Aunque es importante aclarar que la decisión del BCV solo se refiere a los traspasos que a partir de ahora se efectúen desde PDVSA al fondo extrapresupuestario (Fonden), y que en ningún momento el nuevo convenio indica que pueda vender los dólares que obtiene por exportaciones de crudo a una tasa superior a 6,30 bolívares por dólar al BCV.

El precio del petróleo en baja

Como en la economía venezolana se viene manifestando una falta importante de dólares, la decisión del nuevo Convenio cambiario para ciertos analistas obedece también a la necesidad que tiene el gobierno de contar con más ingresos en moneda nacional para poder incrementar el gasto público en época preelectoral. Cuestión que puede agudizarse más si tomamos en cuenta la caída que viene teniendo el precio del barril de petróleo. La cesta venezolana que define el valor del crudo y derivados retrocedió por tercera semana consecutiva al perder 1,74 dólares por barril afectada, según el propio Ministerio de Petróleo y Energía, por una amplia disponibilidad de suministros petroleros y el alza del dólar a nivel mundial, donde el crudo local promedió 86,65 dólares, arrastrando el promedio en lo que va del año a 96,23 dólares por barril.

Esta tendencia negativa del promedio anual proporcionaría otro golpe a las arcas gubernamentales: por lo menos 2300 millones de dólares menos en sus ingresos por exportaciones en este año calculan algunos analistas, todo esto en medio de una sequía de divisas en un momento crítico para la economía del país. Para que se tenga una referencia de la caída, el promedio anual de la cesta petrolera en el 2012 fue de 103,42, y para el 2013 estuvo en 98,08 dólares por barril, una clara dinámica en baja, aunque todavía no “catastrófica”. La última vez que los precios del petróleo comenzaron a tener un descenso fue a finales del 2008 (con 86 dólares por barril) para entrar en una caída abrupta para el primer trimestre del 2009 con 34,6 dólares. Este fuerte descenso fue lo que abrió una fuerte recesión económica por casi dos años (2009-2010), que trajo como consecuencia el recorte del gasto público y se decretó la contención salarial paralizando todos los convenios colectivos, al menos para todas las industrias y dependencias del Estado, y por ende el sector privado le siguió el ejemplo.

Conteniendo los indicadores económicos

En medio de toda esta situación donde a todas luces se asienta sobre una crisis económica por más que lo niegue el Gobierno, (expresada en una inflación galopante,fuerte escasez de productos, etc.), el Banco Central de Venezuela (BCV) ha dejado de publicar los indicadores económicos, sobre todo los referentes a los del PIB en lo que va del año. Muchos analistas y empresarios aseguran que este ocultamiento solamente pueden estar expresando que Venezuela está atravesando una importante recesión económica. El BCV siempre se caracterizó por ser un ente que publicaba periódicamente los indicadores que reflejan el comportamiento económico del país, pero en este año la norma ha sido la poca diligencia al respecto, y apenas ha publicado los índices inflacionarios no sin cierto retraso y por la gran presión para que lo hiciera.

En su informe económico de agosto de la CEPAL, que suele trabajar con los datos oficiales que le transmiten los gobiernos latinoamericanos, escribió que al bajo desempeño de la economía latinoamericana en su conjunto “contribuye significativamente la desaceleración de las economías de la Argentina y de Venezuela, que enfrentan desequilibrios macroeconómicos específicos”. En este sentido indicaba, y al no contar con datos del PIB de este año, que "un indicio del posible comienzo de una recesión a partir del primer trimestre del 2014 puede ser la caída de la recaudación del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) de un 7,2 por ciento interanual. En este sentido este organismo dependiente de la ONU, asegura que la economía venezolana será la única de la región que cerrará el año en rojo, con una contracción del 0,5 por ciento. El Banco Mundial en un estudio propio también espera que Venezuela tenga el peor desempeño de Latinoamérica.

Si la dinámica a la baja prevalece, para una economía rentista y dependiente solamente del crudo, un problema estructural del país que el chavismo en sus 15 años al frente del Estado nunca pudo superar a pesar de que lo proclamara a los cuatro vientos, no es difícil hacerse una idea de los críticos escenarios a futuro no solo en el plano económico sino centralmente político. Más aún cuando ya no está al frente del Gobierno Chávez, sino Nicolás Maduro que desde que llegó a la presidencia solamente ha venido navegando en aguas turbulentas.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Economía
El dólar flotante rompe la barrera de los 300 bolívares y el salario está por el piso
Venezuela: ¿qué trajo de su gira el presidente Maduro?
Una crisis económica que se agudiza
El petróleo conmueve a la economía mundial
Cae precio del petróleo: Doble revés para Venezuela en reunión de la OPEP
Argentina / Deuda externa: Son todos buitres no hay que pagarles un peso, QUE EL PUEBLO DECIDA
La crisis económica y los ajustes que se avecinan: Sólo los trabajadores pueden dar una salida de fondo
Un espectro amenaza a Europa
Un espectro amenaza a Europa
¿Frente a un nuevo punto de inflexión?




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil