Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Periódico / MOVIMIENTO OBRERO

Viernes 21 de marzo de 2014

SÍ HAY MANERA PARA QUE LA CRISIS NO LA PAGUE EL PUEBLO TRABAJADOR

Un programa para la movilización y unidad de lucha obrera y popular

LTS


La fuerte crisis económica que vive el país la venimos pagando los trabajadores y el pueblo pobre, con la escasez, la especulación, las constantes devaluaciones del bolívar y una inclemente inflación. Todo eso implica golpes a las condiciones de vida de las familias obreras y populares.

Con la economía a las puertas de una recesión, debemos prepararnos para un escenario de congelamientos o rebajas salariales, despidos –ya hay suspensiones en algunas plantas automotrices–, etc. Todas las supuestas “soluciones” que salen de las negociaciones gobierno-empresarios descargan la crisis sobre nuestros hombros: desmontar el control de precios, devaluar más, suspender el decreto de inamovilidad laboral para despedir con mayor facilidad, recortar el gasto público, etc. Debemos oponer nuestras propias soluciones, de cara a las necesidades de las grandes mayorías trabajadoras y empobrecidas del país.

¡No al pago de la deuda externa!
Basta de pagar ese tributo a los capitales y gobiernos de las potencias capitalistas. Esos recursos que se destinen a salud, educación y vivienda. Sólo en 2013 se pagaron 7.097 millones de dólares por este concepto, cifra muy por arriba en lo gastado en salud (5.022 millones de dólares) y seguridad social (6.239 millones de dólares) para ese mismo año.

¡Desconocimiento de
las deudas por
“nacionalizaciones”!

Ya fue suficiente con que la mayoría de esas empresas fueran compradas por el rapaz capital transnacional a precios de gallina de flaca en la ofensiva neoliberal de los 90’s, y durante más de una década fueron fuente de ganancias y riquezas que se sacaban del país, mientras el gobierno se las pagó a precios según se cotizaban en la bolsa de valores. Este dinero, en lugar de ir a los bolsillos de las transnacionales, debe ir a las necesidades del país y el pueblo trabajador.

¡Monopolio estatal del comercio exterior,
con control de las
organizaciones
obreras y populares!

Para cortar las maniobras de las grandes empresas y grupos económicos que lucran con los movimientos cambiarios, la fuga de capitales, y el robo de las importaciones. Todo lo que tiene que ver con el comercio exterior debe pasar a manos del Estado, bajo control de las organizaciones de los trabajadores y el pueblo pobre, en función de las grandes necesidades de las masas populares, y no en función de los empresarios y sus beneficios donde son millones dólares que se le otorgan a los grandes capitalistas, incluyendo transnacionales, que terminan imponiendo precios siderales a los consumidores.

¡Unificación y estatización de la banca, bajo control de sus trabajadores y usuarios de escasos recursos!
Los bancos tiene el control real de la economía, además de ser el sector más rapaz y parasitario de de la burguesía. En nuestro caso, la banca está controlada no sólo por los banqueros nacionales, sino también bancos imperialistas, que juntos han venido amasando grandes fortunas desde siempre, y aumentado más estos años. La expropiación de estos especuladores y ladrones de cuello blanco, la unificación en un único banco nacional, y su control por parte de los trabajadores y usuarios de escasos recursos, es condición indispensable para poder pensar en una planificación seria de la economía.

Nacionalización real de toda la industria
petrolera bajo control de los trabajadores

Son grandes los acuerdos del gobierno con las más importantes transnacionales petroleras que les implica jugosas ganancias. La institución de las empresas mixtas donde las transnacionales son dueñas del 40% de los activos, y en la misma proporción agarran sus ganancias, demuestran que es una falsedad que la industria petrolera “es del pueblo”. La industria petrolera debe ser totalmente pública, y bajo el control de sus trabajadores, con participación de las comunidades.

¡Eliminación del IVA! ¡Fuertes impuestos a la ganancia capitalista!
Un golpe constante al bolsillo del pueblo trabajador es el IVA, que es un impuesto al consumo y pone a pagar a los que menos tienen. Este impuesto data de las políticas neoliberales de Caldera y el gobierno de Chávez lo mantuvo. Incluso a varios sectores empresariales el Estado los exonera del pago de impuestos. Es una política impositiva totalmente regresiva y desigual, de alcahuetería con las grandes fortunas y las ganancias de los explotadores. ¡Que paguen los que más tienen!¡Echar abajo el IVA y que se pechen las ganancias capitalistas, de la banca y las grandes fortunas, debe ser parte de nuestras banderas!

¡Comités obreros y
populares para
controlar los precios!

El supuesto “control” que ejerce el gobierno es totalmente impotente. Además, parte del criterio de respetar los márgenes “razonables” de ganancia. Por eso cada tanto autoriza aumentos de precios, porque cede al chantaje empresarial de que “producen a pérdida”, poniéndose por delante el interés de ganancia capitalista. Nadie más interesado en defender realmente nuestro bolsillo que nosotros mismos. Delegados de los trabajadores electos democráticamente por las bases en las fábricas y empresas, así como delegados electos por las comunidades, organizados en comités, deben ser los verdaderos controladores.
¡Publicación de la información contable y financiera de las empresas!
A su vez, ningún control es real si las cuentas de los capitalistas sigue siendo un secreto para los propios trabajadores que producen y para la sociedad. Los capitalistas consideran como normal conocer y hacer públicos los salarios de sus trabajadores, pero se escandalizan si se les exige revelar la verdad de sus ganancias, obtenidas a costa de la explotación de los trabajadores y la especulación a los consumidores. ¡Los trabajadores no tienen menos derecho que los empresarios a conocer toda la información contable y financiera de las empresas, a que sus ojos penetren en la verdad y detalles de la ganancia empresarial!

¡Salario igual a la canasta básica familiar y
escala móvil de salarios!

Que ningún trabajador gane menos de lo que cuesta una canasta básica familiar. Para que los salarios no se queden estancados ante el costo de la vida, indexación salarial cada tres meses de acuerdo al aumento de la inflación.

¡Que las principales empresas de alimentos sean públicas y funcionen bajo control de los trabajadores!
El gobierno dice que los capitalistas sabotean la producción de alimentos y especulan, pero no pasa del discurso porque les cede una y otra vez. La alimentación de millones no puede depender de la sed de ganancias de un puñado de empresarios o de sus cálculos políticos. Para que la comida no sea un arma de chantaje de estos monopolios contra el pueblo, estas empresas deben pasar a propiedad pública, gestionadas directamente por sus trabajadores, con participación de las comunidades.

¡Expropiación sin pago de toda empresa que cierre o despida trabajadores!
Ante las demandas de los trabajadores los capitalistas chantajean con despedir, “quebrar” o cerrar empresas. Debemos replicarles: ¡los que producen son los trabajadores, no los empresarios! Si los capitalistas dicen que no pueden garantizar siquiera un salario que cubra el costo de la vida y el “derecho al trabajo”, entonces las empresas y la economía no pueden seguir bajo su control, deben pasar a nuevas manos: ¡las manos de los propios productores de las riquezas, los trabajadores y las trabajadoras!

¡Desprocesamiento de todos los trabajadores procesados por luchar!
¡Cese de todos los juicios y cargos que pesan sobre cientos de trabajadores y campesinos por hacer huelgas, trancar una calle, ocupar una empresa o una finca! ¡Libertad para los obreros condenados a cárcel por luchar! Mientras empresarios, oposición patronal y gobierno deciden la suerte de la economía y del pueblo trabajador, parte de nuestra vanguardia luchadora padece el látigo de la “justicia” burguesa: ¡para inclinar la balanza en favor de los de abajo, hay que liberar de juicios y prohibiciones a los luchadores!

¡Fuera el SEBIN y la GNB de las empresas y de las movilizaciones obreras!
Son numerosos los casos en los que el gobierno, o empresarios privados aliados con el gobierno, vienen usando estos cuerpos represivos para intimidar, agredir y reprimir reclamos y luchas obreras, incluso con presencia permanente en las empresas y lugares de trabajo. ¡Basta de intimidación! ¡Basta de violentar con estos esbirros, los derechos democráticos de organización y protesta de los trabajadores!

¡No a la injerencia
imperialista!

Permanentemente vemos la injerencia imperialista, buscando imponer un estatus de mayor sujeción y tutelaje de nuestro país, cada vez que puede mete sus manos, tal como lo hizo abiertamente durante el golpe del 2002. La lucha contra la derecha es inseparable de la lucha también contra el imperialismo.





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Movimiento Obrero
Para la clase obrera no hay "paz"
¡IMPULSEMOS UNA CAMPAÑA POR LA ABSOLUCIÓN DE LOS TRABAJADORES DE CIVETCHI!
¿Cómo ponernos en pie para intervenir con fuerza en la escena nacional?
¿Por qué no entra en escena la fuerza de los trabajadores con sus propias demandas?




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil