Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Sábado 3 de noviembre de 2012

DEBATE SOBRE LA VICTORIA ELECTORAL DE CHÁVEZ EN ARGENTINA

DEBATE: Caricatura de revolución

Por Facundo Aguirre


La victoria electoral de Hugo Chávez el 7 de octubre entusiasmó a sus seguidores locales, entre ellos el Frente Popular Darío Santillán y la alianza que integra, la COMPA. Marcha, la revista impulsada por el FPDS escrita antes de ese resultado se dedica íntegramente a reivindicar al proceso bolivariano(1).

Para Marcha “el chavismo construye un modelo que pretende desmontar el aparato del Estado burgués a partir de la construcción de organismos de poder popular”. Esta afirmación niega la misma campaña de Chávez que, lejos de apelar a la movilización popular, se caracterizó por llamar a los empresarios a trabajar juntos, declaraciones sobre su amistad con los banqueros y la imperialista Chevron y el llamado a la base de la derecha a votar por él para evitar la guerra de clases y defender así sus privilegios. Una campaña moderada dirigida a tender puentes a la oposición derechista y proimperialista.

Las revoluciones sociales del siglo XX desmintieron el “modelo” de ir desmontando el Estado burgués sin destruir las FF.AA. y represivas, garantía última del dominio de la burguesía. El doble poder se expresa en el pueblo armado que se constituye como poder político derrotando a las fuerzas represivas del Estado. Así sucedió en Cuba en 1959. Y anteriormente en Rusia en 1917, donde el doble poder se expresó en los soviets de obreros, campesinos y soldados que impusieron su gobierno mediante la insurrección armada. La convivencia de dos poderes -el del viejo Estado y el de las masas- es insostenible en el tiempo y debe definirse por la toma revolucionaria del poder o la reconstrucción del poder burgués.

Marcha no repara en sus palabras: si en Venezuela el Estado es burgués (como reconocen), el gobierno no puede ser neutro, o representa el interés capitalista o es un gobierno de ruptura con los capitalistas basado en el pueblo armado, como fue el caso del gobierno del M 26 en los orígenes de la revolución cubana que luego terminó expropiando a la burguesía. En Venezuela, después de que las masas derrotaran el golpe de 2002, las reformas en el mando de las FF.AA. y represivas les permitió permanecer intactas y ser parte fundamental en la política chavista. Las “milicias populares” bolivarianas juegan el papel de una tropa irregular auxiliar que, en manos de un gobierno burgués bonapartista, los llevará a ser fuerza de choque contra la oposición reaccionaria pero también contra la lucha de clases obrera y campesina. Los Consejos Comunales, las organizaciones de “poder popular” que reivindica Marcha, están muy lejos del soviet y muy cerca de la “democracia participativa” que limita la decisión popular a acompañar las medidas de gestión social del Poder Ejecutivo.

Pero el bolivariano tampoco es un gobierno de ruptura con la burguesía que avanza en la expropiación del capital. El propio chavismo asume, y Marcha repite: “No nos llamemos a engaño, la formación socio-económica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista”. Chávez gobierna desde 1999 y no trastocó en lo fundamental el carácter capitalista de Venezuela ni su dependencia casi exclusiva de la producción petrolera. En las expropiaciones de grandes empresas se indemnizó a los empresarios y se fortaleció al aparato económico del Estado burgués impulsando a la “boli-burguesía”.

Marcha reivindica la consigna de un movimiento afín al chavismo: “Con Chávez, rectificación, ampliación y profundización del poder popular”(2). Pero con Chávez ese “poder popular” consiste en repartir recursos a las organizaciones obreras, campesinas y populares a cambio de su integración como fuerzas auxiliares del Estado. Un mecanismo de corrupción de dirigentes populares y cooptación de las organizaciones sociales. El llamado “empoderamiento popular” es una consecuencia del movimiento de masas de abril de 2002 y no tiene por fin desmontar el Estado burgués sino impedir la independencia política de las masas. La estrategia de radicalizar al chavismo es funcional a este fin. Como se demuestra en el movimiento sindical, el chavismo reprime duramente todo intento de autonomía de los trabajadores.

Los que hablan de terminar con la izquierda doctrinaria y el “socialismo desde abajo” asumen que es posible desmontar el Estado burgués asimilando las organizaciones populares a la gestión estatal. Una posición similar a la de Hilferding y la socialdemocracia alemana que planteaba la fusión de los soviets y la democracia burguesa en oposición a la revolución rusa y para frenar precisamente la revolución obrera en Alemania en 1919.

“Revolución socialista o caricatura de revolución” planteaba el Che Guevara. La demagogia socialista es un recurso típico del nacionalismo burgués para contener a las masas y ganarse el apoyo de cierto izquierdismo. Perón la usó en Argentina para contener el proceso revolucionario abierto por el Cordobazo. Los Montoneros también creían que radicalizando al peronismo desmontarían el Estado burgués. Por el contrario, el peronismo llevó al régimen represivo de las bandas fascistas de las Tres A.

Los que despotrican contra la izquierda revolucionaria asumen como propia la doctrina de la conciliación de clases mediante la integración al Estado burgués. Eligen así la caricatura.

Notas

1 Marcha Nº 2, 10/2012.

2 www.marcha.org.ar/1/index.ph...





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Debates
Sobre el foro “Coordenadas políticas y económicas para enfrentar el ajuste. ¿Es posible la unidad de la izquierda y la clase obrera?”
El PSL y la deriva de un oportunismo político
MARX ha vuelto, Estreno en Caracas, - 14 de Julio - 1 P.M. - FACES / 7º piso / UCV
FORO contra los despidos: Hablan obreros de la Wrangler / Martes 13/5
El PSL y su visión miope de una realidad ajustada a la desorientación
FORO DEBATE / "Inseguridad" y "Guerra social", ¿Quién es el enemigo?
La LIT-CI se empantana en el complejo escenario sirio
FORO: Tras la huelga de 24 días, Hablan trabajadores de Sidor
DABATE: ¿Los gendarmes y prefectos son parte de la clase obrera?
Un salto escandaloso en la subordinación a programas políticos burgueses




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil