Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 26 de febrero de 2015

NACIONAL

El cinismo de los medios internacionales, la derecha continental y del imperialismo con respecto a Venezuela

Por Milton D’León


Venezuela no solo se ha visto tensionada en lo que se refiere a la situación interna, sino que ha estado en el centro de la atención de los medios mundiales, la derecha proimperialista del continente y de otras regiones del mundo con el imperialismo yanqui a la cabeza, cuyo centro ha sido terciar apoyando férreamente a favor de la derecha proimperialista local buscando condenar al Gobierno nacional con un completo cinismo que no tiene parangón, que demuestra que no le interesan realmente los derechos democráticos de los pueblos, sino aprovechar cualquier situación en función de sus intereses reaccionarios y de sometimiento.

Los medios internacionales exigiendo injerencia en Venezuela

A nivel internacional, medios de mucho peso y de incidencia en las decisiones en las políticas de los principales gobiernos y centros de poder, han salido con líneas políticas buscando influir en los gobiernos de países centrales ya sea para que se interfiera directamente en los asuntos internos de Venezuela como también para presionar cada vez más para que se busque el aislamiento del Gobierno de Maduro. Así desde la revista estadounidense Foreing Policy, en un artículo titulado “A Crackdown in Caracas”, publicado luego que el arresto del alcalde opositor derechista Antonio Ledezma tensionara la situación nacional, planteaba el 23/02 que este hecho “marca una nueva senda peligrosa en la escalada de la crisis política y económica de Venezuela, cuya solución se vuelve más difícil de visualizar con cada semana que pasa”, planteando que por la política que lleva a cabo Maduro “hace que sea prácticamente imposible para los venezolanos abordar los desafíos de su país por su propia cuenta” en clara alusión a la injerencia extranjera, rematando que “la respuesta de la comunidad internacional a la reciente ofensiva ha sido mediocre , con la mayoría de los países que expresan ‘preocupación’ por el aumento de la polarización de Venezuela, sin llegar a condenar al gobierno de plano”. Y el miércoles publicaba otro artículo titulado “The Curse of Chávez’s Ghost”, pero este más referente a la situación económica planteando que “la Venezuela de Nicolás Maduro se está cayendo a pedazos”.

El 22/02, el New York Times publicaba un ostensivo artículo cuyo título se prefiguraba amenazante “Amid a Slump, a Crackdown for Venezuela”, apunta hacia acciones severas contra Venezuela, y donde defiende al Gobierno de Obama de las acusaciones que le hace Maduro, planteando que “el Departamento de Estado ha impugnado las denuncias del Sr. Maduro”, y “que Estados Unidos no está promoviendo disturbios en Venezuela”. Dos días después el New York Times, publicaba un editorial titulado “Conspiracy Claims in Venezuela” en el que llamaba a ““Articular una opción atractiva y viable para un gobierno autoritario y errático como el del Sr. Maduro... Con tantos líderes de la oposición enfrentando cargos, obviamente, no será una tarea fácil. Pero si la comunidad internacional continúa defendiendo esta causa, e insista que una elección justa sea llevada a cabo, podría ser posible”, y planteando que “Los temores de un golpe de estado del Sr. Maduro parecen ser una estrategia de desviación por un estadista maniático que es incapaz de hacer frente al pésimo estado de la economía de su país”.

Por su parte, el influyente diario financiero de Nueva York, The Wall Street Journal, publicaba este jueves también un Editorial titulado “Meltdown in Venezuela”, en el que plantea que "ya es hora de que Estados Unidos y sus aliados comiencen a llamar por su nombre a la tiranía que hay en Venezuela" sugiriendo su aislamiento para buscar debilitarlo. Del otro lado del atlántico, el semanario The Economist, de Inglaterra, en su edición impresa que comienza a circular este fin de semana publica un artículo titulado “A slow-motion coup” en el que plantea que “el régimen ‘bolivariano’ de Venezuela se tambalea del autoritarismo a la dictadura” y que “la oposición merece ayuda” sugiriendo que si no se consigue la liberación de Ledezma y Leopoldo López se debe “suspender Venezuela de organizaciones regionales, como la Unión Sudamericana, que exigen a sus miembros que sean democracias”.

Por su parte, el diario El País del Estado Español, en su edición de este viernes 27, publica un Editorial titulado “Ayudar a Venezuela” en el que sostiene que “Si los actores internos son incapaces, no ya de alcanzar una solución sino de ponerse en el camino correcto para lograrlo, al menos deberían escuchar propuestas y atender a los gestos que les llegan desde el exterior”. Y así, se pueden ir sumando más medios internacionales, en un coro de voces que procuran políticas agresivas contra Venezuela.

El papel del imperialismo y la derecha continental

El jefe del Departamento de Estado, de Estados Unidos, declaraba este miércoles ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes que "Venezuela sigue marchando en la dirección equivocada y tomando las opciones equivocadas", en un segundo llamado de atención al país, reiterando por otra parte que “Estamos trabajando en este momento con el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento del Tesoro, para implementar las previsiones de la ley de sanciones, y nos estamos moviendo lo más rápido posible. He elevado el problema sobre Venezuela a líderes de la región”. Ya el viernes de la semana pasada el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, había declarado que “el Departamento de Estado están controlando de cerca esta situación y consideran herramientas que puedan estar disponibles que encaucen al Gobierno de Venezuela en la dirección hacia la que ellos creen que debería dirigirse". Y, solamente en lo que va del año, el Gobierno de Obama ha emitido más de cincuenta declaraciones de carácter injerencista.

En esta línea se fueron expresando una serie de partidos del continente en solidaridad con la derecha venezolana, en general alineados en el derechismo, así el día de ayer “El pleno de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó una ‘moción de repudio’ contra el Gobierno de Venezuela”, una moción fue presentada por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), incluso votó a favor el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente del país, Michel Temer. Por su parte, en México, los senadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN) “consideran necesaria una visita de jefes de Estado a Venezuela para promover el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, al mismo tiempo adelantaban que “impulsarán en el Senado esta misma semana un punto de acuerdo para exhortar al Gobierno federal a tomar medidas más contundentes en el papel que asume en el contexto internacional”, exhortando que “la OEA asuma un papel activo ante la crisis del país sudamericano”.

Desde Uruguay, Luis Lacalle Pou, líder del Partido Nacional (PN), principal fuerza opositora de Uruguay, le reclamaba al gobierno de Mujica el guardar silencio y no repudiar al Gobierno de Maduro, y ser "contundente con lo que está pasando en Venezuela en todos los organismos internacionales”. Y así se podrían ir enumerando una serie de dirigentes políticos del continente expresándose en el mismo tono, como el alcalde de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, el dirigente político argentino Sergio Massa, el ex presidente chileno Sebastián Piñera, el ex presidente Andrés Pastrana, entre muchos otros.

En Europa, la Eurocámara, abrirá un debate sobre situación en Venezuela a petición del Partido Popular Europeo, al que seguirá una resolución por escrito que los eurodiputados votarán en marzo en Estrasburgo. Este mismo miércoles también el llamado “Club de Madrid” que agrupa a ex Jefes de Estado y de Gobierno de 60 países, según ellos mismos declaran, también llamaron a condenar al Gobierno venezolano, en el mismo momento que lo hacía la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, esposa del ex presidente del Gobierno español José María Aznar (quien también se había expresado en condenar al Gobierno de Maduro), en un Foro de Intercambio entre Alcaldes Españoles y Alcaldes de América Latina.

Las cuentas con el Gobierno de Maduro solo le corresponden al pueblo trabajador

Hay un cinismo del imperialismo y la derecha continental que frente a gobiernos de derecha y alineados con el imperialismo que son campeones en violar los derechos humanos y represores del pueblo trabajador, como el caso más reciente de México donde está reciente el escandaloso caso de la desaparición de 43 estudiantes con la responsabilidad del Estado, no vemos este nivel de condena unánime ni de “preocupación” por los derechos humanos. Lo que demuestra de fondo que no le interesan realmente los derechos democráticos de los pueblos sino aprovechar cualquier circunstancia para condenar a un gobierno que no se alinea con los dictámenes imperialistas.

Es claro que no se puede avalar de manera alguna la represión gubernamental, como lo hemos sostenido y argumentado en todo momento, pues esto implica el fortalecimiento de la fuerzas de represión del Estado, la misma fuerza que es descargada, con más saña incluso, contra las luchas de la clase obrera y el pueblo pobre de nuestro país. Pero no se le debe otorga ninguna validez ni potestad alguna al imperialismo estadounidense para pretender ser los ‘sancionadores’ del gobierno venezolano en pos de apoyar a una fracción burguesa que aspira a gobernar el país como es la MUD, y que seguramente hará un gobierno igual o peor de violador de los derechos democráticos.

El pueblo trabajador, los campesinos, los sectores de las barriadas populares, son los que vienen padeciendo una situación que cada vez más les golpea sus ingresos, en medio de la escasez y el desabastecimiento, y sobre ellos es que se viene descargando una crisis que no generaron. Por parte del Gobierno de Maduro, como ya hemos venido escribiendo en este diario, las medidas propuestas en curso no son más que ajustes por etapas hasta el momento, pero se hacen sentir, además de devaluaciones en curso que hacen bajar fuertemente los ingresos populares y el salario real. La oposición derechista aglutinada en la MUD, conclama por planes económicos para “salir de la crisis” que están en dirección de profundizar los ajustes que ya viene aplicando el Gobierno.

Las cuentas con las violaciones de los derechos democráticos, con los corruptos funcionarios del gobierno nacional y sus actos de represión -que caen siempre con más saña sobre la clase trabajadora-, las habrá de ajustar solo el pueblo trabajador de nuestro país, no los gobiernos de la burguesía imperialista norteamericana ni la derecha internacional.


Principal


Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil