Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Jueves 30 de abril de 2009

NI CON LOS ACTOS DEL GOBIERNO NI CON LOS DE LA OPOSICIÓN PATRONAL

Este 1º de Mayo, marchemos con los obreros y las obreras de la UNT-Aragua



NI CON EL ACTO DEL GOBIERNO NI CON EL DE LA OPOSICIÓN PATRONAL

Este 1º de Mayo, marchemos con los obreros y obreras de de la UNT-Aragua

¡Unirse desde las bases en lucha y atacar las ganancias capitalistas para defender el trabajo, las conquistas obreras y mejorar las condiciones de vida del pueblo pobre!

¡QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS, NO LOS TRABAJADORES!

Concentración frente a la fábrica CATIVEN, 9 A.M. en la zona industrial de Cagua para marchar hasta la Encrucijada

Esta fuerte crisis no tiene que por qué aumentar los mayores padecimientos para los trabajadores y el pueblo, la única opción no es calarse las salidas patronales y burguesas que tanto la oposición de derecha como el propio gobierno proponen: más impuestos para el pueblo, despidos, aumento del costo de la vida, estancamiento de los salarios y beneficios, cierres de empresas o supresión de proyectos, represión a los que luchan, más endeudamiento público. Con mayores o menores diferencias, tanto los gobernadores y alcaldes escuálidos como chavistas, tanto la oposición burguesa como el gobierno de Chávez, se proponen avanzar en este sentido, y eso solo quiere decir que la crisis la pagaremos los sectores explotados y empobrecidos. Pero es posible voltear la tortilla, sosteniendo una política completamente independiente de todas esas variantes políticas y sellando una verdadera alianza obrera y popular. En las ganancias empresariales y de la banca, tanto nacionales como imperialistas, tanto privadas como estatales, fruto de nuestro trabajo, están los recursos para defender el trabajo, los salarios y el nivel de vida del pueblo pobre. Así como las empresas y el gobierno tienen sus planes y medidas “anticrisis”, nosotros debemos levantar nuestro propio plan de lucha contra la crisis, cuyo lema debe ser: ¡no dejaremos que descarguen la crisis sobre las masas explotadas y empobrecidas, que los capitalistas paguen su crisis! Proponemos al conjunto de los trabajadores y trabajadoras levantar las siguientes medidas de emergencia tendientes a hacer realidad esta consigna.

¡CONTRA LA SANGRÍA DE NUESTROS RECURSOS Y POR EL MEJORAMIENTO DE LAS CONDICIONES DE VIDA DEL PUEBLO POBRE!

¡No más pago de la deuda externa a los bancos imperialistas! ¡Que ese dinero sea dedicado a satisfacer las necesidades de vivienda, educación, salud y servicios públicos del pueblo!

¡CONTRA EL NEGOCIO REDONDO PARA LA BANCA A COSTAS DE LAS NECESIDADES POPULARES!

¡Alto al endeudamiento con la banca privada nacional! ¡Exijamos la nacionalización de toda la banca y su administración directa por los propios trabajadores y comités de usurarios de escasos recursos, para que ese dinero vuelva a sus verdaderos dueños en forma de viviendas, créditos baratos y servicios públicos!

¡CONTRA EL ALTO COSTO DE LA VIDA Y LA DEPAUPERACIÓN DE LOS SALARIOS!

¡Eliminación del IVA! ¡Basta de impuestos al salario y al bolsillo del pueblo pobre! ¡Exigimos fuertes y progresivos impuestos a las ganancias capitalistas! ¡Que nadie gane menos de la canasta básica familiar y aumentos mensualmente al mismo ritmo que aumente la inflación! ¡Por la conformación de comités obreros y populares que fijen los precios y fiscalicen la distribución de alimentos!

¡CONTRA EL DESEMPLEO!

¡Ni un solo despedido más! ¡Nos negamos a aceptar como “normal” que se condene a los/as trabajadores/as y sus familias al desespero y la miseria mediante el desempleo! ¡Exijamos la prohibición de los despidos y el reparto de las horas de trabajo, sin rebaja salarial, entre todos los trabajadores de una empresa o lugar de trabajo, para que no haya nadie sin trabajo! ¡Ante las amenazas de cierre de empresas los trabajadores exigimos acceso a toda su información contable y financiera, y el control obrero de la producción! ¡Ante los cierres ocupemos las empresas y pongámoslas a producir bajo gestión obrera!

¡CONTRA LA PRECARIZACIÓN Y FLEXIBILIZACIÓN LABORAL!

¡Pase a fijo de los contratados y tercerizados! ¡A igual trabajo, igual salario y beneficios! ¡Por la inclusión de contratados y tercerizados en los contratos colectivos!

¡CONTRA LA PDVSA CAPITALISTA! ¡POR EL CONTROL OBRERO Y POPULAR DE LA INDUSTRIA PETROLERA!

¡Los recursos petroleros no sólo contribuyen al gasto social sino también a pagar la “deuda” con los banqueros, los créditos y los subsidios a los empresarios “productivos”! ¡Ni un bolívar más de PDVSA para los capitalistas! ¡Por una industria en manos sus trabajadores y las comunidades!

¡JUICIO Y CASTIGO A LOS ASESINOS DE LOS OBREROS DE ARAGUA, RICHARD GALLARDO, LUIS HERNÁNDEZ Y CARLOS REQUENA! ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS ASESINOS DE LOS OBREROS DE LA MITSUBISHI!

Se trata aquí de las primeras medidas de emergencia serias que pueden evitar que se descargue la crisis sobre el pueblo trabajador y tengamos una mayor degradación social en el período inmediato, pero no las va a tomar el gobierno, ni mucho menos la oposición de derecha, por eso habrá que imponerlas con nuestros propios métodos de lucha y confiando solo en nuestras propias fuerzas: asambleas, comités de lucha o de fábrica, paros y huelgas, control obrero de la producción, marchas, tomas de fábrica, comités de autodefensa contra la represión, etc. Estas medidas de emergencia están a la orden del día, y en los últimos años hemos tenido ejemplos de cómo la clase trabajadora tiene capacidad para llevarlas adelante: el control obrero en las refinerías de Puerto La Cruz y El Palito cuando el paro-sabotaje; las decenas de tomas de fábrica en estos años, ante el cierre o ante la negativa a cumplir con los derechos obreros; el funcionamiento bajo gestión obrera de Sanitarios Maracay, con organismos y métodos de democracia directa como el Comité de Fábrica que agrupaba a todos los trabajadores, revocable y responsable ante la asamblea de trabajadores, que comenzó incluso a sellar una alianza con los sectores más pobres de la población; la importante victoria de los sidoristas que vencieron la resistencia de la transnacional y el propio gobierno, con movilizaciones y paros que a menudo les eran impuestos a la burocracia sindical por la propia base de los trabajadores; y recientemente la ejemplar lucha de la Mitsubishi, donde se ha ocupado la fábrica mediante la unidad entre trabajadores de planta y tercerizados para evitar que 135 de estos compañeros sean despedidos. Todos estos casos demuestran el ejemplo a seguir, porque si se dejan pasar los despidos, los cierres y las primeras derrotas importantes, en este contexto que se nos avecina, eso minará enormemente la moral de lucha de clase obrera y por tanto, sus capacidades de resistir la ofensiva capitalista.

Los patrones y el gobierno dirán que estas medidas son imposibles de cumplir y que son insostenibles, pero les responderemos que si no pueden si quiera garantizar cuestiones mínimas como el derecho al trabajo (que en el capitalismo no es más que el derecho a la explotación) y evitar la depauperación y miseria de cada vez más franjas de la población, entonces están reconociendo que no pueden manejar la economía y el país, y que un poder nuevo, el de los trabajadores y el pueblo pobre, debe hacerse cargo de la economía: un gobierno obrero, campesino y popular.La crisis que apenas comienza a sentirse en el país, es de magnitudes históricas, y eso quiere decir que puede producir cambios de esas magnitudes a nivel de cada país o incluso del mundo, es para eso que debemos prepararnos. En nuestro país, desde la rebelión del ’89 para acá, hemos asistido a una nueva correlación de fuerzas histórica, donde el imperialismo y la burguesía nacional no han podido gobernar a su antojo, debiendo lidiar con las exigencias y la resistencia de los trabajadores y el pueblo, el propio gobierno de Chávez es expresión de eso, pero la nueva situación que se abre con esta crisis removerá todo, ya no se podrá sostener esa situación y se polarizará mucho más la lucha de clases nacional, ahora más claramente entre explotadores y explotadores, entre patrones y trabajadores, entre los empresarios, ricos y burócratas y por un lado, y las masas trabajadores y pobres por el otro: o ellos cambian la correlación de fuerzas a su favor, imponiendo una fuerte derrota al conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre, o nosotros resistimos y avanzamos en una correlación de fuerzas a nuestro favor, que no puede ser otra que una verdadera revolución social, que ponga el poder de la economía y del país en las manos de un gobierno de los trabajadores, campesinos y el pueblo pobre.

Pero para que la inmensa fuerza obrera y popular puede orientarse en este sentido, no bastan las grandes luchas y las gestas heroicas, sino que hace falta la construcción de una organización revolucionaria de los trabajadores, la principal, la más grande y fuerte clase productora y explotada en esta sociedad, que si orienta su lucha en sentido revolucionario tiene el poder de poner los grandes medios de producción en manos del pueblo. Solo una organización que prepare conscientemente ese camino, donde los y las mejores de entre los trabajadores, la juventud y de la intelectualidad revolucionaria se eduquen en ese perspectiva, puede conducir la lucha hacia ese objetivo. Hemos visto con la rebelión popular del ’89, con las jornadas del 13 de abril y cuando el paro-sabotaje petrolero, que la fuerza obrera y popular puede hacer grandes convulsiones sociales, pero sin una clara orientación revolucionaria no avanzan hasta convertirse en verdaderas revoluciones sociales.

Desde la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) luchamos por forjar esa organización, con la convicción de que si la clase trabajadora no se transforma en sujeto político y se propone reorganizar la sociedad sobre nuevas bases, de una u otra manera, seguirán mandando nuestros enemigos y lo que un día logremos con la lucha, nos será quitando después de otra manera, y así continuaremos en los marcos de la explotación capitalista. Es en esa perspectiva que participamos de las luchas y espacios de trabajo político común con compañeros que simpatizan con estas ideas. Desde estas líneas llamamos a los trabajadores y trabajadoras con quienes compartimos estos espacios, y los que compartan esta perspectiva, a trabajar en común por la construcción de ese fuerte partido revolucionario, necesario para la revolución obrera y socialista en nuestro país, como parte de la lucha por la revolución socialista latinoamericana y mundial.

LUCHEMOS POR UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO POBRE





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve

 
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil