Inicio      |         En Clave Obrera      |         Temas      |         Publicaciones      |         Internacional      |         Videos      |         Contacto
 
 
Otros Artículos / Comunicados, volantes y declaraciones

Viernes 29 de abril de 2011

El 1º de Mayo es un día para la combatividad, el internacionalismo y la independencia frente a los explotadores y su Estado

Ni con la marcha del gobierno ni con la de la oposición sindical proempresarial y los partidos de la MUD

Declaración Política de la LTS


Un mundo convulsionado… ¿hacia una nueva “primavera de los pueblos”?

Este 1º de Mayo nos encuentra con una situación mundial convulsionada, no sólo por la continuidad de la crisis histórica de la economía capitalista internacional, sino también por las importantes movilizaciones de masas contra las medidas capitalistas para descargar el costo de la crisis sobre la clase trabajadora, y sobre todo, por el gran despertar de los pueblos árabes contra toda una serie de regímenes dictatoriales y opresivos, bien que sean serviles a las potencias imperialistas o que tengan una ubicación más “antiestadounidense”. Del año pasado hasta acá, este podrido sistema ha sumado 44 millones de personas más a los que padecen pobreza en el mundo, por el alza imparable de los precios de los alimentos, y se prevé que al final de año se sumen otros 34 millones más. A su vez, el número de desempleados aumentó en 30 millones más. ¡Y todo esto para mantener las ganancias y riquezas de un puñado de explotadores y parásitos que viven de exprimir el trabajo humano y la naturaleza!

Pero también vimos la masiva lucha de los trabajadores griegos contra los ajustes capitalistas (despidos, recorte de pensiones y salarios, privatizaciones, etc.), con grandes movilizaciones y varios paros generales a nivel nacional; asistimos a las importantes huelgas y movilizaciones de los trabajadores franceses contra la extensión de la edad jubilatoria, así como al primer paro nacional en muchos años en el Estado Español. Son los casos más resaltantes, pero en casi todos los países capitalistas de Europa hemos visto, y están en curso, importantes procesos de movilizaciones y luchas contra los ajustes capitalistas. En los EE.UU. vimos aparecer las grandes movilizaciones de los trabajadores de estatales contra las políticas antisindicales de varios gobernadores, con epicentro en Wisconsin.

Y como hecho más dinámico, tenemos la irrupción contundente de la rebelión de las masas árabes contra la explotación y opresión a que los someten sus respectivos gobiernos. En el caso más avanzado, el de Egipto, fue la incorporación del proletariado con sus propios métodos lo que terminó de dar la estocada final al gobierno proimperialista de Mubarak; la clase trabajadora egipcia viene recomponiendo sus fuerzas en un proceso de hace algunos años para acá, con duras huelgas y enfrentamientos con la represión, y esta vez se fueron a la huelga y hasta ocuparon temporalmente algunas empresas, para echar a Mubarak. En general, han sido los altos niveles de desempleo y el alto costo de los alimentos el detonante de las grandes revueltas que ya echaron abajo a los gobiernos de Egipto y Túnez.

Las potencias imperialistas quedaron al principio descolocadas por esta irrupción de masas, y aún hoy no logran unidad en torno a las políticas a tener. Aunque avanzan en intervenir para tratar de asegurarse el control de las “transiciones” y evitar que las masas trabajadoras y empobrecidas tomen un curso de acción más independiente. El caso más claro es la intervención mediante bombardeos en Libia, donde al ver caer en desgracia a quien habían transformado en su aliado, Gadaffi, buscan ahora garantizar imponer más directamente sus intereses y, además, posicionarse para mejor frenar el conjunto de las revueltas en la región.

También en América Latina, a pesar de gozar momentáneamente de cierta recuperación de sus economías, vimos importantes procesos de lucha, donde resaltan las nuevas movilizaciones en Oaxaca y en Distrito Federal, en México, luego de la dura derrota que implicó el despido de decenas de miles tras la liquidación de la estatal de electricidad Luz y Fuerza; la dura resistencia de los trabajadores y el pueblo hondureño contra el régimen golpista y asesino que encabeza Lobos, las rebeliones de los tercerizados de la construcción y de la Universidad de San Pablo en Brasil contra ese esquema de súperexplotación. Incluso en gobiernos que dicen representar los intereses populares, como el de Evo Morales, han también sido desafiados por la movilización obrera en la huelga general de la Central Obrera Boliviana.

Mientras en el mundo árabe se mantiene la dura pulseada entre el movimientos de masas y los gobiernos dictatoriales o los de “transición”, en Europa, EEUU y América Latina, la mayoría de las políticas antiobreras y antipopulares han logrado pasar, no por la falta de voluntad de lucha de las masas trabajadoras, sino por las direcciones sindicales y políticas que están al frente de nuestras organizaciones. Por eso, este primero de mayo debe servir para mirar de frente la realidad que nos toca vivir y asumir una perspectiva estratégica combativa, clasista e internacionalista, que es la única vía para que las crisis del capitalismo no solo signifiquen más penurias sino también la oportunidad para dar saltos en la lucha revolucionaria contra este sistema miserable.

En nuestro país no habrá primero de mayo con contenido clasista

Pero también en nuestro país, donde el gobierno nos habla diariamente de “socialismo del siglo XXI”, los trabajadores salen a pelear contra la contención salarial y pérdida de conquistas. Resisten también a los planes antiobreros y la demagogia de los gobiernos regionales y municipales en manos de la oposición de la MUD, como los despidos masivos en la alcaldía de Maracaibo y en las gobernaciones de Miranda y Carabobo.

De esta manera se vienen dando una gran cantidad de luchas reivindicativas de la clase trabajadores como no se veía desde hace muchos años. El fundamento de esta es la fuerte caída del poder adquisitivo del salario, golpeado por la fuerte inflación y la política de contención salarial del gobierno y los empresarios privados. Es que después de más de una década de supuestos “revolución” y “socialismo”, no solo sigue intacta la explotación capitalista –tanto en el sector privado, como en el Estado– sino que ante los primeros golpes de la crisis en el país, el gobierno optó por una política típicamente capitalista: aumento del IVA, reducción del gasto público, paralización de proyectos y despidos parciales en las empresas estatales y la administración pública, congelamiento o pírricos aumentos de salarios, negativa a discutir o cumplir los contractos colectivos en todo el sector estatal, devaluación del bolívar, mayor endeudamiento con la banca privada nacional, mientras continúa pagando la deuda externa e interna a los bancos, exonera del pago de impuestos a ciertos sectores empresariales nacionales e imperialistas, desembolsa pagos al capital transnacional por las compras de empresas, y permite tranquilamente las ganancias capitalistas. En lugar de afectar las ganancias y pagos a los capitalistas, el gobierno optó por frenar el salario. Incluyendo una fuerte política de criminalización de las luchas obreras tanto del sector público como del privado.

Buscando apaciguar los ánimos, y ayudado por el importante aumento de los precio del petróleo, el gobierno ha anunciado recientemente los aumentos parciales de salarios, que sin embargo no cubren siquiera los aumentos de la inflación. El mínimo sube 15% ahora y otro 10% en septiembre; en el sector público 45%, y 40% en las universidades, pero en estos sectores hacía 3 años que no se aumentaba y la inflación acumulada en ese período (2008-2010) es de 86%. Muy parcial, no solo porque no cubre el aumento del costo de la vida sino porque tampoco abarcan al conjunto de los trabajadores –por ejemplo, los y las docentes de educación básica y media quedan fuera, así como todos los asalariados del sector privado que ganen más del mínimo.

Es por eso que los empresarios y los gobiernos se esfuerzan por quitar todo contenido de lucha al primero de mayo, convirtiéndolos en meras “celebraciones” o actos rutinarios y las burocracias sindicales hacen parte de ese juego. En nuestro caso, siendo agentes de la polarización entre el gobierno del “socialismo con empresarios” y la oposición patronal, harán del primero de mayo una fecha donde los trabajadores no levanten banderas propias, con una posición clasista, sino que aparezcan tras las banderas del gobierno que sostiene la explotación y ganancias capitalistas, y que criminaliza las luchas obreras, campesinas y populares, o de la MUD que pide más “libertad” de acción para los capitalistas y terratenientes.

Un ala de la burocracia: “con los trabajadores”, contra el gobierno… pero con la oposición empresarial y la MUD

El pomposamente llamado “Frente Autónomo por la Defensa del Salario, la Seguridad Social y el Sindicato” (FADESS), vocifera por “los derechos laborales” y el derecho a la protesta, pero la mayoría de sus dirigentes ¡también se pronuncian por la defensa de la propiedad privada capitalista ante las regulaciones y estatizaciones que hace el gobierno!, ¡están por la defensa incluso de la propiedad de los terratenientes que mandan a asesinar dirigentes campesinos!, y piden una “ley de primer empleo” que le facilite mano de obra barata a los explotadores y los exima de sus compromisos con la seguridad social, como lo expresan claramente Pablo Castro y Froilán Barrios, entre otros representantes sindicales de este frente. En fin, posan de defensores de los derechos de los trabajadores de la mano del programa abiertamente proempresarial, es decir, antiobrero, de la oposición patronal.

La llamada “autonomía” de la que nos habla este sector es una farsa del tamaño del sol. La mayoría de los burócratas que dirigen FADESS son incluso miembros activos de los partidos o corrientes burguesas que hacen vida en la MUD: Pablo Castro de Un Nuevo Tiempo, Froilán Barrios del Movimiento 2-D, Carlos Navarro de Copei, Henry Arias de Voluntad Popular, para solo mencionar algunas de sus figuras más representativas. Por eso la marcha del FADESS del 26 de marzo pasado en Guayana tuvo en primera fila nada menos que a diputados y personeros de esta oposición como María Corina Machado –amiguita de Bush–, Miguel Ángel Rodríguez –amigo de Marcel Granier–, Eduardo Gómez Sigala –potentado empresario– y Leopoldo López. Para este 1º de Mayo, ¡por supuesto!, también están “invitados” los partidos de esta oposición de derecha y los estudiantes derechistas de la JAVU que defienden los “derechos humanos” de los políticos y militares golpistas y corruptos. La CTV, en su crisis, tiene un sector que va a la marcha del FADESS y otro que hará un acto aparte, aunque con el mismo contenido.

A esta comparsa que busca aprovechar el descontento obrero y popular para llevar aguas el molino de la oposición patronal, se suman, una vez más, corrientes pretendidamente clasistas y socialistas como la USI y la C-CURA, encabezadas por Orlando Chirino y José Bodas. La hegemonía en el FADESS la tienen esos sectores que quieren hacerle creer a los trabajadores que sus propios explotadores son los que darán respuestas a sus demandas, y los lamentos y reclamos de la USI para que los partidos de la oposición patronal no “nos copen” las movilizaciones son apenas muestra de una total genuflexión, pues en la práctica se adaptan a los burócratas sindicales de esos partidos, que son verdaderos agentes de los capitalistas entre la clase obrera.

La otra ala: un supuesto “socialismo”… a los pies del nacionalismo burgués

A su vez, la FSBT, la más importante corriente sindical en el PSUV y la que cuenta con mayor apoyo oficial, convoca a los trabajadores a escuchar y aplaudir a Chávez. Fiel con la retórica vacía y demagógica de una supuesta “revolución” y un “socialismo” que no existen más que en el discurso, llaman a apoyar el gobierno que persigue un “desarrollo nacional” mediante alianzas con empresarios, ganaderos y banqueros nacionales, así como con capitales imperialistas “amigos”, es decir, sobre la base de mantener la explotación y opresión de la clase trabajadora. Es por eso también que el gobierno en los últimos años reforzó el entramado legal represivo que sirve para contener y aplastar las luchas más decididas de los explotados, teniendo hoy más de doscientos trabajadores criminalizados por hacer paros, ocupar empresas o trancar calles. Es el gobierno que, mientras sectores empresariales privados pagan sicarios para asesinar a los dirigentes obreros que le son incómodos, les garantiza total impunidad al respecto. ¿En qué se parece todo esto a una lucha revolucionaria de los trabajadores contra la explotación capitalista?

¿Qué van a escuchar y aplaudir los trabajadores en la marcha del gobierno? ¿Que los limitados aumentos salariales anunciados son lo mejor y lo máximo a lo que pueden aspirar los explotados y empobrecidos por este sistema? ¿Que con el salario mínimo se puede “vivir con dignidad” o que somos uno de los países con mayor “felicidad” de su población? ¿O la otra mentira espectacular que viene repitiendo Chávez sobre que en nuestro país los trabajadores no tenemos que salir a protestar ni luchar porque él nos lo da todo? En fin, es la marcha del PSUV, del partido de gobierno, que administra el Estado burgués y que incluso pacta con sectores de la oposición patronal dando amnistías y liberando a golpistas.

“Contra la burocracia y el capital”… ¿subordinándose a Chávez?

De esta farsa “revolucionaria” y “socialista” participa otra de las corrientes políticas y sindicales que se reivindica “marxista”, “obrera y socialista”, como Marea Socialista, que vienen –junto al CTR de Marcela Máspero– peleados con la FSBT. Pero Marea es también parte del partido que gestiona el capitalismo, y en todo lo principal guarda la subordinación y disciplina al gobierno. Se presenta como “radical” y “crítica”, pero no deja de ser pura pose, pues sus “críticas”, además de ser solo parciales, no le impiden seguirle siendo fieles a Chávez.

Así por ejemplo, avala y es parte de la gran farsa de “control obrero” en las empresas básicas de Guayana, donde el gobierno persigue en realidad un control sobre los obreros a través de la burocracia de las empresas y del PSUV, así como con los propios cuerpos represivos del Estado a través de los fulanos “cuerpos combatientes” que institucionalizan la delación y el sabotaje de la organización y luchas obreras. ¡Muy “críticos”, pero son parte de esta aberración! En marzo de 2009, desde Ciudad Piar, Chávez amenazó por televisión con usar el poder del Estado contra los trabajadores de las empresas estatales que hicieran huelga y hasta giró instrucciones a los cuerpos de “inteligencia” para actuar contra los dirigentes sindicales, la propia Asamblea Nacional anterior, contralada por Chávez a su antojo, votó todas las leyes represivas con las que hoy enjuician luchadores. El resultado hoy son más de 200 trabajadores con algún proceso judicial por luchar –incluso el principal dirigente sindical de Marea, Stalin Pérez Borges–, ¡pero nuestros “críticos” de Marea se empeñan en tapar los ojos a la vanguardia obrera y juvenil diciendo que todo es obra “del sistema judicial burgués”!

El propio Stalin Pérez estuvo en el presídium en el acto del 26/04 donde Chávez insistió –ya lo había hecho el 25/04 al anunciar el aumento de 25% del salario mínimo– en esa idea archireaccionaria de que las masas trabajadoras venezolanas no deben salir a protestar porque él les garantiza sus derechos: Chávez intenta ocultar que esos limitados aumentos son subproducto del gran malestar obrero expresado en cientos de luchas que desde haces meses recorren el país, pero además quiere instalar la idea de la sumisión de los trabajadores ante el sistema de explotación, dejando todo en manos del Estado. También en este acto el gobierno presentó a una enfermera haciendo el papel de esquirol al alabarlo y agradecerle hasta más no poder, mientras el gremio de enfermeras libraba una dura pulseada con el gobierno por aumentos salariales. ¡Pero nuestro “socialista” Stalin Pérez no ve problema de coherencia entre sus “críticas” y ser parte de este miserable acto!

¿Antiimperialismo? ¿Internacionalismo? ¡Nada de eso!

Otros sacrificados de estos actos del 1º de Mayo son el internacionalismo obrero y la lucha antiimperialista. Ni el de FADESS ni el del gobierno serán actos que se opongan al pago religioso de la deuda externa, a la convivencia con el capital transnacional, a los pagos por estatizaciones y a la exoneración de impuestos.

Aún está vigente la lucha de los trabajadores de la Mitsubishi Motors, donde el gobierno de Chávez hizo todo lo que pudo para garantizar la dictadura de la patronal imperialista, incluyendo el asesinato de dos obreros y la aprobación del despido de todo el sindicato y cientos de trabajadores. En el acto “clasista y combativo” de FADESS, como falsamente lo llama Orlando Chirino, ¡esto no será bandera de lucha! Pero tampoco lo será en el acto del gobierno, precisamente porque hasta los más “radicales” que dicen luchar “contra la burocracia y el capital” insisten en afirmar que eso se hace ¡apoyando al mismo gobierno que se puso del lado del capital japonés contra los obreros!

El gobierno de Chávez viene en un giro a derecha en sus acuerdos internacionales, haciéndoles importantes favores a los gobiernos proimperialistas de la región, como los acuerdos para reconocer al régimen golpista en Honduras y la entrega al gobierno colombiano de militantes y simpatizantes de las FARC y el ELN. La resistencia de los trabajadores, mujeres y pueblo hondureño es sacrificada en el altar de la diplomacia chavista, al igual que los luchadores colombianos. ¡Pero la mayoría de los sindicalistas de FADESS avalan todo esto, y los “socialistas” que van con Chávez no se hacen problema de conciencia con eso!

En lo que hace a las rebeliones de los pueblos árabes, el acto de FADESS no será de solidaridad obrera con estas y contra la intervención imperialista, pues la MUD es una coalición fundamentalmente proyanqui. Pero tampoco lo será el acto del gobierno porque su jefe apoya totalmente al dictador y corrupto Gadaffi y al régimen dictatorial y sectario de Basar el Assad en Siria, que se sostiene actualmente con base a la represión de las movilizaciones.

¡Que se abra paso una corriente verdaderamente clasista y combativa, de unidad desde las bases en lucha, con independencia de clase!

Las políticas de los sectores que se reivindican “revolucionarios”, “obreros y socialistas”, pero llevan a los trabajadores tras la oposición patronal o el gobierno, son las dos caras de una misma moneda: la “estrategia” de mantener a la clase obrera subordinada a proyectos burguesas. Ninguna de estas corrientes desarrolla una lucha real en las fábricas, lugares de trabajo y universidades para que los trabajadores se doten de políticas y estrategias propias como clase, ninguno da alguna pelea para que exista un 1º de Mayo propio de los trabajadores, sin injerencia ni seguidismo a algún proyecto patronal burgués. Este tipo de lucha por la independencia política de los trabajadores es, para estas corrientes, un secreto bien guardado bajo siete llaves. ¿Por qué no hacer un acto del 1º de Mayo donde este día de lucha de los trabajadores no quede encerrado en la polarización gobierno-oposición patronal? Es total responsabilidad de las burocracias y corrientes de esa izquierda que extravió la brújula de la delimitación de clase.

Por eso urge bregar por que se abra paso, desde las bases, entre la vanguardia obrera y la juventud, una verdadera corriente clasista y combativa, de unidad desde las bases en lucha y con plena independencia de clase. Tanto en nuestro país como a nivel mundial, la debilidad de los trabajadores y trabajadoras frente a este sistema de explotación y sus gobiernos no está en nuestro número, somos la clase más grande e importante de la sociedad. El mundo, podríamos decirlo, está en nuestras manos: la debilidad está en los aún bajos niveles de consciencia de clase y de nuestro propio poder, en la ausencia de independencia política como clase y de estrategia y organización revolucionarias. Desde la Liga de Trabajadores por el Socialismo luchamos en ese sentido y llamamos a quienes coincidan con esta necesidad a juntar esfuerzos en esta perspectiva.

¡BASTA DE SUBORDINACIÓN POLÍTICA DE LOS TRABAJADORES A PROYECTOS PATRONALES!

¡POR LA MÁS COMPLETA INDEPENDENCIA DE CLASE!

¡POR UNA ESTRATEGIA OBRERA INDEPENDIENTE!

¡ABAJO LAS DIVISIONES QUE IMPONEN LAS BUROCRACIAS SINDICALES!

¡COORDINACIÓN DESDE LAS BASES Y ENCUENTRO NACIONAL DE TRABAJADORES EN LUCHA!

¡POR UN SALARIO IGUAL AL COSTO DE LA CANASTA BÁSICA Y ESCALA MÓVIL DE SALARIOS!

¡ALTO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS LUCHAS OBRERAS!

¡DESPROCESAMIENTO DE TODOS LOS TRABAJADORES ENJUICIADOS POR LUCHAR!

¡SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES Y LOS PUEBLOS DE HONDURAS Y COLOMBIA!

¡ABAJO LOBOS! ¡ABAJO LOS PACTOS DE CHÁVEZ CON SANTOS Y LOBOS!

¡VIVAN LAS REBELIONES DEL PUEBLO ÁRABE! ¡ABAJO LA INTERVENCIÓN IMPERIALISTA!

LTS

Liga de Trabajadores por el Socialismo

www.lts.org.ar / lts@lts.org.ve





Escribe tu mensaje aquí:

Nombre
Correo
Comentarios


Email : lts@lts.org.ve
 
Nacional
Contra el “estado de excepción” y contra la derecha opositora
¡Basta de hacernos pagar la crisis! ¡Abajo el ajuste del gobierno y los planes destituyentes de la derecha!
Un “Congreso de la Patria” que excluye de las decisiones fundamentales al pueblo trabajador
Lecciones de las jornadas del 13 de abril de 2002
El conflicto de poderes agita las aguas en el país
Injerencismo imperialista y el antiimperialismo “declaratorio” del gobierno
Amnistía, ¿para quién(es) y para qué?
La derecha lanzó su plan destituyente
Gold Reserve: mayor dependencia y destrucción ambiental en Venezuela
El riesgo de default a la vista en Venezuela




Escríbanos a lts@lts.org.ve

La Liga de Trabajadores por el Socialismo de Venezuela integra la FT-CI (Fracción Trotskista - Cuarta Internacional), junto al PTS ( Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contra Corriente) de México, Clase contra Clase del Estado Español, Clase contra Clase de Chile y la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil